La solución de embalaje ecológica que no contamina

Bote su envase de comida al compost cuando haya terminado, gracias al empaque de fibra vegetal de SupraPulp.

Por Brian Blum

Bandeja de comida hecha de fibra vegetal compostable. Foto cortesía de W-Cycle

Cuando compra una comida lista para comer en el supermercado, lo más probable es que esté empaquetada en plástico. La comida de su avión está envuelta en plástico con papel de aluminio.

Aquí hay un enfoque más positivo para la Tierra: envases hechos a partir de los desechos de fibra generados al refinar la madera para fabricar papel o refinar plantas como la caña de azúcar, el banano y el arroz. La fibra es muy absorbente, transfiriendo el líquido de las raíces al resto de la planta.

¿La mejor parte? Estos recipientes de «fibra moldeada» pueden simplemente desecharse en el contenedor de abono. No son tóxicos y están libres de metales, se descomponen naturalmente al igual que las hojas de la ensalada sobrante.

Decenas de empresas ya fabrican de todo, desde envases para llevar hasta maceteros y empaques para artículos electrónicos de fibra moldeada, según la Asociación Internacional de Fibras Moldeadas.

Vajilla elaborada con fibras vegetales. Imagen a través de Shutterstock.com

El problema es que tienen filtraciones, gotean. Cualquiera que haya llevado a casa una caja de fibra moldeada que contenga un huevo roto lo sabe.

Los fabricantes generalmente lo solucionan cubriendo el empaque con un aerosol a prueba de agua o sumergiéndolo en cera.

La startup israelí W-Cycle tiene un enfoque más integrado.

La compañía, ubicada en el Kibutz Gan Shmuel, al norte de la ciudad costera de Hadera, ha desarrollado un aditivo a base de polímeros que, cuando se inserta en el proceso de fabricación para hacer envases de fibra compostable, hace que el recipiente sea impermeable a las fugas de líquido o aceite.

 Fibra de caña de azúcar

El producto estrella de la empresa, SupraPulp, trabaja actualmente con residuos de caña de azúcar, aunque la misma fórmula funciona con otros tipos de residuos de fibra.

La fibra de caña de azúcar, llamada bagazo, es la materia fibrosa seca y pulposa que queda después de triturar la caña de azúcar para extraer su jugo.

El objetivo de W-Cycle, dice el director ejecutivo Lior Itai a ISRAEL21c, es “involucrarse con los fabricantes de azúcar para trabajar con las muchas toneladas de desechos de caña de azúcar que se generan hoy y establecer fábricas con ellos para que, en lugar de quemar sus desechos de caña de azúcar, como hacen ahora, puedan extraer la fibra de estos desechos y producir envases».

El empaque sin filtración de SupraPulp puede reemplazar al CPET (tereftalato de polietileno cristalizado), el material de empaque estándar utilizado para comidas preparadas. Al igual que CPET, SupraPulp es adecuado para productos de congelador a horno (de -40 ° C a 270 ° C) o para microondas.

Las carnes, aves y mariscos frescos también se envasan comúnmente en plástico debido al chorreo de su jugo y son candidatos para una alternativa de SupraPulp.

La creación de fábricas conjuntas es el objetivo a largo plazo de W-Cycle; hoy, entregan su fórmula a terceros. La integración vertical completa – poseer o controlar proveedores, distribuidores o establecimientos minoristas – tomará otros 18 meses, estima Itai.

Los envases producidos por SupraPulp costarán lo mismo que el plástico, dice Itai. Eso significa que la principal ventaja para los fabricantes es la ecología, algo que los consumidores y los gobiernos exigen cada vez más.

Epidemia de plástico

SupraPulp está ingresando al mercado en un momento en que los desechos plásticos están alcanzando niveles epidémicos.

La cantidad de plástico que fluye hacia el océano podría triplicarse para 2040 como parte de un estimado de 1.300 millones de toneladas de desechos plásticos, frente a los 260 millones de toneladas de plástico que se producen en la actualidad.

Residuos plásticos en una playa. Imagen a través de Shutterstock.com

Envases ecológicos en Israel y América del Norte

W-Cycle, que tiene10 empleados, no tiene McDonald’s, pero sí tiene una asociación públicamente revelada con uno de los cinco principales grupos de alimentos israelíes, Neto.

Lior Itai, director ejecutivo de W-Cycle. Foto: Cortesía

Itai dice que W-Cycle está en conversaciones con fabricantes de comidas preparadas, una compañía internacional de catering de aerolíneas y una empresa en América del Norte que distribuye decenas de miles de almuerzos escolares al día desde una cocina centralizada.

W-Cycle está siguiendo un modelo de empresa a empresa para SupraPulp, buscando asociaciones con distribuidores y fabricantes. Los principales clientes objetivo de la empresa hasta ahora son la industria del envasado de alimentos y catering.

El Covid-19 ha impactado este plan. Por un lado, las aerolíneas han reducido significativamente sus operaciones. Por otro lado, el uso de envases de comida para llevar está aumentando a medida que el hecho de comer en los restaurantes se ha reducido.

Aún así, el sector de las aerolíneas podría resultar importante. W-Cycle fue abordado por una aerolínea que dijo que uno de sus centros internacionales aprobó una nueva regulación que decía que solo aceptaría materiales compostables como basura; por todo lo demás, la aerolínea tendría que pagar.

Las comidas de avión tienen muchos desechos de plástico y aluminio. Imagen a través de Shutterstock.com

En otros casos, el cambio nace en las propias empresas.

Unilever, cuyas muchas marcas incluyen Ben & Jerry’s, Lipton y Dove, anunció el año pasado que se comprometió a reducir a la mitad su uso de «plástico virgen» para 2025 y, como resultado, acelerar el uso de materiales reciclados.

Más productos en cartera

W-Cycle comenzó a trabajar en SupraPulp en 2017. La compañía recaudó capital inicial del Kibutz Gan Shmuel.

El socio de Itai en W-Cycle es Joseph Siani, quien ha trabajado en la industria de envases durante dos décadas.

«La pulpa es una de las mejores materias primas en todas las industrias», dijo Siani a la revista de negocios Globes. «La pulpa puede reemplazar cualquier cosa».

Itai llegó a W-Cycle desde la startup israelí SiSense; antes de eso, estuvo en NICE, la potencia tecnológica global con sede en Israel.

SupraPulp es el primer producto de W-Cycle, pero hay más en proceso. Uno de estos son las “películas de alta barrera” que evitan que la humedad, el oxígeno y la luz entren y salgan de los envases de alimentos, extendiendo así la vida útil.

Le preguntamos a Itai si habrá una curva de aprendizaje para que los consumidores comiencen a compostar sus envases de sopas.

«Sí, supongo que sí», le dice a ISRAEL21c. “Pero la humanidad tiene la tendencia a adaptarse a este tipo de cambios. Si retrocede 40 años y le dice a alguien que tendrá que separar sus desechos, no sería tan receptivo a la idea como lo es hoy».

Otras empresas israelíes que pueden convertir materiales contaminantes en ecológicos:

Clariter ha desarrollado una tecnología para transformar residuos plásticos en productos industriales como disolventes, aceites y ceras.

SG Tech trata los desechos del ganado para que no contaminen los acuíferos ni provoquen la salinización de los campos.

UBQ convierte la basura doméstica en sustitutos del plástico. Los materiales de UBQ se están utilizando ahora en algunas sucursales de McDonald’s en Uruguay; convertido en contenedores de reciclaje por la Autoridad de Manejo de Residuos de Virginia Central; y convertidos en armadores para ropa de la marca Mainetti para la industria de la moda minorista.

Un vehículo fabricado en Holanda a partir de biomateriales UBQ. Foto de Bart van Overbeeke / Fotografie

Recientemente, un equipo de estudiantes de la Universidad Tecnológica de Eindhoven en Holanda informó que había diseñado el primer automóvil sin desperdicio hecho con material biológico desarrollado por UBQ.

El sistema HomeBiogas convierte los restos de comida en gas natural para cocinar y fertilizar el jardín.

 

Traducción:  Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: Israel 21C
https://www.israel21c.org/the-green-packaging-solution-that-wont-pollute/