A los palestinos y a mis semejantes árabes: su odio por Israel no logra nada

Los palestinos deberían dejar de culpar a los aliados árabes por sus fracasos, disputas y violencia, y asumir la responsabilidad. Hay un nuevo y valiente amanecer en las relaciones árabe-israelíes: ¿Cuáles árabes tienen el coraje de aceptarlo?

Khalaf Al Habtoor

Manifestantes palestinos lanzan piedras a las fuerzas de seguridad israelíes durante una manifestación semanal en la aldea de Kfar Qaddum el 2 de octubre de 2020. Foto: Jaafar Ashtiyeh – AFP

«Si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con tu enemigo. Entonces él se convierte en tu socio». Esta es una de las muchas perlas de sabiduría del presidente sudafricano Nelson Mandela.

Después de 18 años de encarcelamiento en la Isla Robben, Mandela finalmente comprendió que la violencia contra un enemigo militarmente superior no acabaría con el apartheid. De modo que empleó hábilmente el diálogo, el perdón y la reconciliación para lograr su objetivo de convivencia entre su pueblo y el régimen que los oprimía.

Desafortunadamente, su estrategia, que resultó en el cese de hostilidades entre sudafricanos blancos y negros, escapa al razonamiento de algunos de mis semejantes árabes que no tienen una solución para mejorar la vida de los palestinos, prefiriendo aferrarse a la misma vieja retórica y escenarios poco realistas que pertenecen a mediados del siglo XX.

He sido un partidario de los palestinos toda mi vida, tanto moral como materialmente, pero a lo largo de las décadas, las circunstancias han cambiado. Soy realista. No puedo quedarme clavado en un lugar de fantasía, y tampoco espero indefinidamente los milagros.

Nos guste o no, Israel existe como una potencia económica. Imaginar que boicotear los productos israelíes forzará el colapso del estado judío es infantil e hipócrita. Muchos de los componentes de sus computadoras son de fabricación israelí y se pueden encontrar microchips israelíes en más de 100 millones de dispositivos en todo el mundo. Aislar a Israel dentro de la región solo convence a los gobiernos israelíes de comprar más armas y construir más muros, tanto literal como metafóricamente.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, el ministro de Relaciones Exteriores de Bahréin, Abdullatif al-Zayani, y el canciller de los Emiratos Árabes Unidos, Abdullah bin Zayed Al-Nahyan, después de firmar los Acuerdos de Abraham, el 15 de septiembre de 2020. Foto: Saul Loeb – AFP

Yo les diría a los críticos de los históricos Acuerdos de Abraham, que dicen que significan una pérdida de influencia palestina y una erosión de las fichas de negociación, que durante muchos años ni los palestinos ni sus patrocinadores árabes han tenido ninguna influencia sobre los tomadores de decisiones israelíes.

Hay un argumento válido que dice que los israelíes han sido intransigentes. Pero lo mismo puede decirse de los palestinos que todavía insisten en el derecho al retorno de los refugiados en Siria, Jordania, Líbano y otros lugares. Nunca sucederá, y lo saben muy bien.

Un militante de Hamas parado frente a un mural que representa la Cúpula de la Roca en el campo de refugiados palestinos de Ain el Hilweh en Sidón, Líbano, 6 de septiembre de 2020. Foto: Aziz Taher / REUTERS

Sería mejor que pidieran a las naciones anfitrionas que demolieran los campamentos y les permitieran a los refugiados el derecho a trabajar y ser dueños de su propia casa. Los refugiados transmiten falsas esperanzas a sus hijos junto con las llaves de las antiguas casas de sus padres o abuelos y mantienen vivo un odio visceral por los israelíes a lo largo de las generaciones. Creo que esto es injusto para ambas generaciones.

Hay dos millones de palestinos, descendientes de palestinos que se quedaron en 1948, que tienen la nacionalidad israelí. La mayoría se enorgullece de su tradición árabe, sean musulmanes o cristianos, pero se contentan de llamarse a sí mismos árabes israelíes.

Ya es hora de que los palestinos dejen de culpar a los demás por su situación actual. En lugar de condenar a los antiguos aliados árabes – que los han apoyado con miles de millones de dólares, y en el caso de Egipto y Siria, libraron una guerra con Israel en su nombre – primero deberían dejar de pelear entre sí mismo.

Manifestantes palestinos sostienen una foto del presidente palestino Mahmoud Abbas durante una manifestación para apoyarlo, en la ciudad cisjordana de Tubas, 27 de septiembre de 2020. Foto: Majdi Mohammed, AP

Hamas y otros grupos militantes deben dar la espalda a la violencia que repercute en los residentes pobres de Gaza y es la principal razón del paralizante bloqueo. Los árabes no deberían apoyar a un Hamas que es 100 por ciento palestino pero que adula y se apega a Irán.

La belleza de los Acuerdos de Abraham es que beneficia enormemente a todos los signatarios en términos de comercio, turismo, tecnología y seguridad. Además, consolida un frente unido contra Irán, un enemigo común que trabaja para fabricar armas nucleares con las que quiere someter a sus vecinos.

Siempre que esta nueva distensión tenga éxito, Israel querrá preservar el acuerdo y, por lo tanto, obtendremos la capacidad de impulsar los derechos de los palestinos desde una posición de poder. Esto es sentido común básico.

El compromiso solo ocurre cuando ambas partes tienen algo importante que perder. Cuantos más estados árabes que se unan a Egipto, Jordania, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, que tengan tratados de paz con Israel, más influyente será nuestro bloque ante los Estados Unidos y en el escenario mundial.

El Líbano está atravesando posiblemente los períodos más desafiantes que se recuerden. La paz con Israel sería un enorme punto de inflexión, y sospecho que el pueblo libanés lo aprobaría si no fuera por los obstáculos que se interponen en el camino. Los libaneses necesitan el coraje para expresar lo que sienten en el corazón y decidir vivir en paz.

La bandera de Hezbolá y un cartel que ilustra a Hassan Nasrallah son fotografiados a lo largo de una calle, cerca de Sidón, Líbano, el 7 de julio de 2020. Foto: REUTERS / Ali Hashisho

El Líbano y el pueblo libanés deberían querer eliminar todos los obstáculos / problemas que lo impiden. Una vez que se superen esos problemas, se hará evidente un acuerdo de paz y el pueblo del Líbano podrá prosperar. Los libaneses tienen que ser lo suficientemente valientes para decidir vivir en paz.

En este frente, hay un rayo de esperanza. En los últimos días, Líbano e Israel, que se consideran en estado de guerra, acordaron mantener conversaciones mediadas por Estados Unidos sobre sus respectivos límites marítimos ante los nuevos hallazgos de petróleo y gas en todo el Mediterráneo oriental. Evidentemente, esto podría allanar el camino para futuras negociaciones para demarcar sus fronteras terrestres, lo que conduciría a una paz tan esperada entre los beligerantes países.

El dominio de Hezbolá sobre el Líbano está llegando a su fin. Hassan Nasrallah y sus esclavos seguidores se están volviendo tan despreciados que intentan desaparecer sin explicación. Y, para permanecer dentro de la arena política, sus aliados están obligados a distanciarse.

Para asegurarse de que Hezbolá nunca vuelva a asomar su fea cabeza, la gente debe exigir que sus líderes y comandantes terroristas sean juzgados por instigar guerras criminales, así como por su dominio sobre el Líbano que no ha producido más que ruina, miseria y pobreza sin precedentes.

Las banderas nacionales de Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Israel y los Estados Unidos proyectadas sobre el muro de la ciudad vieja de Jerusalén el 15 de septiembre de 2020. Foto: Ronen Zvulun / REUTERS

No hay duda de que los Acuerdos de Abraham son históricos en el sentido de que se diferencian de los anteriores acuerdos de paz israelí-árabes que se firmaban a regañadientes; en el caso de Egipto, el propósito era obtener la devolución de las tierras capturadas por Israel durante 1967, mientras que el presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, presionó a Jordania para que se suscribiera a cambio de cancelaciones de deuda.

Hasta el día de hoy no ha habido una auténtica normalización de las relaciones, salvo en el papel: todavía reina una paz fría.

Los Acuerdos de Abraham difieren significativamente porque todas las partes están decididas con entusiasmo a crear una alianza fuerte para impulsar un futuro pacífico y próspero para la región. Los intereses económicos dictan las políticas globales en estos días, y son las comunidades empresariales las que proporcionarán el pegamento para que los acuerdos tripartitos sean un gran y duradero éxito. Israel pronto descubrirá que nuestras naciones no podrían ser mejores aliados.

Mi tierra natal, los EAU, tiene una cultura progresista y tolerante, y mis compatriotas han aceptado el multiculturalismo, ofreciendo amistad y respeto a personas de diferentes razas y religiones. Somos un pueblo que soluciona nuestras diferencias con calma y cortesía, sin discusiones ni violencia. No tenemos tiempo para peleas; estamos demasiado ocupados trabajando duro y aprovechando al máximo nuestro tiempo libre.

Insto a todos los líderes árabes a enterrar viejos odios que han consumido sus políticas exteriores durante 72 años sin dar frutos. Únase a nosotros para forjar un Medio Oriente pacífico con nuevas y emocionantes oportunidades para todos. Este es el mejor legado que podemos dejar a nuestros hijos y generaciones venideras.

Khalaf Al Habtoor es el presidente del Grupo Al Habtoor, un conglomerado empresarial internacional con intereses en bienes raíces, hoteles, la industria automotriz, educación y publicación, con sede en los Emiratos Árabes Unidos. Twitter: @khalafalhabtoor.

 

Fuente: Haaretz
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil