En un intento por combatir el Alzheimer, científicos israelíes utilizan el sistema inmunológico para reparar el cerebro

Anticuerpo de ImmunoBrain Checkpoint que estimula la comunicación de las células inmunes con el cerebro es visto como efectivo en animales de laboratorio; los ensayos clínicos en humanos comenzarán el próximo año.

Por Shoshanna Solomon

Imagen ilustrativa de un paciente anciano con Alzheimer o demencia (Chinnapong, iStock by Getty Images)

La startup biofarmacéutica israelí ImmunoBrain Checkpoint (IBC) espera que un anticuerpo que estimula el sistema inmunológico que ha diseñado ayude a lograr un gran avance en el tratamiento de la devastadora enfermedad de Alzheimer. La firma planea comenzar los ensayos clínicos el próximo año y está en proceso de recaudar unos $ 10 millones de inversionistas estratégicos y financieros.

La empresa dijo que su solución sería la primera terapia de este tipo que aprovecha el sistema inmunológico del cuerpo para ayudar a reparar el cerebro enfermo, y se basa en 22 años de investigación de la profesora Michal Schwartz y su equipo de investigadores en el Instituto de Ciencias Weizmann. IBC obtuvo la licencia de la tecnología de Yeda, el brazo de comercialización del Instituto Weizmann, y estableció la empresa en 2015.

El mes pasado, la startup dijo que recibió una subvención de $ 1 millón de la Asociación de Alzheimer en el marco del Programa de Subvenciones de la Asociación Part the Cloud-Bill Gates 2020 para apoyar el ensayo clínico de Fase I. El ensayo examinará la seguridad y la actividad del anticuerpo de IBC, IBC-Ab002, que tiene como objetivo estimular el sistema inmunológico e inducir la protección del cerebro en pacientes con enfermedad de Alzheimer y demencia.

El programa Part the Cloud busca aumentar la investigación y las pruebas de medicamentos para combatir la neurodegeneración.

Una imagen ilustrativa de la enfermedad de Alzheimer y la demencia, la pérdida de memoria y la degeneración cerebral (wildpixel; iStock by Getty Images)

El Alzheimer, la forma más común de demencia, es una enfermedad neurodegenerativa cuyos síntomas incluyen pérdida de memoria, deterioro del habla, problemas de orientación y deterioro significativo de las funciones motoras.

Afecta principalmente a las personas mayores, y entre las personas de 85 años o más alcanza una prevalencia de alrededor del 30%. Debido al aumento generalizado de la esperanza de vida, la incidencia global de la enfermedad ha aumentado y hoy se la conoce como la epidemia del siglo XXI.

«Es una enfermedad devastadora», dijo Schwartz en una entrevista telefónica, y agregó que será «como una pandemia en unos pocos años».

En los EE. UU., más de 5 millones de estadounidenses viven con la enfermedad y para el 2050 se prevé que aumente a casi 14 millones. El Alzheimer es la sexta causa principal de muerte en los EE. UU., y una de cada tres personas mayores muere con Alzheimer u otro tipo de demencia. Para 2050, los costos de lidiar con la enfermedad ascenderán a $1,1 mil millones de dólares en los EE. UU., de los $305.000 millones de dólares en 2020, según datos recolectados por la Asociación de Alzheimer.

La investigación sobre Alzheimer hasta la fecha se ha centrado en gran medida en reducir la formación de placas, células muertas, inflamación y otras toxinas en el cerebro, presentes en pacientes con la enfermedad. Las placas de amiloide son acumulaciones duras e insolubles de proteínas beta amiloides que se agregan entre las células nerviosas o neuronas en el cerebro de los pacientes.

Lamentablemente, la enorme cantidad de esfuerzo y dinero invertidos en la investigación aún no han dado lugar a avances, y no existen tratamientos disponibles en la actualidad que puedan detener o revertir la progresión de esta enfermedad que priva a las personas de su personalidad y esencia.

La Prof. Michal Schwartz, fundadora de la startup biofarmacéutica israelí ImmunoBrain Checkpoint (IBC) que espera reclutar el sistema inmunológico para combatir la enfermedad de Alzheimer y la demencia (Cortesía)

Schwartz y su equipo han adoptado un enfoque diferente. En lugar de centrarse en neutralizar los materiales tóxicos dentro del cerebro que están asociados con la enfermedad, se centraron en encontrar mecanismos para ayudar a reparar el cerebro para combatir la enfermedad.

En una investigación pionera publicada en 1998 y 1999 en Nature Medicine y en 2006 en Nature Neuroscience, el equipo de Schwartz sentó las bases para una nueva noción que nunca se había probado o sugerido antes: el cerebro necesita el sistema inmunológico para su preservación. A medida que el sistema inmunológico se debilita con la edad, la comunicación entre el cerebro y el sistema inmunológico se ve comprometida, lo que acelera la demencia y el Alzheimer.

“La sabiduría común durante décadas ha sido que el cerebro está completamente aislado del sistema inmunológico”, dijo Schwartz. “Lo que sugirió mi equipo en el de 1998 y otros estudios de seguimiento fue que el cerebro realmente necesita la ayuda de las células inmunes para mantenerse saludable, y que el envejecimiento del cerebro y el Alzheimer están asociados con esta comunicación insuficiente entre el cerebro y el sistema inmunitario.»

«Si el sistema inmunológico envejece prematuramente, causa una pérdida en el rendimiento cognitivo», agregó. «La integridad del sistema inmunológico es necesaria como apoyo del cerebro, para apoyar la plasticidad y reparación del cerebro».

Armado con este conocimiento, el equipo se propuso demostrar que si se restablece la comunicación entre el sistema inmunológico y el cerebro, «podemos modificar o cambiar el curso de la enfermedad de Alzheimer».

Liberar los «frenos» del sistema inmunológico

La clave era encontrar una manera de estimular el sistema inmunológico de una forma controlada, para restaurar la comunicación y, por lo tanto, ayudar a movilizar la población de células inmunitarias relevante desde la periferia hasta el cerebro, dijo Schwartz.

Los investigadores hicieron esto mediante el uso de un anticuerpo que liberaría los «frenos» del sistema inmunológico para que pudiera comenzar a comunicarse una vez más con el cerebro. Los frenos dentro de las células del sistema inmunológico mantienen el sistema inmunológico bajo control. Con el proceso de envejecimiento, los frenos tienden a controlar mucho, suprimiendo demasiado el sistema inmunológico, lo que provoca «un agotamiento del sistema inmunológico», explicó Schwartz.

“En lugar de intentar tratar directamente las placas o cualquier desecho acumulado en el cerebro en esta enfermedad – creemos que si estimulamos el sistema inmunológico, reactivamos un mecanismo de mantenimiento y reparación”, dijo.

El anticuerpo que IBC ha diseñado, basado en la nueva comprensión, tiene la capacidad de neutralizar «uno de los mecanismos que mantiene el sistema inmunológico bajo estricto control», dijo Schwartz. “La clave es soltar estos frenos modestamente, a un nivel óptimo”, para evitar los efectos secundarios de la sobre activación.

En el laboratorio, utilizando modelos animales con enfermedad de Alzheimer y demencia, el tratamiento con dicho anticuerpo mostró una «mejora sólida en la cognición y una reducción de la patología», dijo. El efecto se notó en todos los múltiples compuestos tóxicos que se acumularon en el cerebro, «abordando así la naturaleza multifactorial de las enfermedades y su heterogeneidad entre los pacientes», explicó Schwartz.

Ahora, IBC espera que los ensayos clínicos en humanos muestren los mismos resultados positivos. El tratamiento se administraría a los pacientes una vez cada tres meses mediante infusión, dijo.

«Definitivamente podría ser un gran avance para la enfermedad de Alzheimer», dijo Schwartz. «Es la primera vez que un enfoque de tratamiento activa un mecanismo de reparación en lugar de intentar neutralizar material tóxico en el cerebro, por lo que es el primero de su tipo».

En enero, IBC obtuvo una subvención de $500.000 dólares de la Asociación de Alzheimer para continuar con su tratamiento.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil