El ministro de Bahréin dice que dio un paseo por Jerusalén y sintió su «espíritu» santo

Zayed Alzayani compara la caminata nocturna que lo acercó al Muro Occidental y al Domo de la Roca con sus visitas a La Meca y Medina

Por Raphael Ahren

El ministro de Industria, Comercio y Turismo de Bahréin, Zayed R. Alzayani, habla con reporteros israelíes en Jerusalén el 3 de diciembre de 2020 (Cortesía de Bahréin NCC)

Los Acuerdos de Abraham han llevado a Israel un flujo constante de dignatarios de los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, que visitan el país para negociar acuerdos diplomáticos o promover lazos comerciales. Si bien siempre enfatizan el respeto de sus respectivos países por la tolerancia religiosa, por lo general evitan discutir en público sus sentimientos personales acerca de estar en Tierra Santa.

No así Zayed R. Alzayani, ministro de industria, comercio y turismo de Bahréin, que pasó tres días en Israel esta semana – incluido un paseo por la Ciudad Vieja de Jerusalén, que describió como el acontecimiento espiritual más importante.

“Siempre he hablado con personas que han estado en Jerusalén. Y siempre me decían: probablemente sea la ciudad más espiritual del mundo. Lo sentí anoche. Lo sentí”, dijo a The Times of Israel el jueves durante una sesión informativa para periodistas israelíes. «Y cuanto más te acercas a los lugares sagrados – no lo sé, tal vez fue una sensación extraña, tal vez solo soy yo – sentí que hay más espíritu».

Alzayani caminó por los barrios armenio, judío y musulmán de la Ciudad Vieja. Vio el Muro Occidental y la Cúpula de la Roca en la cima del Monte del Templo – el tercer lugar más sagrado del islam – desde lejos, aunque su agenda no le permitía visitar estos lugares sagrados.

“Cuando llegué al balcón donde se puede ver el Muro y Haram al-Sharif [el Monte del Templo], se podía sentir – el aire era diferente”, dijo. «Fue una sensación muy agradable. Probablemente lo más cerca que me sentí de eso fue estar en La Meca y Medina, como musulmán”.

Una vista del Muro Occidental y la Cúpula de la Roca, algunos de los lugares más sagrados para judíos y musulmanes, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 6 de diciembre de 2017 (AP Photo / Oded Balilty)

Alzayani habló sobre su paseo por la capital de Israel en el contexto de una conversación sobre seguridad personal, luego de que un reportero le preguntara si los israelíes deben estar preocupados por los iraníes tratando de atacarlos si visitan Bahréin – especialmente después del asesinato la semana pasada del principal científico nuclear de la República Islámica, del que el régimen culpa a Jerusalén.

«No. Ves demasiadas películas de 007″, respondió con una sonrisa, refiriéndose a la franquicia de películas de James Bond. “Eso no es un problema en absoluto. Tenemos un aparato de seguridad bastante bueno en Bahréin. No olvide que, si existe una amenaza de Irán, es una amenaza para Bahréin más que una amenaza para los turistas israelíes. Así que tenemos que mantener nuestro país a salvo y nuestras fronteras bien protegidas».

«Si los israelíes se sienten más cómodos al contar con seguridad adicional, eso se puede arreglar, pero realmente no creo que sea necesario», agregó, y en ese momento voluntariamente ofreció información sobre que él mismo había caminado por Jerusalén donde se sintió absolutamente seguro.

“Anoche salí personalmente a caminar por la ciudad, solo, con un par de amigos. Me escapé porque quería ir y ver y sentir por mí mismo, como un ciudadano normal, no como un funcionario del gobierno. Y pasé una hora caminando por la Ciudad Vieja y fui al centro comercial al otro lado de la calle. No me sentí amenazado, no sentí ningún problema de seguridad».

Muy pocas tiendas estaban abiertas cuando paseó, pero de vez en cuando se detuvo para pedir direcciones.

“Para mi sorpresa, la mayoría de ellos eran árabes”, dijo. “Una persona me preguntó de dónde era. Dije Bahréin, y fui muy bien recibido. Dijo, ahalan wasahlan, que bueno verte aquí, y eso fue todo».

Alzayani, quien también se desempeña como presidente de Gulf Air, la aerolínea nacional de Bahréin, dijo que ve a Jerusalén como una posible atracción para turistas no solo de Bahréin sino de todo el hemisferio oriental.

“Esta ciudad tiene el elemento de turismo religioso para todos los credos”, dijo.

Cristianos ortodoxos se juntan con cruces de madera frente a la Iglesia del Santo Sepulcro mientras celebran el Viernes Santo en una procesión en la Vía Dolorosa en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 26 de abril de 2019 (Thomas Coex / AFP).

A principios de este año, Gulf Air planeaba iniciar una nueva ruta a Roma y de repente notó un aumento significativo de reservas de cristianos de Filipinas deseosos de visitar el Vaticano, recordó.

“Puedo ver que lo mismo suceda en Jerusalén. Podemos tener cristianos del sudeste asiático viniendo aquí; podemos tener musulmanes de India y Pakistán y Bangladesh, a los que servimos extensamente a través de nuestra red, viniendo aquí. Y podemos tener turismo judío llegando a Bahréin o más allá».

La apertura de Alzayani al discutir la importancia de Jerusalén – tanto personal como económicamente – contrasta fuertemente con el ministro de Relaciones Exteriores de Bahréin, Abdullatif bin Rashid al-Zayani, quien pasó unas 12 horas en la capital el mes pasado sin siquiera pronunciar el nombre de la ciudad en la que se encontraba.

De hecho, su oficina declaró erróneamente en ese momento que algunas de las reuniones que había tenido en la capital ocurrieron en Tel Aviv – una ciudad que nunca pisó.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente:
The Times of Israel

https://www.timesofisrael.com/bahraini-minister-gets-spiritual-as-he-tours-jerusalems-old-city/