Israel instala sistema de test de COVID-19 rápidos y de pago en el Aeropuerto Ben Gurión

Benjamín Netanyahu en el Aeropuerto Ben Gurión Foto: Haim Zach GPO

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, presentó hoy la instalación que permitirá realizar test rápidos y de pago en el Aeropuerto Internacional Ben Gurión, cerca de Tel Aviv, pendiente de la aprobación de Salud para comenzar a realizar pruebas esta semana.

Por 135 shekels (33 euros), los pasajeros que abandonan o entran en el país podrán obtener los resultados en 15 minutos, aunque hasta el momento Israel mantiene cerradas las fronteras a turistas y solo pueden viajar residentes o personas con permisos especiales.

El objetivo es «permitir controles más rápidos de ida y vuelta de pasajeros», para «hacer que Israel se vuelva a conectar con el mundo», declaró Netanyahu.El jefe de Gobierno celebró que el confinamiento de un mes desde finales de septiembre para contener una severa segunda ola de contagios consiguió reducir las infecciones, por lo que ahora Israel se encuentra en una desescalada, pero lenta y por fases.

«Logramos reducir la morbilidad de una de las tasas más altas del mundo», dijo Netanyahu.

Aún así, el Gobierno reconoce que la tendencia a la baja de infecciones se ha estancado: la media de casos registrados a diario sigue superando los 500, una cifra que ven aún demasiado alta para levantar más restricciones.

El país registró 524 nuevos contagios ayer domingo, y Netanyahu alertó hoy de que el paso a la tercera fase, previsto para el próximo 15 de noviembre, se podría retrasar.

«La morbilidad está comenzando a incrementarse, así que mañana o pasado mañana decidiremos si pasamos a la tercera etapa», declaró.Los negocios de calle no esenciales reabrieron ayer con la restricción de atender a un máximo de cuatro clientes al mismo tiempo. Esto supone un alivio para una gran parte de comerciantes del país, pero también podría derivar en un aumento de los casos.

En la primera etapa de la desescalada -que arrancó a mediados de octubre- se reabrieron establecimientos sin atención al público y los centros preescolares para menores de seis años.

La segunda etapa permitió la vuelta a clase de estudiantes de entre seis a diez años y la apertura de salones de belleza, sinagogas o pensiones (B&B).Con unos nueve millones de habitantes, Israel acumula casi 320.000 infecciones y 2.674 muertos desde el inicio de la pandemia. Con menos de 350 pacientes graves,  mantiene controlada la presión hospitalaria. EFE y Aurora.

 

Fuente: Aurora Digital