Descubren evidencias de escasez de plata en la Tierra de Israel hace 3.000 años

En un estudio realizado sobre piezas de plata entre los años 1200 a.C. y el 950 a.C., encontrados en ocho sitios del país, se descubrió que contenían un alto porcentaje de cobre y arsénico, sustancia utilizada para darle un color plateado a los objetos encontrados. Según los investigadores, esto es un indicio de escasez, no de falsificaciones.

Entre el 1200 a. C. y el 950 a. C., hubo una grave escasez de dinero en el Levante, región que incluía la Tierra de Israel. La evidencia de este descubrimiento se encontró en un estudio conjunto realizado por investigadores de la Universidad de Haifa y la Universidad Hebrea de Jerusalem. En aquella época comenzó el asentamiento de las tribus de Israel en Canaán, lo que llevó a la creación de piezas de plata, que tenían un alto porcentaje de cobre.

Piezas de plata con altos porcentajes de cobre hallados en Israel.

En el estudio, que se llevó a cabo como parte de una tesis doctoral de Tzila Eshel, de la Universidad de Haifa, bajo la supervisión de la profesora Ayelet Gilboa, de la misma institución académica, y el profesor Yigal Harel y la doctora Naama Yahalom-Mack, de la Universidad Hebrea de Jerusalem, los investigadores analizaron piezas de plata que fueron encontradas en ocho sitios de Israel. Se trata de tesoros encontrados en Beit She’an, Megiddo y Ashkelon, entre otros, que datan del período 1.200-950 a. C. En aquella época colapsaron los imperios hitita y micénico, y se llevó a cabo la migración de la región de Harran a la tierra de Canaán.

Las piezas halladas datan del período entre los años 1200 a.C y 950 a.C.

Según los investigadores, en aquellos días aún no se habían acuñado monedas y el comercio se hacía a través de piezas de plata, que no eran uniformes. Por lo tanto, la cantidad de plata con la que se fabricaban era importante. Como parte de la tesis doctoral de Eshel y otros estudios previos, se descubrió que las piezas de plata de la zona de épocas anteriores, a partir del 1.900 a. C., estaban hechas con casi un 100% de ese metal precioso, al igual que las piezas de plata de épocas posteriores.

Cuando los investigadores analizaron la composición química de estas piezas, descubrieron que se trataba de una aleación compuesta principalmente de cobre, que alcanzaba un porcentaje de 80% de ese metal. Los investigadores también hallaron que sustancias como el arsénico fueron agregadas a estas aleaciones, para darle al lingote un color plateado. Según ellos, no hay evidencia concluyente de que esto haya sido una falsificación, pero el hecho de que hubo un intento deliberado de imitar el color de la plata en estos metales refuerza esta hipótesis.

 En las piezas halladas se encontraron restos de arsénico, utilizado para darle un color plateado al metal.

A la luz del conocimiento histórico de la situación en el área y a raíz de los nuevos hallazgos, los investigadores estimaron que durante el período comprendido entre el 1.200 y el 950 a. C. en el sur de Levante, la plata no había llegado a la región. Debido a que la plata era una parte esencial del comercio, al principio hubo falsificaciones. Sin embargo, a medida que pasaban los años y continuaba la escasez, mezclar dinero con cobre se convirtió en una tarea conocida y necesaria.

Los investigadores también intentaron probar si podían identificar el origen de la plata para comprender cómo, a pesar de todo, llegó esta pequeña cantidad de este metal a la región. Lo hicieron examinando isótopos de plomo en la plata, un procedimiento que permite identificar el origen y el período a partir del cual proviene. Un estudio realizado por otros investigadores sobre las piezas de plata durante ese período, los llevó a concluir que la fuente del metal era de una zona fronteriza. Sin embargo, en el estudio actual, los investigadores estimaron que provenía de minas en el área de Timna, al sur de Israel.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/actualidad/sociedad-informacion-general/article/SJePpKRYD