El nombre de una base del ejército israelí se remonta 1.700 años

Mojón en griego nombrando a la aldea de Nafah fue encontrado debido a obras de infraestructura, en este caso tendiendo un ducto hacia la base del ejército en los Altos del Golán.

Ruth Schuster

El mojón que nombra a Nafah en griego (centro): mire con atención y verá letras desgastadas. Foto: Assaf Peretz / Autoridad de Antigüedades de Israel

En los Altos del Golán hay una base del ejército israelí llamada Nafah. Fue construida sobre una antigua ciudad siria llamada Nafah. Resulta que el nombre se remonta al menos a 1.700 años y posiblemente más, anunció el martes la Autoridad de Antigüedades de Israel, luego del reciente descubrimiento de un mojón de la era romana que nombraba una aldea en el sitio – Nafah.

Israel y el Levante están plagados de asentamientos y ciudades en ruinas de los confines de la historia, y generalmente no tenemos ni idea de cómo se llamaban en la antigüedad. Desafortunadamente, los antiguos no solían colocar carteles que dijeran «Bienvenido a Betel». Conocemos los nombres antiguos de Jerusalén, Beer Sheva y Jericó porque permanecieron asentados continuamente y sus nombres no cambiaron. Y hay una gran cantidad de lugares que no podemos encontrar, como Sodoma y Gomorra: nadie sabe dónde podrían haber estado, si es que de verdad existieron más allá de la alegoría bíblica.

Entonces, la identidad postulada de cualquier sitio misterioso se basa en gran medida en la interpretación arqueológica. Me viene a la mente la ubicación real de la ciudad bíblica de Betsaida – hay tres aspirantes a la corona.

Pero de vez en cuando Fortuna sonríe sobre el conjunto arqueológico, ayudada por la pedantería de un emperador y el ansia de impuestos. El martes, la Autoridad de Antigüedades de Israel informó del descubrimiento en septiembre de un mojón inscrito en griego de hace 1.700 años, que luego se reutilizó como marcador de tumba. La piedra llevaba el nombre de “Pueblo de Nafah”, dicen sus descifradores, Danny Syon de la AAI y el profesor Chaim Ben David del Kinneret Academic College.

Vista aérea de la antigua Nafah. Foto: Assaf Peretz / Autoridad de Antigüedades de Israel

Para ser claros, Nafah no estuvo asentado continuamente desde su establecimiento, dice Yardenna Alexandre de la AAI, codirectora de la excavación junto con Dina Avshalom-Gorni. El pueblo fue abandonado hace unos 1.500 años durante aproximadamente ocho siglos, y surgió de nuevo en el período mameluco, desde los siglos XIII al XV. Luego fue abandonado nuevamente, de lo que sabemos, hasta que surgió la moderna aldea siria.

Piedras e impuestos

¿Por qué existió este marcador de identidad recién descubierto? Durante el reinado del emperador romano Diocleciano, que gobernó del 284 al 305, se habían instalado mojones que marcaban las aldeas. Lo hizo con el fin de recaudar impuestos.

“Los mojones fueron parte de una reforma económica que Diocleciano llevó a cabo a finales del siglo III”, dijo Alexandre a Haaretz. “Como parte de esta reforma, colocó mojones entre las tierras de diferentes pueblos, para establecer qué pueblo tiene que pagar impuestos sobre estas tierras agrícolas”.

La mayoría de los mojones encontrados en el Golán llevan nombres de pueblos que desaparecieron hace mucho tiempo. No sabemos dónde estaban, solo que estaban en la zona. En contraste con la floreciente Galilea, los Altos del Golán no se caracterizaron por un asentamiento persistente, explica Alexandre.

“Tomemos un lugar en Galilea, como Nazaret o Kafr Kana [Caná]: todos saben dónde está. Había sido una aldea romana y el asentamiento continuó”, explica Alexandre. “Pero en el Golán, hubo una gran ruptura en el asentamiento entre los períodos bizantino y mameluco, por lo que no se conservaron los nombres de las aldeas del período romano. Ahora sabemos que Nafah o Kfar Nafah era el nombre de la aldea romana en ese lugar».

Para ser exactos, ella califica que encontraron restos de la aldea romana y bizantina en el lugar y puede decir con muy alta certeza, basándose en el mojón de Diocleciano, que su nombre era Nafah – igual que la aldea siria y la base israelí.

El mojón que nombra a Nafah en griego. Foto: Assaf Peretz / Autoridad de Antigüedades de Israel

¿Por qué el asentamiento en los Altos del Golán fue discontinuo? “Porque era un lugar apartado”, responde Alexandre. Al igual que el desierto de Néguev, aunque bendecido por mucha más lluvia, el Golán era incómodo de ocupar: las alturas son difíciles de asentar y estaba, en términos de la época, en medio de la nada. Solo en momentos de intenso asentamiento durante los períodos romano y bizantino, los Altos del Golán se volvieron densamente poblados; lo mismo puede decirse del Néguev. Pero en el período islámico temprano, los asentamientos desaparecieron y también, en gran medida, sus nombres.

Es cierto que durante el breve período mameluco, los Altos del Golán tuvieron una especie de renacimiento. La capital mameluca era Safed y la carretera principal entre esa ciudad en la cima de una colina y Damasco atravesaba el Golán, justo al lado de Nafah. Entonces, los asentamientos surgieron allí nuevamente, pero eran pequeños y de corta duración, dice – pero tal vez la posición estratégica de Nafah en esa antigua carretera logró que se conserve el nombre.

Observamos que otro lugar identificado gracias a la pedantería de un antiguo gobernante fue la ciudad bíblica de Elusa en el Néguev, que ahora se encuentra en una zona de tiro del ejército israelí. Esa inscripción también estaba en griego y también parece datar del reinado de Diocleciano. El hombre tenía una manía por el orden, al parecer.

Además, la tradición local con respecto a los nombres tiene inconvenientes –  uno de ellos es que no es completamente confiable. Por ejemplo, existe la teoría de que el Monte Sinaí, sí, ese, está en Arabia Saudita principalmente porque los lugareños lo dicen. No lo está.

Volviendo al Golán, donde una vez más se hizo el más reciente descubrimiento en virtud de obras de infraestructura, en este caso la compañía nacional de agua Mekorot instaló nuevas tuberías de agua hacia la base del ejército de Nafah y otros sitios en el norte de Israel.

Sin la continuidad de los asentamientos a lo largo de los siglos, es más bien un misterio cómo se conservó el nombre, observan los arqueólogos.

La excavación de salvamento también encontró un edificio del período mameluco que los arqueólogos creen que era una estación de carretera, muy parecida a la que tenemos hoy en las carreteras, sin la gasolinera, pero con comodidades para los viajeros y sus caballos. Esta estaba en la carretera principal que conecta Galilea con Damasco, explican. Los servicios incluían no solo cama y comida, sino posiblemente también el cambio de herradura de dichos caballos, en base al descubrimiento de un horno y escoria de hierro. Indica que un herrero trabajaba allí y lo que estaría haciendo en la calle principal a Damasco era, plausiblemente, reemplazar herraduras.

 

Fuente: Haaretz
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil