Con la esperanza de superar la «cura milagrosa» de Trump, israelíes desarrollan un nuevo coctel de anticuerpos

El presidente de EE. UU. tomó un coctel elaborado en laboratorio basado en anticuerpos de ratones y humanos, según se informa; el equipo de Tel Aviv dice que su versión usa solo anticuerpos humanos, lo que potencialmente aumenta la confiabilidad.

Por Nathan Jeffay

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se quita la mascarilla a su regreso a la Casa Blanca desde el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed el 5 de octubre de 2020, en Washington, DC. (Win McNamee / Getty Images / AFP)

Científicos israelíes han desarrollado un coctel de anticuerpos para combatir el coronavirus y sugieren que puede ser más confiable que la inyección que Donald Trump considera milagrosa.

Según los informes, los tratamientos del presidente de Estados Unidos para el coronavirus incluyeron un coctel experimental de anticuerpos fabricados artificialmente que está siendo desarrollado por el fabricante de medicamentos Regeneron. Él comparó los tratamientos que recibió para el coronavirus con «milagros que descendieron de Dios», destacando los cocteles de anticuerpos, a pesar de un intento de su principal asesor de enfermedades infecciosas, el Dr. Anthony Fauci, de moderar sus elogios.

Pero mientras que los anticuerpos administrados a Trump se basan, en parte, en los producidos por un ratón, los investigadores de la Universidad de Tel Aviv dicen que han desarrollado y probado en laboratorio un coctel similar que se basa completamente en anticuerpos humanos.

«Nuestros anticuerpos son algo muy similar a lo que recibió el presidente Trump», dijo la inmunóloga Natalia Freund a The Times of Israel. “La diferencia es que, según se informa, el coctel que él recibió se basó en parte en anticuerpos producidos por ratones modificados genéticamente, mientras que estos se basan en anticuerpos humanos, lo que significa que, en términos de seguridad, estabilidad y menor probabilidad de efectos adversos, existen ventajas.»

Miembros del equipo médico trabajan en la sala de coronavirus del Hospital Beilinson en Petah Tikva el 4 de octubre de 2020. (Yossi Aloni / Flash90)

Ella agregó: «Estamos negociando con las compañías farmacéuticas para comenzar a llevar nuestro coctel a ensayos en humanos».

Freund y sus colegas dicen que su cóctel de anticuerpos podría proteger a las personas sanas del coronavirus y ayudar a las personas infectadas a combatirlo.

Natalia Freund de la Universidad de Tel Aviv. (Cortesía, Tel Aviv University)

“Nuestra visión es usarlo como tratamiento para pacientes críticos y para la protección de poblaciones en riesgo y personas expuestas al coronavirus”, dijo. “La esperanza es que se pueda inyectar y dar protección durante algunas semanas, y volver a administrar hasta que finalmente llegue la tan esperada vacuna”.

El coctel aún no se ha probado en humanos. Pero Freund dijo que la investigación de laboratorio, que está siendo revisada por colegas para una posible publicación en la revista PLOS Pathogens, mostró que los anticuerpos detuvieron el virus in vitro. Ella dijo: «Cuando intentamos infectar células en presencia de los anticuerpos, el virus no pudo infectarlas».

Científicos israelíes han desempeñado un papel destacado en el desarrollo de tratamientos con anticuerpos, y el primer ensayo clínico del mundo para un medicamento contra el coronavirus se llevó a cabo en el Centro Médico Hadassah en Jerusalén en agosto y se mostró prometedor.

Pero con medicamentos como este, cada dosis necesita anticuerpos donados. El coctel Regeneron que se le dio a Trump y el que está desarrollando Freund utilizan anticuerpos producidos artificialmente. «Tenemos su secuencia y podemos producir cantidades infinitas de anticuerpos», dijo Freund.

Una imagen del informe de laboratorio del equipo de investigación de anticuerpos de la Universidad de Tel Aviv, en la que el rojo, el rosado y el morado significan infección por el coronavirus. (Cortesía, Universidad de Tel Aviv)

Se cree que el coctel de Regeneron se basa en anticuerpos de una sola persona que se recuperó del coronavirus y de un ratón que fue modificado para tener un sistema inmunológico similar al humano e infectado con coronavirus. Los investigadores de Tel Aviv reunieron miles de anticuerpos de unos 18 pacientes recuperados, los analizaron y eligieron los más prometedores según los patrones de su secuencia. Han hecho varias combinaciones y esperan usar varias de ellas a pruebas en humanos.

Freund dijo que si bien la idea de desarrollar anticuerpos artificiales no es nueva, cree que el enfoque de su equipo de secuenciar tantos anticuerpos para encontrar aquellos con el mejor potencial le da una ventaja. “Cada donante produce anticuerpos ligeramente diferentes y cada uno tiene cualidades ligeramente diferentes, y realmente encontramos aquellos que parecen ser los más adecuados”, dijo.

“Nuestros seis anticuerpos más prometedores unen a diferentes áreas objetivo del virus”, dijo Freund. “No es un mecanismo único, sino varios mecanismos de acción complementarios. Los anticuerpos identifican varios puntos débiles del virus, unen estos puntos y lo neutralizan».

 

 Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil