Los manifestantes libaneses regresan a la calle, pero muchos buscan una salida

Desde las esperanzadoras manifestaciones del año pasado, la crisis del Líbano solo se ha agravado y una multitud de jóvenes busca un futuro mejor fuera de su tierra natal.

Zvi Bar’el

Un símbolo de protesta en llamas después de una manifestación en la que se denunciaba el nombramiento de Saad Hariri como posible candidato a nuevo primer ministro del país, Beirut, 21 de octubre de 2020. Foto: AP Photo / Hussein Malla

“Somos la generación del 17 de octubre”, declararon los manifestantes cuando salieron a las calles de Beirut el sábado para conmemorar un año desde el estallido de las turbulentas manifestaciones de 2019. Cientos de personas resultaron heridas y arrestadas, se produjeron importantes enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad, los partidarios de Hezbolá y jóvenes frustrados, al final cayó el gobierno de Saad Hariri y el Líbano quedó sin un gobierno en funciones después de que dos primeros ministros sucesivos no lograran establecer un gobierno.

El jueves, el presidente libanés Michel Aoun encargó al ex primer ministro Saad Hariri la formación de un gobierno. Todavía no hay acuerdo sobre cómo sacará al Líbano de la crisis más grave que ha conocido desde la guerra civil. Los manifestantes convirtieron el aniversario de la protesta en un día de ajuste y rendición de cuentas por los fracasos y los éxitos.

En los medios sociales y tradicionales, se publicaron cientos de artículos que expresan la frustración y la desesperación de que cualquier cosa cambie para mejor en un país cuyos ciudadanos viven al límite o por debajo del umbral de pobreza. En la columna de éxito, escritores marcaron el derrocamiento del gobierno de Hariri, la unidad de las protestas que traspasaron líneas religiosas y étnicas, las edades y el género de los manifestantes y la creatividad artística que floreció durante las protestas. La burla y la alegría que surgieron durante el período de las protestas fueron aclamadas como un arma eficaz.

«La broma de un gobierno eliminó su propia imagen y la santidad de sus símbolos», escribió Ziyad Tobeh en el sitio web Daraj: «Es cierto que no tenemos estatuas de líderes en las calles que podemos derrumbar, pero las bromas toman su lugar». En una broma, del humor afilado del actor Ziyad Itani, quien fue arrestado en el pasado por colaborar con Israel, escribe: “Las protestas y los bloqueos de carreteras son lo que causaron el cierre de los trenes en el Líbano [Líbano apenas tiene trenes], la cancelación del lanzamiento del satélite Cedar 3 y la reducción de la fabricación de equipos electrónicos libaneses destinados a ser exportados a Japón”.

Libaneses manifiestan para conmemorar el primer aniversario del inicio de un movimiento de protesta antigubernamental a nivel nacional, frente al devastado puerto de la capital, Beirut, el 17 de octubre de 2020. Foto: Anwar Amro / AFP

En tono más serio, el columnista Josef Abou Fadel respondió a Samir Geagea, líder del partido Fuerzas Libanesas, quien tuiteó: “Estamos con la revolución hasta que alcance sus objetivos”. Fadel reprendió al veterano político: «¿Cómo es que estás de repente con la revolución? Después de todo, has sido miembro de todos los gobiernos libaneses desde 2005», escribió.

Las caricaturas que se burlaban de la élite y de los líderes políticos inundaron las cuentas de Twitter y Facebook, y se pintaron con spray lemas en las paredes de los edificios públicos que decían: «Todos significan todos». Es decir, deshacerse de todo el liderazgo y no dejar a nadie. “¿Dónde está la economía que se comió los ahorros de las personas y les quitó sus medios de vida? ¿Dónde está el plan económico y quién detuvo su implementación? ¿Dónde están los planes de desarrollo y las inversiones”, pregunta la gente en los videos subidos esta semana en línea, en los que aparecen hombres y mujeres jóvenes, estudiantes, disertantes, abogados y gente común, que lamentaron su devastado futuro y contaron su plan para emigrar de Líbano?

 Un manifestante pinta grafitis debajo de la «Antorcha del 17 de Octubre» durante una manifestación que marca el primer aniversario del inicio de un movimiento de protesta antigubernamental a nivel nacional el 17 de octubre de 2020. Foto: Anwar Amro / AFP

Según una encuesta realizada este mes en el Líbano, más del 77 por ciento de los encuestados dijeron que estaban comenzando el proceso de abandonar el país o que estaban pensando seriamente en ello, más que en cualquier otro país árabe. En Facebook y Twitter, los jóvenes preguntan sobre opciones de emigración, pruebas de idiomas, cómo convertir los títulos universitarios a requisitos en otros países. Las cifras oficiales hablan de una contracción de la clase media del 57 por ciento el año pasado al 40 por ciento este año. Esa es la clase que está destinada a impulsar la economía, y está desapareciendo.

El presidente Aoun también trató de aprovechar el aniversario de la protesta para ganar algo de crédito político y ajustar cuentas con sus críticos y con el liderazgo que describió como «responsable del daño causado al Líbano durante décadas y algunos de los cuales todavía tienen el control y actúan». como en el pasado. Estos son los líderes que hablaron con eslóganes finos pero vacíos. Se trataba de promesas que desaparecían de las que el pueblo libanés no vio ningún logro, promesas que destruyeron el presente y el futuro y nuestra estabilidad».

El discurso, sin embargo, chocó con la comprensión de los líderes del movimiento de protesta sobre la crisis. Para ellos, Aoun es la persona a quien culpar. «Esta es una manifestación de la cobardía de Aoun, su debilidad y su ineficacia», tuiteó una persona justo después del discurso. Líbano, y no solo Líbano, esperaba escuchar algo concreto, al menos un anuncio del nombre del candidato a primer ministro. Pero se conformó con una declaración general de que: «continuaría las consultas y no descarto a nadie».

Estos comentarios dejaron la puerta abierta para la posterior designación de Hariri como candidato a primer ministro, a pesar de las diferencias con Jubran Basil, el yerno de Aoun. Basil fue ministro de Relaciones Exteriores en el gobierno de Hariri y fue una de las principales causas de su colapso. Pero a pesar de que el presidente encargó a Hariri que volviera a formar un gobierno, enfrentará las mismas dificultades que los candidatos anteriores, cuyos esfuerzos terminaron en fracaso.

¿Terminará éste siendo un gobierno de tecnócratas o un gobierno de etnia, como lo han sido los gobiernos anteriores en el Líbano? ¿Será Hezbolá un socio directo o jugará un papel al asignar representantes “expertos” al gabinete? ¿Podrá un primer ministro elegir a los ministros de su gabinete o se verá obligado a nombrar a determinadas personas?

Según la experiencia pasada, el proceso de construcción de un gobierno puede durar muchos meses, tiempo que Líbano no puede permitirse en este momento. Debe presentar un gobierno autorizado en un plazo breve para comenzar a recibir el dinero de la ayuda prometida, incluido un préstamo del Fondo Monetario Internacional, y para implementar reformas económicas que justifiquen la recepción de dichos préstamos. Cualquier retraso le costaría al Líbano decenas de millones de dólares diarios debido al cierre del puerto de Beirut que quedó destruido en la explosión de agosto en la que murieron unas 200 personas y 300.000 quedaron sin hogar, así como por los intereses acumulados por los préstamos impagos.

Un manifestante sostiene un cartel que dice «Saad no sueñe más con eso», denunciando el nombramiento del ex primer ministro Saad Hariri como candidato potencial a nuevo primer ministro, Beirut, 21 de octubre de 2020. Foto: AP / Hussein Malla

A estos males se suma la tremenda deuda pública estimada en más de $ 100 mil millones y la erosión de las reservas de divisas, el congelamiento de las importaciones y la dramática reducción de la producción debido a la imposibilidad de importar materia prima, y ​​una deuda acumulativa para los trabajadores públicos cuyos salarios se ha retrasado durante meses.

En el aniversario de las manifestaciones masivas, los movimientos de protesta han lanzado una nueva bandera con el lema “Continuaremos”, es decir, las calles están destinadas a estallar de nuevo. Pero parece que al igual que en Israel, los movimientos de protesta saben lo que quieren, pero no cómo conseguir nuevos líderes. En el Líbano, al menos han logrado derrocar al gobierno, pero con cada uno de esos casos se encuentran en una crisis más profunda y con las mismas élites de la misma estructura de poder y riqueza. Por ahora, parece que no se los puede desarraigar.

 

Fuente: Haaretz
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil