Las relaciones entre Israel y Estados Unidos florecen mientras las naciones cumplen 35 años desde el acuerdo de libre comercio

El pacto histórico, que redujo los aranceles, contribuyó al desarrollo de toda la región y a los recientes acuerdos de paz de Israel en el Golfo, dice el ministro de Economía israelí Peretz.

Por Jake Epstein

Imagen ilustrativa de las banderas de EE. UU. e Israel (3dmitry; iStock de Getty Images)

Altos funcionarios gubernamentales y líderes de la industria de EE. UU. e Israel se reunieron en línea el lunes para celebrar el 35 aniversario del Acuerdo de Libre Comercio entre EE. UU. e Israel.

En un foro web organizado por el Consejo Empresarial EE.UU.-Israel de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, los conferenciantes destacaron la naturaleza histórica del acuerdo de 1985 y enfatizaron el crecimiento futuro del comercio, la inversión y la innovación entre los dos países.

«Creo que Israel será el aliado más importante de Estados Unidos en el siglo XXI», dijo Ron Dermer, embajador de Israel en Estados Unidos. «Y esa es una gran declaración de parte de un embajador de un país del tamaño de Nueva Jersey, que tiene nueve millones de ciudadanos».

Dermer dijo que esto no tiene nada que ver con una administración estadounidense en particular o sus políticas sobre Irán y la paz, por ejemplo, pero si tiene mucho que ver con la seguridad y la tecnología, haciendo referencia a la capacidad de Israel en ambos sectores.

El embajador de Israel en Washington, Ron Dermer, ex asesor principal del primer ministro Benjamin Netanyahu (Miriam Alster / Flash90)

Amir Peretz, ministro de Economía de Israel, elogió la cooperación entre Estados Unidos e Israel en seguridad y desarrollo económico que ha florecido como resultado del acuerdo.

“El impacto del Tratado de Libre Comercio trasciende las fronteras de Israel y Estados Unidos. Contribuye significativamente al desarrollo y la estabilidad regionales y ha fortalecido la cooperación de Israel con dos de sus vecinos: Egipto y Jordania”, dijo Peretz. «También vemos evidencia de la estrecha cooperación entre Israel y los EE. UU. en los eventos recientes entre Israel y los estados del Golfo, donde Estados Unidos contribuyó significativamente a lograr el histórico acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, y Bahréin».

Peretz dijo que más allá de las implicaciones políticas de los Acuerdos de Abraham, hay un logro económico con oportunidades comerciales subyacentes y predice que el acuerdo mejorará aún más los estrechos lazos económicos.

Dermer expresó un entusiasmo similar.

«Si combinas los enormes recursos, talentos y capacidades [de los EAU], y lo combinas con la innovación y la tecnología israelíes, te diría que el cielo es el límite, pero es mucho más grande que eso», exclamó Dermer. «Odio ser el portador de buenas noticias en Oriente Medio, ¡pero hay buenas noticias en Oriente Medio!»

El histórico Acuerdo de Libre Comercio, puesto en marcha bajo el liderazgo del primer ministro israelí Shimon Peres y el presidente estadounidense Ronald Reagan, fue el primer acuerdo comercial bilateral de EE. UU. y el segundo de Israel, luego de un acuerdo con la Comunidad Europea una década antes.

Ilustrativo: contenedores de envío en el puerto de Haifa. 14 de noviembre de 2011 (Foto: Yaakov Nahumi / Flash90)

Según el acuerdo, EE. UU. e Israel implementaron reducciones arancelarias escalonadas, que eventualmente llevaron a la eliminación completa de los aranceles sobre los productos manufacturados en 1995. El acuerdo permite a EE. UU. e Israel mantener algunas restricciones a la importación, como restricciones cuantitativas y tarifas sobre productos agrícolas.

Tanto Estados Unidos como Israel han recibido enormes beneficios del acuerdo. Según un informe del Ministerio de Economía e Industria, entre 1984 y 1995, el comercio bilateral de bienes se triplicó con creces de $3.900 millones de dólares a $12.400 millones de dólares – las exportaciones estadounidenses a Israel totalizaron $6.000 millones de dólares y las exportaciones israelíes a los Estados Unidos totalizaron $6.400 millones de dólares.

El Departamento de Comercio de EE. UU. calcula el comercio bilateral total de bienes y servicios en $ 47 mil millones en 2019. Ese mismo año, Israel fue el 24o mercado de exportación de bienes de EE. UU. y el tercero más grande de Medio Oriente – detrás de los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita.

La inversión extranjera directa (IED) israelí en los EE. UU. ha experimentado un aumento enorme, de $ 0,52 mil millones en 1984 a $ 36,6 mil millones en 2019, lo que representa alrededor de la mitad de la IED total en los EE. UU. desde Medio Oriente y África del Norte.

Sobre una base per cápita, Estados Unidos exporta más a Israel que al Reino Unido, Alemania o Japón.

Microsoft, Cisco, Intel Corp., IBM, Apple y Facebook abrieron sus primeros centros de investigación y desarrollo fuera de los EE. UU. en Israel. Google, Lockheed Martin Corp., eBay y General Electric se encuentran entre otras compañías de Fortune 500 que operan importantes centros de investigación y desarrollo en Israel.

El primer ministro Benjamin Netanyahu (tercero desde la izquierda) se reúne con el director ejecutivo de Intel Corp. Brian Krzanich (a su izquierda) y los fundadores de Mobileye, Amnon Shashua y Ziv Aviram, respectivamente primero a la izquierda y primero a la derecha; (Foto: Haim Zach, GPO)

Empresas estadounidenses como Intel Corp., Nvidia Corp y KLA-Tencor han gastado miles de millones de dólares para adquirir tecnologías y empresas israelíes. Solo en los últimos dos años, estas adquisiciones totalizaron más de $ 12 mil millones, mostraron los datos del Ministerio de Economía de Israel.

Empresas israelíes como Teva Pharmaceutical Industries, Tower Semiconductor, Elbit Systems, IDE Technologies y Strauss Group operan centros de fabricación en los EE.UU. y emplean a decenas de miles de estadounidenses.

Una gran parte del foro involucró un panel de discusión con líderes de la industria y fue moderado por Khush Choksy, vicepresidente senior de asuntos de Oriente Medio de la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

El panel contó con Mark Isakowitz, vicepresidente de asuntos gubernamentales y públicos de Google; George Keefe, vicepresidente senior de asuntos externos y políticas públicas de Teva Pharmaceuticals; y Yoav Intrator, director ejecutivo del Centro de Tecnología de Israel de JP Morgan.

Las conversaciones se centraron en el futuro del comercio, la inversión y la innovación entre Estados Unidos e Israel – como los servicios digitales, las tecnologías de la salud y las soluciones de ciberseguridad – y las ideas de políticas para respaldar el crecimiento previsto.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil