“Sobre que conversarán Israel y Líbano”

Frontera entre Israel y Líbano.

Por primera vez en 30 años representantes de ambos países negociarán de manera directa sobre cuestiones civiles. Temas, participantes y expectativas a horas de un encuentro histórico.

El miércoles a la mañana representantes israelíes y libaneses se reunirán en una sede de la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas para el Líbano (FPNUL) para conversar sobre la frontera marítima entre los países, en lo que será la primera negociación directa entre los estados en los últimos 30 años.

Las fronteras terrestres estarán fuera de la agenda de este encuentro y el área de disputa entre Israel y Líbano es relativamente pequeña: 850 kilómetros cuadrados que para los israelíes representan menos del 2% de su zona marítima exclusiva, y para los libaneses alrededor del 3%.

“Es una disputa técnica y económica”, afirmó un importante funcionario del Ministerio de Energía que trazó marcadas diferencias entre este acercamiento y un proceso de paz o de normalización de relaciones como el que celebró recientemente Israel con Emiratos Árabes Unidos. “La situación actual impide el desarrollo de recursos naturales y una solución allanaría el camino en beneficio de ambos pueblos”, explicó.

Frontera costera entre Israel y Líbano.

En 2012 desde Jerusalem se señaló que estaban listos para dialogar con los libaneses sobre la frontera marítima y dividir los derechos del área en un 58-42 a favor de Beirut. Ocho años después, con mediación de la ONU y Estados Unidos, desde el Ministerio de Energía israelí esperan que sus pares libaneses se sienten en la mesa de negociaciones con una visión pragmática. “Es la manera de avanzar, será mejor que atascarse otros cinco o diez años”, señaló un funcionario que participará de las conversaciones.

El evento se desarrollará en una sede de la FPNUL establecida del lado libanés, a 200 metros de la frontera. Del lado israelí asistirá Udi Adiri, director ejecutivo del Ministerio de Energía; Reuven Ezer, asesor del primer ministro; Alon Bar, jefe del departamento político del Ministerio de Relaciones Exteriores; y el general Oren Setter, jefe de la División Estratégica de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI).

La parte libanesa estará representada principalmente por personal militar y posiblemente el jefe de gabinete del Ministerio de Relaciones Exteriores. Por la ONU asistirá Stefano Del Col, comandante de la FPNUL; y Jan Kubis, enviado especial al Líbano. En nombre de Estados Unidos mediará David Shenker, subsecretario de Estado e impulsor de esta mesa de diálogo; y John Desrocher, embajador estadounidense en Argelia.

El encuentro se desarrollará en una sede de las FPNUL, del lado libanés y a 200 metros de territorio israelí.

“Si en lugar de utilizar reservas de gas o petróleo importamos en grandes cantidades, el costo para la economía es de miles de millones”, explicaron fuentes israelíes que asistirán al encuentro. Sin embargo, si bien desde la cartera de Energía consideran que es importante encontrar una solución, sostienen que la principal urgencia es de Beirut: “Líbano no tiene reservas de gas e importa miles de millones al año en energía”.

Se estima que para los libaneses el hallazgo de un depósito de gas de tamaño mediano podría generar entre 5 y 6 mil millones de dólares anuales, un ahorro importante en un contexto libanés de una profunda crisis económica, agravada por la explosión en el puerto de Beirut que destruyó una parte importante de la ciudad capital.

Además de los beneficios económicos mutuos, un acuerdo contribuirá a fortalecer la estabilidad regional ya que estas disputas son motores de inestabilidad e incertidumbre. En ese sentido, el interés de Israel por un acuerdo es tan importante como para el país vecino del norte.

 

Fuente: Ynet Español