En medio nacimiento, médicos de Tel Aviv abren las vías respiratorias del bebé que estaban bloqueadas por un tumor

Con la cabeza del bebé en las manos del médico y el cuerpo todavía en el útero de la madre, un equipo de 30 personas hizo un bypass a su tumor, evitando la fatal falta de oxígeno.

Por Nathan Jeffay

El bebé nació el 14 de octubre de 2020, después de un procedimiento intraparto ex útero en el Centro Médico Sourasky de Tel Aviv (cortesía del Centro Médico Tel Aviv Sourasky)

Un bebé con un tumor bloqueando sus vías respiratorias nació de manera segura en Tel Aviv, después de que los médicos detuvieron el parto a la mitad para realizar una operación poco común que le salvó la vida.

«El bebé, aparte de su cabeza, todavía estaba en el útero, cuando le abrimos las vías respiratorias», dijo a The Times of Israel Ariel Many, director de salas de parto en el Centro Médico Sourasky. «Tuvimos que abrir sus vías respiratorias antes de cortar el cordón umbilical, ya que de lo contrario no habría podido respirar».

Muchos dijeron que el procedimiento intraparto ex útero, que tuvo lugar durante un parto por cesárea el miércoles, es raro y solo se ha realizado en Israel un puñado de veces. Él cree que el éxito de su equipo dependió de numerosas simulaciones – con la ayuda de un modelo del cuello del bebé producido en el centro de impresión 3D de su hospital – que se llevaron a cabo desde que exámenes mostraron hace unas semanas que el bebé tenía el tumor.

Dijo: “Necesitábamos insertar un tubo especial, con gran precisión, que evite el tumor y permita que el bebé respire.

“Si hubiéramos dejado que salga por completo y cortado el cordón umbilical sin el procedimiento, terminando su suministro de oxígeno de la placenta, el bebé no habría tenido oxígeno durante los 15 minutos que les habría tomado insertar un tubo, lo que es una sentencia de muerte, o al menos la causa de daños graves».

Un procedimiento en la sala de partos que le salvó la vida y se llevó a cabo en el Centro Médico Sourasky de Tel Aviv el 14 de octubre de 2020 (cortesía del Centro Médico Sourasky de Tel Aviv)

Pero el procedimiento que mantuvo al bebé conectado a la placenta también conllevó riesgos que se describieron a los padres, una pareja de unos 30 años. “Tuvimos que decirle a la familia que el éxito no estaba garantizado y que podría terminar con la muerte del bebé”, dijo Many.

El parto se realizó por cesárea, que se pausó tan pronto como emergió la cabeza del bebé para que el equipo de 30 personas pudiera iniciar el procedimiento. “Fue muy tenso”, dijo Many. «Pero una vez que vimos que todo estaba bien, la gente tenía lágrimas en los ojos».

El equipo que realizó el procedimiento intraparto ex útero en el Centro Médico Sourasky de Tel Aviv el 14 de octubre de 2020 (cortesía del Centro Médico Sourasky de Tel Aviv)

El bebé respira bien a través del tubo, a veces solo y a veces con la ayuda de un ventilador. Muchos dijeron que los médicos podrían realizar una operación para extirpar el tumor, «aunque en realidad creemos que puede desaparecer por sí solo».

Añadió: «He estado aquí durante 25 años y este fue uno de los momentos más emotivos».

 

Fuente: Latam Israel
Traducción:
Consulado General H. de Israel en Guayaquil