Científicos israelíes utilizan inteligencia artificial para reconstruir tablillas babilónicas rotas

Las brechas en el texto antiguo son muy frustrantes. Ahora se puede entrenar la a inteligencia artificial para restaurar de manera plausible los signos cuneiformes que faltan en los antiguos textos babilónicos, demuestra un historiador israelí.

Ruth Schuster

Tablilla babilónica rota que cuenta la historia del diluvio de Gilgamesh / Noé y el Arca. Foto: Los Administradores del Museo Británico

Entender textos escritos con un sistema desconocido en una lengua muerta durante miles de años es todo un desafío. Reconstruir los fragmentos que faltan del texto antiguo es aún más difícil – aunque es cierto que, si uno se equivoca, ¿quién va a saberlo?

Completar el texto faltante comienza con poder leer y comprender el texto original. Eso requiere mucho trabajo de hormiga. Ahora, un equipo israelí dirigido por Shai Gordin en la Universidad de Ariel en Cisjordania ha reinventado la hormiga en forma digital, aprovechando la inteligencia artificial para ayudar a completar tablillas cuneiformes acadias fragmentadas.

Su artículo, «Restauración de textos babilónicos fragmentarios utilizando redes neuronales recurrentes», se publicó en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias en septiembre.

«Redes neuronales» suena como una película de terror mediocre, pero significa software inspirado en el sistema nervioso biológico. El concepto se remonta a más de 70 años y ha estado y ha pasado de moda. Ahora ha vuelto y, como es habitual, el concepto básico es enseñar a las máquinas a aprender, a pensar y a tomar decisiones. En este caso, la computadora decide la conclusión plausible del texto faltante.

No, la hormiga digital no puede leer cuneiforme. Las computadoras no pueden leer caracteres escritos a mano. Nosotros los animales somos excelentes para reconocer letras y números escritos de manera diferente por diferentes personas. Las máquinas son terribles en eso. Gordin y el equipo alimentan sus máquinas con sus transliteraciones automáticas de los textos babilonios existentes, es decir, cómo habría sonado el texto.

¿Y luego qué? Cuando se trata de trozos que faltan en un papiro o una tablilla, los humanos pueden intuir que «… omo está tu herman …» no es una consulta sobre el bienestar de tu vecino Herman. Con las máquinas, se trata de matemáticas y probabilidades basadas en el conocimiento adquirido hasta ahora.

Un buen punto de partida para descifrar la escritura antigua es examinar cómo empezó todo.

Un momento de satisfacción (¡Eureka!) en Uruk

Hace más de 10.000 años, la Edad de Hielo se desvaneció y los habitantes del Cercano Oriente comenzaron a establecerse, sembrar y cultivar alimentos y volverse territoriales. Mucho antes de la llegada del cuadrúpedo domesticado, y mucho menos de la rueda, ya estaban comerciando.

Puede haber sido el comercio lo que inspiró la forma de comunicación más antigua reconocida: la “pseudo-escritura” en pequeños trozos de arcilla en Mesopotamia hace unos 7.000 años. Los trozos de arcilla, llamados fichas, tenían formas de imágenes simplistas como una vaca u otros productos antiguos. Luego fueron impresas en bullas de arcilla – piezas de arcilla ligeramente más grandes que funcionaban como sobres. Entonces comenzamos a ver signos abstractos; los trazos repetidos o las depresiones se interpretan como números (precio, quizás); y posiblemente también nombres personales, usando los primeros sonidos de diferentes impresiones para juntar palabras que no puedes dibujar.

Placa o etiqueta (ficha) del valle del Indo. Foto: Ismoon

Principio del formulario

Britannica da el ejemplo de la palabra sumeria para mano, šu, que se usa para representar el sonido «šu«. Estas fichas son básicamente placas o etiquetas, que representan el primer uso administrativo conocido de marcas.

No sabemos quién inventó la etiqueta de precio, pero Egipto y Sumer eran las principales organizaciones políticas que podían acumular suficientes recursos humanos y materiales en ese momento para requerir una administración compleja, señala Gordin. “Etiquetaban cosas como hoy en el centro comercial. La etiqueta muestra un dibujo de lo que es. No necesitas la escritura para hacer eso», dice.

(Existe una teoría atípica de que las figurillas de cobre encontradas en Israel que datan de hace unos 6.500 años eran una forma de código visual, lo que las convertía en proto-escritura).

De todos modos, después de la pseudo-escritura llegó la proto-escritura: proto-cuneiforme figurativo inscrito en tablillas, que surgió hace unos 5.500 años en la ciudad de Uruk, es decir, ese es el único lugar donde se han encontrado hasta ahora dichas tablillas. “Alguien dijo ¡eureka!”, bromea Gordin.

Ficha protoelamita, período Uruk, encontrada en la acrópolis de Susa. Foto: Marie-Lan Nguyen

En pocos siglos, el proto-cuneiforme evolucionó para volverse cada vez más esquemático y aparentemente sucedió en Sumer, dice. Y la escritura jeroglífica figurativa comenzó a aparecer en el antiguo Egipto aproximadamente al mismo tiempo, hace unos 5.000 años.

No está claro qué fue primero, dice Gordin. Es plausible que los proto-cuneiformes y los proto-jeroglíficos surgieran de forma contemporánea e independiente, en una especie de evolución convergente. Se puede decir que las dos formas de escritura se influyeron mutuamente, agrega.

Y estos engendraron escritura cuneiforme: escritura logo-silábica “en forma de cuña” hecha al prensar la punta afilada de una caña en arcilla húmeda.

Mercenarios desconcertados en Canaán

Un obstáculo para interpretar las tablillas es que «cuneiforme» no es un solo idioma. Se convirtió en el sistema de escritura para culturas de todo el Levante y el Mediterráneo, que hablaban idiomas no relacionados, desde hace más de 5.000 hasta hace tan solo 2.000 años.

«Una tablilla cuneiforme inscrita en el tercer milenio en Uruk, Irak, no estaba escrita en el mismo idioma que una tablilla en el segundo milenio en Kültepe, Turquía», dice Gordin, enfatizando el punto. Dadas sus intensas relaciones comerciales y de otro tipo, tenía sentido que los pueblos de la región adoptaran el mismo sistema de escritura básico, señala. Sin embargo, si convirtió al acadio en la lengua común del Cercano Oriente desde hace unos 3.800 años.

En el Levante, desde hace unos 3.800 a 3.500 años, los cananeos también usaban la escritura cuneiforme, así como lo que parece haber sido la escritura alfabética más antigua del mundo, dice Gordin.

¿La usaban? De hecho, los cananeos pueden haber inventado la escritura alfabética. Se encontraron rastros de los primeros signos alfabéticos en Wadi el-Hol en el desierto occidental de Egipto. Y en el Sinaí, se encontró un sistema de escritura alfabético llamado proto-Sinaítico que puede remontarse hasta hace 3.850 años. Los inventores eran semíticos, posiblemente cananeos, trabajadores y / o soldados del ejército egipcio.

“Los cananeos iban y venían todo el tiempo. Siempre podían encontrar trabajo en el antiguo Egipto”, explica Gordin. Y probablemente no pudieron, o no necesitaban, dominar la compleja escritura jeroglífica, por lo que tomaron algunos signos jeroglíficos y se les ocurrió un método más simple.

¿Por qué creemos que los semíticos inventaron el alfabeto, y no los egipcios? «Cuando encontramos interacción entre las dos escrituras, los valores de la escritura alfabética son semíticos, no egipcios», dice Gordin. Por ejemplo, las referencias a dioses en proto-sinaítico son semíticas.

Proto-Sinaítico. Foto: Kwamikagami

 Presentado por la letra A de ‘alp. Foto: Rozemarijn vanL (Palabras: buey, agua, ojo)

Así, el cuneiforme llegó al Levante desde el norte y el proto-alfabeto desde el sur. Y los primeros sistemas alfabéticos de Egipto se extendieron a Israel, donde se los conoce como proto-cananeos. Con la ayuda de comerciantes marítimos de Fenicia, el alfabeto consonántico se introdujo en toda la región mediterránea y el norte en Asia Menor.

Gordin agrega que una forma de escritura alfabética apareció brevemente de la nada en el sur de Mesopotamia, en la zona pantanosa llamada País del Mar, hace algún tiempo entre 3.800 y 3.200 años. Realmente no podemos leerla.

Salve al Gran Rey

Para cuando la escritura cuneiforme se convirtió en algo, la escritura había pasado la etapa de «Ovejas: cuatro: Yerachmiel» y alcanzó la etapa de registros oficiales, cartas y relatos de fórmulas de las maravillas del gobernante. En última instancia, debemos su interpretación al método inusual de Napoleón Bonaparte para motivar a sus tropas. Después de llegar en Alejandría para conquistar Egipto en 1798, el emperador literalmente quemó sus barcos para que los soldados con poca valentía no pudieran irse. Mientras estaban atrapados en Egipto de todos modos, los ingenieros y otros profesionales del ejército documentaron la antigua cultura egipcia. La piedra de Rosetta fue encontrada en julio de 1799.

Se trataba de una estela grabada con un decreto sacerdotal deificando al rey Ptolomeo V Epífanes de Egipto en 196 AEC, en escritura jeroglífica egipcia antigua, escritura demótica (una forma cursiva de los jeroglíficos) – y griego antiguo. Fue solo la primera de muchas inscripciones multilingües. Para el cuneiforme, tenemos el gigantesco texto multilingüe en Behistún, Irán. Darío el Grande hizo describir sus hazañas en tres escrituras cuneiformes diferentes: persa antiguo, elamita y acadio. Significativamente, también se encontraron copias del texto en arameo y griego antiguo.

Este texto de Behistún era monumental: 15 metros (49 pies) de alto por 25 metros de ancho y a 100 metros de altura en un acantilado en la carretera que conecta Babilonia y Ecbatana, todo para describir cómo Darío venció a Gaumata y otros enemigos.

 La inscripción de Darío el Grande en Behistún. Foto: Aryobarzan

 La sumamente inaccesible pero monumental inscripción de Darío el Grande. Foto: علمجو

“Todos los textos comenzaban con Darío el Gran Rey”, explica Gordin. Por lo tanto, el laborioso proceso de interpretación comenzó reconociendo que un conjunto dado de marcas deletreaba el nombre del rey: estaba escrito en sílabas. La escritura silábica tiene docenas de posibles símbolos en cuneiforme, señala Gordin.

Profundizar en lenguas muertas requiere mucha materia prima. El cuneiforme se había convertido en una moda occidental a partir del siglo XIX, y se encontraron grandes cantidades – sobre todo en Nínive. «Más de 10 millones de palabras están atestiguadas en unas 600.000 tablillas de arcilla con inscripciones y cientos de inscripciones monumentales», dice el documento. “Después de descubrir Nínive, el conocimiento se disparó”, dice Gordin.

Y durante décadas, los lingüistas interpretaron lentamente los idiomas de Babilonia y Asiria, gracias al ego monumental de Darío. Tomó tiempo darse cuenta de que algunas marcas eran sílabas y otras eran palabras completas; que un símbolo del sol se referiría al sol, un dios o un sonido como (su versión de) «sol».

Cuando se le preguntó acerca de algunas afirmaciones de que la escritura del valle del Indo fue la primera, Gordin señala una prueba de comercio en el tercer milenio antes de nuestra era entre la antigua Sumer y el subcontinente indio. Ellos también tenían etiquetas. “Muchos de los textos antiguos del Indo parecen etiquetas. El mismo mundo, probablemente la misma razón – nadie inventó la escritura para jactarse de los logros de Gilgamesh. Querían poner orden en sus ovejas y pescado seco y cebada. La gente es pragmática».

El lenguaje y la máquina

Interpretar un idioma muerto es un juego matemático, dice Gordin, matando rápidamente la historia … no, vayamos allí. Las redes neuronales son un modelo computarizado que puede comprender texto. ¿Cómo? Convierten cada símbolo o palabra en un número, explica.

Los diferentes elementos de esta red neuronal electrónica se comunican entre sí en números y crean un modelo del lenguaje.

Cuando los humanos reconstruyen el texto que falta, su interpretación puede ser subjetiva. Ser humano es cometer un error de sesgo y es imposible cuantificar la probable precisión de la terminación. Llega la máquina.

El equipo decidió buscar una prueba de concepto con los textos babilónicos tardíos del período aqueménida porque hay muchos de ellos y son muy formulados. El modelo fue «entrenado» con alrededor de 2000 de estos textos y luego se le pidió que completara oraciones que no conocía antes.

La máquina demostró ser capaz de identificar estructuras de oraciones – y lo hizo mejor de lo esperado al hacer identificaciones semánticas sobre la base de inferencia estadística basada en el contexto, dice Gordin.

Sus talentos se dedujeron aún más mediante el diseño de una prueba de finalización, en la que el modelo de aprendizaje automático tenía que responder una pregunta de opción múltiple: qué palabra cabe en el espacio en blanco de una oración determinada. El tipo de respuestas correctas o el orden de las opciones en la prueba en realidad nos enseñó más sobre el modelo que sus errores.

¿Puede funcionar sola? No. Tampoco un burro haría mucho si no lo guías. Pero el equipo concluye que la inteligencia artificial puede ahorrarles mucho trabajo de hormiga a lingüistas y arqueólogos al restaurar textos fragmentados.

Cuneiforme cananea, Tel Hadid. Foto: Colección de la Autoridad de Antigüedades de Israel

 

Fuente: Haaretz
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil