Excavando en Armagedón: tumultuosa saga de búsqueda sentenciada de la ciudad perdida de Salomón

El autor Prof. Eric Cline excava montones de archivos para pintar una imagen colorida del elenco de personajes en la excavación de Megido de las décadas de 1920 a 1930 durante la infancia del campo de la arqueología

Por Amanda Borschel-Dan                                                             El arqueólogo Prof. Eric Cline en las excavaciones de Megido en el norte de Israel. (Cortesía)

A partir de las descoloridas fotos en blanco y negro del personal de la excavación de Megido de la década de 1920, nunca se pensaría que décadas después un sucesor estaría desenterrando escándalos de estos primeros arqueólogos, en lugar de en el montículo bíblico que excavaron.

Pero si bien los primeros triunfos arqueológicos del equipo fueron anunciados internacionalmente, incluidos «Los Establos de Salomón» y los Marfiles de Meguido, las adversidades y tribulaciones personales de los empleados del período del Mandato Británico hacen que la lectura sea aún más emocionante en «Desenterrando el Armagedón: La búsqueda de la Ciudad Perdida de Salomón» del Prof. Eric Cline.

Cline, quien participó en las excavaciones actuales en el sitio desde 1994 hasta 2014, logra equilibrar los escándalos personales con la arqueología y, a través de la correspondencia de los empleados, ilumina el mundo tumultuoso que los rodea – incluida la Gran Depresión, la decadencia del Mandato Británico y el período previo a la Segunda Guerra Mundial. Cline habló con el podcast de The Times of Israel esta semana sobre su ímpetu para escribir el libro y lo que encontró.

“Quería contar la historia tanto de la arqueología como de los arqueólogos”, dijo Cline. Fue a buscar en cerros de papeles en los archivos del Instituto Oriental, así como en la Autoridad de Antigüedades de Israel y las diversas fundaciones Rockefeller que estaban involucradas en el sitio.

“La cantidad de escándalos que accidentalmente desenterré sobre los participantes es asombrosa. Realmente es una telenovela y me sorprende que hayan hecho algún trabajo», se rio Cline. Los «escándalos» incluían romance, traición, una «cougar» mayor cazando furtivamente a hombres más jóvenes y antisemitismo latente. Pero si bien eso hace que la lectura sea atractiva, la historia de las excavaciones en sí también es fascinante.

Situada en una antigua encrucijada en el valle de Jezreel, en el norte de Israel, Megido se menciona tanto en la Biblia hebrea como en la cristiana. Se dice que el rey Salomón fortificó la ciudad. Para los cristianos, también es el lugar de la batalla final, o Armagedón, llamada así por una asimilación del nombre hebreo “Har Megiddo” o Monte de Megido. Un total de 20 capas de ciudades – 5000 años de ocupación – se han excavado en Megido, que es uno de los sitios arqueológicos más grandes de Israel.

Personal de excavación de Megido y cónyuges, 7 de septiembre de 1928. Primera fila, sentados, de izquierda a derecha: William Staples, Yemima Guy (la hija de Eliezer Ben-Yehuda), P.L.O. Guy, Margaret Staples, Ivan Terentieff. Fila de atrás: Harry Parker, Edward DeLoach, Olof Lind, Robert Lamon, Geoffrey Shipton. (cortesía del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago)

A principios de la década de 1920, el nuevo Instituto Oriental de la Universidad de Chicago organizó una incipiente expedición a Megido. Duró desde 1925 hasta 1939 y fue financiada casi en su totalidad por los grandes bolsillos de John D. Rockefeller, cuyo dinero – alrededor de $ 2 millones solo para el primer pago – pagaba excavaciones durante todo el año, así como cenas de siete platos, largas horas de té. y una cancha de tenis en el lugar, que se consideraba una necesidad.

Era una era en la que la arqueología científica apenas estaba empezando: la llamativa y poco profesional excavación de Troya de Heinrich Schliemann había ocurrido 50 años antes, pero la tumba del Rey Tut, documentada metódicamente, acababa de abrirse tres años antes de que se iniciara la excavación de Megido.

Trabajadores a finales de 1926 limpian las plazas de la superficie de Megido. (cortesía del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago)

La expedición del Instituto Oriental de Chicago fue en realidad la segunda excavación «moderna» en el sitio. La primera, de 1903 a 1905, fue realizado por Gottleib Schumacher, cuyo destructivo trabajo arqueológico fue típico de la época y generó frustración y oportunidades perdidas en excavaciones posteriores. La tercera expedición en el sitio tuvo lugar en las décadas de 1960 y 1970 y fue dirigida por el arqueólogo israelí Yigal Yadin. La cuarta excavación es la actual de la Universidad de Tel Aviv, codirigida por el profesor Israel Finkelstein.

“La expedición de Chicago hizo los descubrimientos por los que Megido es más famoso: los establos de Solomon, los túneles de agua, los marfiles, el tesoro de oro”, dijo Cline. «Excavar en Megido puso tanto al Instituto Oriental como a Meguido en el mapa».

La expedición en Megido se produjo a través de una serie de batallas y una coincidencia: en 1919, el egiptólogo James Henry Breasted, que acababa de fundar el Instituto Oriental, conoció a Lord Allenby en El Cairo, escribe Cline en el libro. Allenby, entonces comandante británico de la Fuerza Expedicionaria Egipcia, le contó a Breasted que su victoria en la Batalla de Megido de 1918 se debió en parte a una traducción que Breasted había hecho de un relato antiguo de la batalla del faraón egipcio Thutmosis III en 1479 AEC ahí. El empleo de Allenby de algunas de las tácticas del faraón 3.400 años más tarde condujo a un triunfo similar.

“Allenby ignoró las órdenes de Londres y adoptó las tácticas egipcias – y ganó”, dijo Cline.

Megido y sus alrededores, dibujado por Edward DeLoach, publicado en Guy 1931 (cortesía del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago)

Allenby recomendó que Breasted buscara la ciudad de la era faraónica en Megido. Además, Breasted también quería encontrar la ciudad que construyó Salomón ahí, que se menciona en la Biblia hebrea.

“Era una idea romántica, pero también un mecanismo de recaudación de fondos”, dijo Cline. «John D. y Abigail Rockefeller le creyeron».

Identificar la ciudad de Thutmosis III ha resultado difícil. “Nunca llegaron a saber qué ciudad capturó Thutmosis III. Lo hemos reducido a uno o dos», dijo Cline.

«Gran Visita Real», 8 de marzo de 1929. De izquierda a derecha: P.L.O. Guy (arriba), A. Murray Dryer, David Rockefeller, Geoffrey Shpton, Mary ‘Tod’ Clarck, Edward DeLoach, Robert Lamon, Abby Rockefeller, John D. Rockefeller, Jr., James Henry Breasted, Harry Parker, portador de fez no identificado . (cortesía del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago)

Del mismo modo, los excavadores, en retrospectiva, nunca encontraron la ciudad de Salomón, aunque estaban seguros de que lo habían hecho en 1928 cuando se envió un cable exultante a la sede de Chicago. El descubrimiento de los «establos de Salomón» se convirtió en noticia de primera plana internacional.

Hoy en día, la mayoría de los arqueólogos cree que los establos (si son establos) es más probable que pertenezcan al rey Acab u Omri, o incluso a Jeroboam II. Cline dijo que a lo largo de la historia de las excavaciones de Megido, se adjuntaron cuatro niveles diferentes a la ciudad de Salomón, pero nadie está de acuerdo.

“Todavía queda mucho por excavar en el montículo y ¿quién sabe? Él [Salomón] podría aún salir a la luz”, dijo Cline.

Una excavación de alta tecnología durante la infancia de la arqueología

La excavación de Chicago fue innovadora en muchos ámbitos, dijo Cline. Fueron los primeros en utilizar la fotografía aérea mediante el envío de cámaras en globos aerostáticos. También fueron una de las primeras excavaciones en utilizar completamente los mapas de suelos Munsell, lo que permitía una mejor clasificación de suelos y cerámica. El equipo también intentó excavar estratigráficamente, excavando cada capa por separado.

Cable de Western Union que anuncia el descubrimiento de los «Establos de Salomón». (cortesía del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago)

La retrospectiva en 2020 lo es todo, pero claramente gran parte de la metodología utilizada por la expedición de Chicago no funcionaría en una excavación moderna. Mientras hubiera dinero, el equipo excavaba todo el montículo, capa por capa, para ver la imagen completa.

“Hoy en día nunca haríamos eso y dejaríamos mucho para que la próxima generación nos revise varias veces”, dijo Cline. Los arqueólogos hoy en día dejan muchos de sus sitios intactos, con la creencia de que la ciencia progresará y se desarrollarán nuevas tecnologías para probar hipótesis.

El primer mosaico de fotografías aéreas (vista hacia el este) creado en Megido (cortesía del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago)

Dado que la arqueología científica estaba todavía «en su infancia», dijo Cline, «¡deberíamos ser tolerantes, no demasiado, pero algo!»

Los hallazgos más resonantes tuvieron lugar justo cuando el equipo se estaba quedando sin fondos – y sin tiempo. En un viaje a casa en 1935 después de una visita al sitio, Breasted, quien como muchos miembros del equipo arqueológico estaba enfermo de malaria, también se infectó con faringitis estreptocócica y murió a su regreso a los Estados Unidos. Los Rockefeller estaban cada vez más reacios a tirar dinero al barril sin fondo de Megido y negaron más fondos.

Lentamente, los fondos se juntaron y en 1937 el equipo descubrió los monumentales marfiles en lo que ahora se considera una tumba en las habitaciones subterráneas de un palacio real de finales de la Edad del Bronce. Encima de los marfiles había huesos de niños y lo que hoy parece ser el esqueleto de un burro, pero en 1937 se pensó que era un camello. Los marfiles se encontraron en un estado desordenado en la tumba y se consideran bienes de las tumbas.

«Son ‘los’ marfiles de Megido», dijo Cline. Hoy, la mitad de la colección se encuentra en Jerusalén y la otra mitad en Chicago. Muy difícil de excavar y conservar, los marfiles se enviaron de gira con oro descubierto en la misma temporada 1937-38.

Esqueleto animal completo y marfiles en la mitad occidental de la sala norte del Tesoro, mirando hacia el este (cortesía del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago)

«Irónicamente, casi habían cerrado la excavación el año anterior», dijo Cline. Ahora se cree que el oro y los marfiles son «algunos de los descubrimientos más famosos encontrados en el sitio, pero estuvieron tan cerca de no serlo».

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil