Paseando por senderos naturales de Aco

Río Naaman

El Río Naaman y el montículo “Tel Napoleón”

El otoño ya está aquí, el clima se vuelve menos caluroso y tras la etapa de reclusión obligatoria no hay nada mejor que salir a los espacios naturales. Tras haberse eliminado las limitaciones de distancia y la apertura de parques, reservas y playas, surgieron en todo el país muchas posibilidades de paseos, los que serán eventualmente mencionados en este sitio.

Uno de los paseos que sugerimos ahora, es visitar los senderos naturales en Aco, una ciudad norteña que ofrece senderos históricos, algunos muy atractivos en esta época del año, con miradores hacia la bahía y la Ciudad Vieja, rodeados de naturaleza y acompañados de suaves tortugas marinas. Los paseos sugeridos aquí son la visita al Rio Nahal Naaman y al sitio conocido como Tel Aco.

A pesar del nombre que se le adjudicó de “Aco milenaria”, la parte visible de la ciudad entre las murallas es principalmente de la época de los cruzados, mientras que la verdadera antigua Aco en realidad existió unos cientos de metros al este, en un lugar ahora conocido como Tel Aco, pero también llamado “Tel Napoleón”. Es un montículo que cambia de aspecto a lo largo del año y precisamente al final del verano se adorna con abundancia de drimia que pintan de blanco sus laderas. Por el florecimiento de la drimia, un género de plantas herbáceas, perennes y bulbosas que crecen principalmente en África y en el Mediterráneo. Esto convierte el paseo en una experiencia perfecta en la naturaleza.

Después de estacionar, se ven dos senderos pavimentados que serpentean alrededor del montículo y sus alrededores y los visitantes pueden elegir entre caminar o usar el sendero estrecho diseñado para ciclistas. Se pueden ver los restos de la antigua puerta de la ciudad. En la parte superior del montículo se encuentra una estatua ecuestre a caballo con la imagen de Napoleón que no logró conquistar la ciudad, junto a puestos de observación para apreciar el florecimiento y la vista de las bahías de Haifa y de Aco.

Drimia de Aco

En la segunda parte del paseo sugerimos llegar a “Nahal Naaman”, un pequeño río de unos 10 km de largo, uno de los pocos arroyos fluyentes de la llanura costera (del oeste) donde, según la leyenda, el vidrio fenicio fue inventado. Quizás no fuera leyenda, pues precisamente con barro de esta zona la firma “Naaman” del kibutz Kfar Masaryk, comenzó a producir ladrillos y luego la famosa porcelana, rubro en el que hasta nuestros días es marca conocida. La caminata se realiza por el paseo marítimo de su margen norte. Para aquellos que eligen la ruta circular, una caminata de 15 minutos de regreso al punto de partida.

A lo largo de la ruta se pueden encontrar muchas aves acuáticas, entre ellas garzas, pelícanos y gaviotas, que frecuentan el arroyo durante el otoño. En el agua, peces, bagres y tortugas blandas y más A los lados del arroyo, nos encontraremos con la hermosa vegetación de colores fuertes que caracteriza la salinidad del Nahal Naamán. A medida que nos acercamos a la ría, pasaremos bajo los puentes de la carretera y del tren que conducen a Aco, donde incluso se pueden ver los restos del puente del ferrocarril británico, que explotó la noche de los puentes, una actividad del Palmach en 1946. Desde allí llegaremos a la confluencia del arroyo con el mar, oportunidad para darnos un chapuzón en el mar, frente al cual se puede ver la ciudad de la Vieja Aco.

Fotos: Chiquita Levov

 

Fuente: Aurora Digital
https://www.aurora-israel.co.il/paseando-por-senderos-naturales-de-aco