El lago escondido en el desierto del Negev

Moshe Buzaglo se sumerge en el Lago Escondido.

Un joven israelí se aventuró con su cámara y su traje de buceo para registrar en detalle las profundidades de un lago formado en la cantera abandonada de una antigua mina de cobre. Estalactitas, un lecho brillante y gelatinoso: “No hay peces, pero vimos una extraña criatura blanca”.

El Lago Escondido del Valle de Timna, en el desierto del Negev, es un extraño lugar que cobró fama en el último tiempo y ganó espacio en las cuentas de Instagram de los jóvenes que llegaron hasta el lugar impedidos de vacacionar fronteras afuera de Israel. Uno de ellos es Moshe Buzaglo, un aficionado al buceo de 26 años de Migdal Haemek, que eligió un ángulo distinto para documentar el lago: debajo del agua.

Dar clic en el link para ver el video: https://youtu.be/LAs9qeRQvAw

«Todo empezó cuando un amigo de Eilat visitó el lugar y me mostró fotos”, cuenta Buzaglo. «Me sorprendió la belleza de este lago en medio del desierto. Le dije que teníamos que ir juntos y filmar bajo el agua», agrega.

Lago Escondido en el Desierto del Negev.

Visitantes en el Lago Escondido.

Tras el cierre de la mina de cobre de Timna en la década de 1980, una de las canteras se llenó con agua proveniente de napas subterráneas que crearon el enorme lago de aguas turquesas rodeado por acantilados rojizos. «El agua es terriblemente salada y con sabor a hierro, pero la experiencia fue magnífica», relata el joven.

“El agua es de color verde neón y en el fondo nos encontramos con estalactitas brillantes y hermosas. Llegamos a una profundidad de 20 metros y el lecho tenía la consistencia de una gelatina blanda. Cuando la toqué sentí que podía hundir la mano sin problema. Si bien no hay peces en el lago, pudimos ver una extraña criatura blanca y hasta ahora no tenemos idea de qué era”, detalla.

Sumersión en el lago.

Lecho del lago con consistencia de «gelatina«.

Lecho del lago.

Como en muchos rincones del planeta, la mano del hombre tampoco es ajena aquí, y Buzaglo explica: “Por supuesto encontramos mucha basura, desde autos viejos y desmantelados, hasta botellas, envases y hasta un paraguas. Espero que algún día sea posible sacar toda la basura que hay y depurar el agua para que la gente pueda disfrutar de forma segura».

El video que documenta la sumersión en las aguas del Lago Escondido, fue publicado por Buzaglo en su cuenta de YouTube y obtuvo en pocas horas miles de visitas.

Roca en el fondo del lago.

Estructuras prominentes en el fondo del lago.

Estalactitas en el Lago Escondido.

Un paraguas en el lecho del lago.

El joven cuenta además cómo comenzó su afición por el buceo: “Hace tres años viajé con un amigo a Eilat y compramos máscaras de buceo y un esnórquel. En el momento en que metí la cabeza debajo del agua, me enamoré del mar, de los peces y los corales. Más tarde hice un curso y sentí que tenía que documentar todo lo que veía. Aprendí a editar videos y abrí el canal para compartir toda esa belleza”, afirma.

“Una vez que uno conoce los corales y los peces que hay en el mar, descubre que se trata de especies en peligro. Quiero mostrar al mayor número de gente posible lo hermoso que es nuestro mar y crear conciencia sobre la importancia de preservarlo”, añade.

Extraña criatura blanca.

Uno de los amigos de Moshe Buzaglo tras la inmersión en el lago.

Moshe Buzaglo en un viaje anterior en Eilat.

Es importante remarcar que a pesar de la apariencia atractiva del lago, se trata de un terreno privado, propiedad de la empresa minera. Llegar al sitio puede resultar peligroso ya que el acantilado que bordea al lago no está señalizado y no es visible a la distancia. Además sus aguas saladas no son recomendables para bañarse.

Las iniciativas para establecer proyectos turísticos en torno al lago no tuvieron éxito y los dueños de la propiedad vuelven a cercar una y otra vez la zona para evitar que los visitantes accedan al lugar.

 

Fuente: Ynet Español