Los escaneos modernos podrían mostrar rastros de las dimensiones originales del «tefach»

El tefach, una antigua unidad de medida, fue utilizado por los antiguos israelitas.

Por Hannah Brown

Ortal Harush con una de las jarras de la Edad del Hierro encontradas en Khirbet Qeiyafa (Foto: Universidad Hebrea)

A los constructores de la sucá de hoy en día les puede parecer interesante que escaneos 3D creados recientemente de cerámica antigua puedan revelar las dimensiones originales del tefah, una unidad de medida bíblica basada en las dimensiones de una mano masculina.

El tefah fue utilizado principalmente por los antiguos israelitas. Aparece con frecuencia en la Biblia y es la base de muchas leyes judías. Es una medida especialmente importante en esta época del año, ya que los judíos practicantes la utilizan para calcular las dimensiones precisas, de acuerdo con la ley judía, para construir una sucá, la estructura al aire libre donde se celebra la festividad de Sucot, que comienza el viernes.

En un artículo publicado recientemente, tres arqueólogos israelíes informan que encontraron un sorprendente denominador común en una variedad de jarras de almacenamiento de un período de más de 350 años, del Reino de Judá y el Reino de Israel: el diámetro del borde interior de los cuellos de las jarras es consistente con las medidas de la palma de una mano masculina y puede reflejar las métricas originales para la medida bíblica del tefah.

Los tres arqueólogos – Ortal Harush de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Avshalom Karasik de la Autoridad de Antigüedades y Uzy Smilansky del Instituto Weizmann de Ciencias – publicaron sus hallazgos en el Boletín de las Escuelas Estadounidenses de Investigación Oriental (Bulletin of the American Schools of Oriental Research) que es publicado por las Revistas de Prensa de la Universidad de Chicago (University of Chicago Press Journals).

En el artículo, los investigadores describen cómo hicieron escaneos 3D de 307 jarras de la Edad del Hierro encontradas en Khirbet Qeiyafa, del Reino de Judea a principios del siglo X AEC; jarras «hipopótamos» del norte de Israel del Reino Israelita, siglo IX AEC – apodadas así por su gran tamaño y agarraderas de lazo que se pensaba que se asemejaban a los hipopótamos; y jarras de almacenamiento del Real Reino de Judea de los siglos VIII-VII AEC.

“Era natural que los antiguos alfareros adoptaran el estándar del ancho de la mano – el tefah. Era una unidad de longitud que se usaba ampliamente en la antigüedad y se menciona tanto en fuentes asirias y egipcias como en el Antiguo Testamento, por ejemplo: Números 25:25, Números 37:12”, escribieron los investigadores.

El equipo observó grandes variaciones entre las jarras – incluso aquellas del mismo período de tiempo y región geográfica. Solo una medida se mantuvo constante: el diámetro promedio del borde interior, que siempre medía, con una desviación estándar, entre 8,85 y 8,97 centímetros.

La distribución de este diámetro es estadísticamente idéntica al ancho promedio de la mano masculina. Para determinar la medida estándar de la palma de la mano de un hombre moderno, el equipo examinó las medidas tomadas por el ejército de los EE. UU. al pedir guantes para sus soldados, que coincidían con las medidas tomadas de las jarras antiguas. Aunque la altura y el peso de las personas han cambiado con el tiempo debido a muchos factores, incluida la mejora de la dieta y la salud, investigaciones anteriores han demostrado que las dimensiones de las palmas de las manos no han cambiado mucho en los últimos 3.000 años.

Los investigadores tienen varias teorías sobre por qué el borde interior se ha mantenido igual mientras que la forma general de las jarras ha variado tanto. Teorizan que el borde interior se mantuvo constante porque era una elección natural para los antiguos alfareros usar sus palmas como el diámetro estándar para las aperturas de las jarras. Y dado que las jarras de almacenamiento se usaban durante años, era importante poder meter la mano en las jarras para limpiarlas.

Los investigadores también teorizaron que las leyes bíblicas de pureza también desempeñaban un papel en las dimensiones uniformes del diámetro del borde interior. El Libro de los Números trata sobre la cuestión de si las jarras que se dejaban cerca de un cadáver eran ritualmente puras o impuras. Números 19:14-15 dice: “Esta es la ley, si un hombre muere en una carpa, cualquiera que entre en la carpa y cualquier cosa que esté en ella quedará sucia durante siete días. Todo recipiente abierto que no tenga un sello cerrado pasa a estar sucio».

Según estas líneas, el contenido de una jarra que se deja cerca de un cadáver se volvería impuro e inutilizable a menos que tuviera un sello especial en la parte superior. A lo largo de los siglos, las autoridades judías cuantificaron estas reglas de impureza, afirmando que el tamaño mínimo de la apertura a través de la cual puede entrar la impureza es el cuadrado del ancho de una mano por el ancho de una mano, o tefah por tefah.

Con el tiempo, varios rabinos intentaron proporcionar conversiones de las medidas bíblicas tradicionales a medidas modernas. Las conversiones para el tefah varían, con teorías contrapuestas de Avraham Jaim Naeh y el Chazon Ish, ambos rabinos ortodoxos del siglo XX que vivieron en el Israel anterior al estado. Según Naeh, un tefah equivale a 8 cm., mientras que según el Chazon Ish un tefah es 9,6 cm. La apertura uniforme de las antiguas jarras de almacenamiento, que mide entre 8,85 y 8,97 cm, se encuentra justo entre estas dos opiniones y podría aclarar las dimensiones del tefah bíblico, dimensiones que determinan gran parte de la ley religiosa.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil