Un joven israelí con autismo formó un equipo de fútbol

Yahav Angel tomó la decisión después de no haber podido encontrar un club para desarrollar su actividad deportiva. El joven consiguió que centros comunitarios le prestaran un sitio para entrenar, equipamiento para las prácticas, seguros y una directora técnica certificada. «Es el equipo más especial del país», manifestó.

«Mi nombre es Yahav Angel, de 23 años, de Karmiel. Me diagnosticaron con autismo, y estoy muy orgulloso de ello”, expresó el joven israelí en Facebook, e invitó a niños, jóvenes y adultos con necesidades especiales a unirse al equipo de fútbol sala que formó.

 Yahav Angel.

«Soy deportista, amo correr, entrenar y amo el fútbol», dijo Angel. «A lo largo de los años, sentí que no había deportes diseñados para personas con necesidades especiales, por lo que decidí establecer un equipo para personas con discapacidades, con el fin de que pudieran participar de actividades y reuniones sociales, en lugar de sentarse en casa frente al televisor. También nació de mi necesidad de tener algo más que hacer en la vida. No encontraba un grupo con el que lograra conectarme y que pudiera contenerme”, agregó.

Ángel ha logrado conseguir una red de centros comunitarios que le brinda al equipo un lugar para entrenar, equipamiento, seguros e incluso una directora técnica certificada, pero está teniendo dificultades para reclutar jugadores. «Actualmente somos 11 en el equipo y quiero que se unan tantas personas como sea posible», sostuvo. “Me encuentro con dificultades para atraer más jugadores. Realmente no sé cuál es la razón. Tal vez sea porque no hay una conciencia lo suficientemente alta o por vergüenza. Este es el equipo más especial del país. Estos encuentros fortalecen tanto física como mentalmente, producen alegría en todos aquellos que participan de los mismos y ayudan en el desarrollo de la independencia y la autoconfianza, que es importante para todos, no solo para las personas con discapacidades».

 Yahav Angel: «Estos encuentros fortalecen tanto física como mentalmente«.

Actualmente, Angel no tiene trabajo y realiza sus actividades grupales de forma voluntaria, pero le gustaría hacerlo como profesión. «Lo que yo siento y la situación en la que me encuentro son cosas que ningún profesional podría entender», explicó. «El hecho de tener autismo me permite comprender mejor por lo que están atravesando estos niños y lo que necesitan», agregó.

En el contexto del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, Angel tiene un mensaje importante que transmitir. «El autismo no me define, pero es parte de mí, me hace lo que soy. Creo que todos deberían integrarse a la sociedad por igual, pero eso no está sucediendo hoy en la práctica. Hay que cambiar muchas cosas, especialmente en la conciencia social», manifestó.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/tendencias/historias/article/Bkc6DKUjw