Sale a la luz un raro dibujo de una menorá del Segundo Templo de un sitio bíblico macabeo

Una hasta ahora inédita menorá grabada de 2.000 años de antigüedad, olvidada en los archivos durante 40 años, refuerza la hipótesis de que la antigua Micmas era un asentamiento sacerdotal, según un estudio

Por Amanda Borschel-Dan

Jonatán destruyendo el templo de Dagón, por Gustave Doré (dominio público a través de wikipedia)

Menorá de la era del Segundo Templo dibujada en una cisterna en los acantilados de al-Aliliyat cerca de la moderna Kfar Mukhmas. (Boaz Langford)

Primer plano de la menorá de la era del Segundo Templo dibujada en una cisterna en los acantilados de al-Aliliyat cerca de la moderna Kfar Mukhmas. (Boaz Langford)

El pueblo actual de Mukhmas y los acantilados de al-Aliliyat. (Dvir Raviv)

Justo antes de Janucá, un olvidado dibujo grabado de 2.000 años de antigüedad de la menorá del Templo vuelve a ver la luz del día.

Descubierto por primera vez hace 40 años durante estudios arqueológicos en Micmas, un bastión hasmoneo durante la revuelta macabea, el dibujo nunca fue publicado por los estudiosos y su documentación quedó en el olvido acumulando polvo en los estantes de los archivos. Recién redescubierto, se incluye en un nuevo análisis de toda la evidencia arqueológica disponible de Micmas, y algunos investigadores están convencidos de que la antigua ciudad fue una vez un esquivo asentamiento agrícola sacerdotal.

Micmas, hoy la aldea árabe Kfar Mukhmas, a unos 3 kilómetros (1,8 millas) del moderno asentamiento judío de Maaleh Micmas y a 9 kilómetros (5,5 millas) de Jerusalén, se cita en el Libro de los Macabeos como la primera base para el líder judío y futuro sumo sacerdote, Jonatán. También la se identifica en Mishnah Menahot 8: 1 como la proveedora del trigo sémola del Templo.

El nuevo estudio publicado en la revista en idioma hebreo, «In the Highland’s Depth» (En la profundidad de las tierras altas), describe evidencia física adicional que apoya la hipótesis de que la antigua Micmas era un asentamiento agrícola poblado principalmente por kohanim (sacerdotes).

El investigador principal, el Dr. Dvir Raviv, dijo a The Times of Israel el lunes que, en general, «tenemos muy poca evidencia de asentamientos sacerdotales». El dibujo con el que se topó Raviv, dijo, es un paso para esclarecer ese déficit.

Jonatán destruyendo el templo de Dagón, por Gustave Doré (dominio público a través de wikipedia)

La antigua Micmas es más conocida por el Libro de los Macabeos. Como se describe en 1 Macabeos 9:73, Jonatán, el más joven de los cinco hijos del sacerdote Matatías, instigador de la revuelta, hace las paces con el general seléucida Báquides y se instala en Micmas antes de comenzar su gobierno, que se extendió entre 161 y 143 AEC. “Así cesó la espada de Israel, pero Jonatán habitó en Micmas y comenzó a gobernar al pueblo; y destruyó a los impíos de Israel”. (Biblia del Rey Jacobo)

«La elección de Jonatán de la ciudad como base desde la cual consolidar su control de Judea puede haber estado relacionada con la ubicación de Micmas en un área densamente poblada de judíos que apoyaron a los hasmoneos durante los años de la revuelta», dijo Raviv en un comunicado de prensa de la Universidad Bar Ilan.

Pero, ¿y si la gente del pueblo de Micmas no fuera «solo» judíos, sino sacerdotes?

Como parte del nuevo estudio, Raviv publicó por primera vez el raro grabado de la menorá, un símbolo del sacerdocio durante el período del Segundo Templo, que fue descubierto en una cueva funeraria en la década de 1980 y olvidado. En total, la investigación de la región de Benjamin de la década de 1980 realizada por la Oficina de Personal de Arqueología en Judea y Samaria encontró cuatro grupos de tumbas que rodean la moderna aldea árabe de Mukhmas en Cisjordania, con unas 70 cuevas funerarias.

Fotografía de la década de 1980 de la apariencia del dibujo de la menorá en una tumba de la era del Segundo Templo en Mukhmas (Del archivo de la Unidad del Oficial de Estado Mayor para Arqueología en Judea y Samaria)

Según el informe de la década de 1980, la menorá mide aproximadamente 50 centímetros (20 pulgadas) de ancho y 30 centímetros (12 pulgadas) de alto con una base plana de unos 10 centímetros (4 pulgadas). Tiene un total de siete brazos, con seis brazos que salen de un tronco central. Raviv escribe que la menorá estaba coronada por una letra paleo hebrea intrigante pero poco clara, que estaba grabada en la pared de la cueva. Bastante grande, la letra mide 40 centímetros (15,5 pulgadas) de alto y 20 centímetros (casi 8 pulgadas) de ancho, y podría ser una prueba de un lazo sacerdotal adicional, dijo Raviv.

Dibujo de la década de 1980 de la apariencia de la menorá hallada en una tumba en Mukhmas. (del archivo de la Unidad del Oficial de Estado Mayor de Arqueología en Judea y Samaria)

“Pero nadie conocía del dibujo excepto los inspectores. Estaba en los archivos de la unidad de arqueología de la COGAT [en Judea y Samaria] y nadie lo sabía hasta que volví a revisar y examiné los materiales de archivo de las investigaciones de esta área. Y entonces redescubrí el informe”, dijo Raviv.

Lo que fácil viene, fácil se va

Es posible que la evidencia física de este inédito dibujo de la menorá ya haya desaparecido. Raviv le dijo a The Times of Israel que, basándose en las coordenadas precisas registradas por los excavadores en la década de 1980, intentó ubicar la cueva funeraria donde se encontró la menorá. Después de una búsqueda exhaustiva, él y su compañero no lo lograron.

El pueblo actual de Mukhmas. (Zev Rothkoff)

“Llegamos al lugar a las afueras del pueblo moderno de Mukhmas y no lo encontramos. Es posible que ya no exista. Ha habido mucho desarrollo, hoy hay mucha industria allí. Es difícil creer que sí sobrevivió, pero tal vez solo esté tapado», dijo Raviv.

Según la evidencia fotográfica de la década de 1980, lo que parece ser una letra paleo hebrea inusual – ya sea una heh o una chet – fue escrita sobre la menorá grabada. La fuente hebrea temprana no era de uso general durante el período del Segundo Templo.

La fuente fue utilizada por los rebeldes judíos como un retorno nacionalista a las raíces israelitas en monedas y mensajes y «puede indicar que los dueños de la tumba estaban asociados con los pequeños grupos que continuaron usando la escritura durante el período del Segundo Templo, probablemente kohanim«, Raviv. escribe.

Dos menorás de carbón adicionales en Micmas

Arqueólogo, Dr. Dvir Raviv. (Cortesía)

Las menorá y misteriosa letra recientemente redescubiertas se unen a otro hallazgo de la década de 1980 de una cueva escondida, en la cercana región de el-’Aliliyat. Allí, los arqueólogos descubrieron una mikve (baño ritual), una cisterna y dos menorás dibujadas con un palo de carbón, una coronada con una inscripción aramea / hebrea.

Este sistema de cuevas, en la región de el-’Aliliyat, fue visitado recientemente por Raviv y científicos del Centro de Investigación de Cuevas de Israel.

La inscripción encontrada en el segundo sistema de cuevas también podría apuntar a una conexión sacerdotal – o no, dijo Raviv.

Una inscripción en arameo / hebreo sobre una cruz de la era bizantina y una menorá de la era del Segundo Templo dibujada en una cisterna en los acantilados de al-Aliliyat cerca de la moderna Kfar Mukhmas. (Boaz Langford)

Escrito en letras hebreas típicas, dice: «Yoʿezer itʿaqar ʿalu matran [a]», que se puede descifrar en dos lecturas diferentes. La lectura del arqueólogo de la Universidad Hebrea Prof. Joseph Patrich, quien descubrió la inscripción, reconocía a las fuerzas romanas: basándose en su raíz aramea, Patrich tradujo la palabra aramea «matrana» al hebreo mishmarot, e interpretó la inscripción como: «Joezer fue desarraigado, entraron los guardias (mishmarot)».

Sin embargo, otros leen la palabra mishmarot como los turnos del servicio sacerdotal en el Templo, un uso que se encuentra en fuentes judías posteriores.

Según Raviv, “un análisis de la palabra mishmar/ot en los textos talmúdicos revela que, en las fuentes de Tanaim (Mishnah y Tosefta), siempre designa las divisiones sacerdotales, mientras que el significado de barricadas o unidades militares se agrega en los textos de los amoraim … La inscripción matarna en las cuevas de el-‘Aliliyat debe entenderse en el significado más antiguo – divisiones sacerdotales”.

Junto con el baño ritual, los dibujos de la menorá y el hecho de que el nombre Jo’ezer («Dios es la ayuda») está relacionado con las familias sacerdotales, incluso sin la identificación clara de la inscripción, hay fuertes indicios de que el sistema de cuevas fue preparado y utilizado por la clase sacerdotal, dijo Raviv. El baño ritual, cuya preparación habría requerido grandes recursos y tiempo, es una señal de que se observaba estrictamente la pureza ritual.

Itai Amir, miembro del Centro de Investigación de Cuevas de Israel, en el baño ritual en los acantilados de al-Aliliyat cerca de la moderna Kfar Mukhmas. (Boaz Langford)

“El descubrimiento del grafiti de las menorá de siete brazos en las cuevas de el-‘Aliliyat y en Kafr Mukhmas apoya la idea de que el uso decorativo de la menorá durante el período del Segundo Templo hasta la revuelta de Bar-Kojba se asoció con el Templo y una población sacerdotal. Tanto los hallazgos arqueológicos en Micmas discutidos aquí como las referencias al asentamiento en fuentes literarias indican el vínculo de la aldea con el Templo”, escribe.

Otras menorás contemporáneas

Los tres dibujos de la menorá de Micmas probablemente datan de un período de alrededor del 150 AEC al 136 EC y se unen a solo a un puñado de otras representaciones de la menorá de siete brazos del período del Segundo Templo.

Otras menorás contemporáneas incluyen la representación del Arco de Tito en Roma y la Piedra de Magdala, ubicada cerca de Tiberíades, que data de antes de la caída del Templo. En Jerusalén, los sitios de dibujos de menorás incluyen una cámara funeraria llamada Tumba de Jasón y pedazos de yeso descubiertos en el Barrio Judío. La menorá también aparece en monedas acuñadas por Matatías Antígono, quien murió en el 37 AEC.

“Debido a la dificultad para determinar la fecha exacta del grafito de la menorá [de Micmas] y la escasez de referencias explícitas a los sacerdotes en Micmas durante el período del Segundo Templo, es posible que un grupo llegara al sitio solo después de la destrucción del Templo y vivió allí durante el período entre las revueltas”, dijo Raviv en el comunicado de prensa.

El símbolo de la menorá se adoptó más adelante en el arte funerario para representar la resurrección, especialmente durante la era bizantina. Pero hasta la revuelta de Bar-Kojba de 132 EC, se usó en gran medida para denotar la clase sacerdotal.

Una representación de judíos cautivos y la menorá de oro tomada de Jerusalén después de la destrucción de la ciudad en el año 70 EC, vista en el Arco de Tito, en Roma, Italia, el 20 de octubre de 2016 (Yossi Zamir / Flash90).

 ¿Dato de la menorá?

Según fuentes textuales, incluida la Mishná, hay otros dos sitios que pueden haber sido aldeas sacerdotales, escribe Raviv: Beit Hakerem (el actual Ein Kerem), que proporcionaba piedras para el altar, y Beit Rima, que puede haber producido vino para las libaciones.

«Es muy difícil señalar los asentamientos sacerdotales del período del Segundo Templo», dijo Raviv.

La Piedra Magdala tiene una de las primeras imágenes de la menorá de siete brazos del templo judío de Jerusalén. (Yael Yulowich, cortesía de la Autoridad de Antigüedades de Israel)

Raviv dijo que, si bien hay evidencia arqueológica posterior, incluida una inscripción descubierta en las excavaciones de Cesárea de 1962, que enumera las aldeas que fueron pobladas por sacerdotes después de la caída del Segundo Templo, la evidencia anterior es esquiva.

Sin embargo, si, utilizando las fuentes textuales y la evidencia arqueológica, los investigadores pueden apuntalar la ubicación de Micmas como un asentamiento sacerdotal, “entonces también podemos hablar de otros lugares como Beit Hakerem y Beit Rima. Tal vez Tekoa sea otro de esos pueblos”, se preguntó.

“Identificar a Micmas ofrece una pieza clave en el panorama más amplio de los asentamientos sacerdotales”, dijo Raviv.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/rare-second-temple-menorah-drawing-from-biblical-maccabean-site-brought-to-light/