¿A qué saben los dátiles de la antigua Judea de hace 2000 años? Científicas israelíes lo averiguaron

Por Viva Sarah Press, NoCamels

Una cosecha de dátiles de semillas de 2000 años de antigüedad. Foto: Marcos Schonholz

No tan dulce como el dátil Medjool, nada pegajoso y deja un agradable sabor a miel, así es como la Dra. Sarah Sallon describe el sabor de un dátil que brotó de una semilla de 2.000 años de antigüedad.

La Dra. Sallon, que investiga la medicina natural, es una de los pocos afortunados que ha tenido la oportunidad de probar uno de los 111 dátiles antiguos de Judea recolectados en septiembre en el Kibbutz Ketura en el sur de Israel. Fue una cosecha que acaparó la atención de los medios de comunicación mundiales.

Después de todo, se necesitaron 15 años de paciencia, esperanza, anticipación y técnicas agrícolas innovadoras para hacer posible la hazaña aparentemente botánicamente imposible.

«Me tomó algo de tiempo descubrir cómo podría hacerlo porque solo tienes una oportunidad con cada semilla», dijo la Dra. Elaine Solowey, que dirige el Centro de Agricultura Sostenible en el Instituto Aravá de Estudios Ambientales en el Kibbutz Ketura, en un video del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí realizado en 2016 antes de que se supiera si estos árboles darían frutos.

La Dra. Elaine Solowey del Instituto Aravá, a la izquierda, y la Dra. Sarah Sallon del Hospital Hadassah con Ana, la palmera datilera germinada a partir de una semilla que data de hace dos milenios. Foto: Marcos Schonholz

Si bien las comunidades científicas y agrícolas celebraron esta histórica cosecha, solo Sallon, Solowey, un puñado de los otros científicos involucrados en el proyecto de avivamiento y algunos miembros del kibutz pudieron probar trozos de esta variedad de dátiles perdida hace mucho tiempo, saboreada por última vez en la época de Jesús y los Macabeos. La mayor parte del botín se guarda para fines científicos.

«Necesitamos una gran cantidad de datos para investigar, determinar las propiedades, ver cuál es el valor nutricional», dice Sallon, gastroenteróloga pediátrica que dirige el Centro de Investigación de Medicina Natural Louis L. Borick en el Hospital Hadassah en Jerusalén, sobre por qué la mayor parte de la cosecha de dátiles se llevó a laboratorios de investigación.

Los científicos y horticultores israelíes ahora están tratando de encontrar una manera de «utilizar el cultivo de tejidos y hacer cientos de miles de réplicas exactas» de Ana, la palmera datilera germinada a partir de una semilla que data de hace dos milenios.

El pasado sigue vivo

Sallon dice que los dátiles parecen ofrecer esperanza en el mundo de incertidumbre actual.

“En esta era de calentamiento global y pérdida de especies, pensé que era importante intentar revivir estas antiguas variedades. Para la conservación”, le dice a NoCamels Sallon, quien se mudó de Inglaterra a Israel.

Semilla de dátil. Foto: Yair Wahle

“La naturaleza tiene este inmenso poder de renovarse, de rejuvenecerse. Especialmente ahora, creo que la gente lo necesita. Cambio climático, terribles tifones y huracanes. La gente está perturbada. Creo que es por eso que obtuvimos una respuesta tan inmensa al recuperar estos dátiles de la extinción”, dice. «Esto es algo que vino del pasado y todavía está vivo».

En la década de 1960, el famoso arqueólogo israelí, el profesor Yigal Yadin, descubrió miles de semillas de dátiles enterradas bajo los escombros durante sus excavaciones en Masada. Se encontraron otras semillas de dátiles en cuevas cerca del Mar Muerto. Todas estuvieron almacenadas durante más de 40 años.

Hasta que Sallon inició un proyecto destinado a germinar semillas antiguas para reintroducir plantas extintas cultivadas anteriormente en la región y conocer sus cualidades. También estaba interesada en cómo se pueden utilizar las plantas con fines medicinales.

Estudios modernos han demostrado que los dátiles benefician la digestión, reducen el colesterol, mejoran la memoria, aumentan la producción de sangre, tienen propiedades afrodisíacas y fortalecen el sistema nervioso.

“Sería interesante si se usaron en ese entonces por las mismas razones”, le dijo a NoCamels durante una llamada telefónica desde su casa en Jerusalén.

La Dra. Elaine Solowey del Instituto Aravá, a la izquierda, y la Dra. Sarah Sallon del Hospital Hadassah. Foto: Marcos Schonholz

Entonces, en 2005, Sallon recurrió a Solowey, una experta en agricultura árida, en busca de ayuda.

Solowey remojó las semillas en agua enzimática y fertilizante y las plantó en tierra estéril para macetas en un invernadero. Los vástagos se trasladarían más adelante al Kibbutz Ketura.

Las palmeras datileras llevan el nombre de figuras bíblicas. Después de todo, las palmeras datileras son elogiadas en la Biblia – así como en el islam y las civilizaciones griega y romana – como símbolos de belleza, fertilidad, paz y victoria.

El primero de los antiguos vástagos de dátiles, Matusalén, lleva el nombre de la persona más veterana mencionada en la Biblia. Matusalén incluso recibió la designación del Libro de Récords Guinness como la semilla más antigua cultivada.

Las otras palmeras datileras que han brotado de estas semillas antiguas se conocen como Adán, Ana, Judith, Jonás, Booz y Uriel.

Vástagos de dátiles antiguos germinados. Edades en meses al momento de la fotografía (A a C) Adán (110 meses), Jonás (63 meses) y Uriel (54 meses). (D a F) Booz (54 meses), Judith (47 meses) y Ana (88 meses). Foto: Guy Eisner

En febrero de este año, el último artículo científico publicado sobre la germinación de estas semillas en Science Advances, revivió un nuevo interés en estos dátiles, dice Sallon.

“Este estudio, que confirma la supervivencia a largo plazo de las semillas de palmera datilera, brinda una oportunidad única para redescubrir los orígenes de una población histórica de palmeras datileras que existió en Judea hace 2.000 años. Las características de la palmera datilera de Judea pueden aclarar aspectos del cultivo antiguo que contribuyeron a la calidad de su fruto y, por lo tanto, tienen una relevancia potencial para la mejora agronómica de los dátiles modernos”, escriben los autores.

Y aunque Sallon compara el sabor de estos antiguos dátiles de Judea con el de Medjool, reitera que no es una experta en alimentos y simplemente come la variedad Medjool.

Dátiles de la palmera datilera Ana. Foto: Debbie Eisner

En el artículo publicado por Science Advances, los científicos dicen que “las relaciones genéticas entre el dátil antiguo y las variedades actuales muestran a Matusalén y Adán cerca de las variedades orientales modernas Fardh4 y Khalass, respectivamente,  asignadas a las variedades actuales del Golfo Arábigo; Ana y Judith se relacionaron con las variedades iraquíes modernas Khastawi y Khyara, respectivamente; y Uriel, Boaz y Jonás, los genotipos más occidentales, relacionados con las variedades marroquíes modernas, Mahalbit, Jihel y Medjool, respectivamente”.

Los planes para el futuro cercano de Sallon incluyen aprender más sobre los dátiles nuevos y antiguos, cómo reintroducir el dátil de Judea en el mercado y continuar investigando las propiedades medicinales de estos dátiles.

Inspirando a la próxima generación

Ella tiene otro objetivo que espera lograr lo antes posible: publicar una historia para niños que escribió para fomentar la curiosidad de los niños en la ciencia.

“Los niños de hoy son los custodios de este planeta. No leen revistas científicas”, le dijo a NoCamels, señalando que su amiga, Jane Goodall, escribió la introducción de su libro infantil inédito.

“Escribí sobre el dátil, desde el punto de vista del dátil, se va a dormir durante el asedio de Masada y literalmente se despierta en un laboratorio. Es una historia para niños sobre la ciencia y lo que representa».

 

Fuente: NoCamels
Traducción:
Consulado General H. de Israel en Guayaquil