Estudio de la TAU mostró un aumento del volumen de la amígdala en el cerebro después de la cuarentena

Se cree que el aumento del volumen cerebral se debe a un exceso de emociones negativas.

La tecnología Aidocs AIaidoc utilizada durante un escaneo cerebral TAC. (Foto: AIDOC)

Después de la primera cuarentena por coronavirus, una alta proporción de jóvenes adultos israelíes que participaron en un estudio de investigación en la Universidad de Tel Aviv (TAU) ha mostrado un aumento en el volumen de una parte del cerebro humano que controla las emociones conocida como amígdala.

El profesor Yaniv Assaf y su equipo de investigación compararon las imágenes por resonancia magnética del cerebro de 75 personas sanas en Israel, menores de 30 años, antes y después de la primera cuarentena por coronavirus. Descubrieron que el 95% de ellos mostró un aumento en el volumen de la amígdala y algunas otras partes de los lóbulos temporales.

Assaf, miembro de la Facultad de Ciencias de la Vida de la TAU, la Escuela de Neurociencia Sagol y director del Centro Strauss de Neuroimagen, dijo que él y su equipo creen que este aumento de volumen en la región del cerebro que juega un papel clave en el procesamiento de las emociones “es probablemente una expresión cerebral de la incertidumbre, la ansiedad y el estrés que experimentaron los sujetos como consecuencia del estallido de la pandemia y el encierro”.

Cuando comenzó la pandemia y el encierro, los investigadores decidieron contactar a sujetos que se habían sometido a resonancias magnéticas entre el cuarto trimestre de 2019 y febrero de 2020 para realizar otras investigaciones, y volvieron a escanear sus cerebros después de que terminó la cuarentena, dijo Assaf. El equipo comenzó la segunda ronda de escaneos a principios de mayo y continuó hasta hace poco.

Los resultados mostraron que, en los primeros escaneos posteriores al encierro, el 95% de la amígdala de los sujetos había aumentado de volumen en más del 10%. Muchos tenían un volumen aumentado de 12% a 15%, pero este volumen disminuyó en revisiones posteriores a 2% -3% por encima de lo normal, dijo.

Por el contrario, un grupo de control de escaneos realizados en sujetos sanos con varios meses de diferencia en 2019, antes del brote de coronavirus, no mostró ningún aumento en el volumen de la amígdala.

El estudio es inusual porque, en general, cuando los científicos examinan el efecto del estrés en el cerebro, es en respuesta a un evento intensamente traumático, como un accidente automovilístico, dijo Assaf. El coronavirus es diferente porque es un evento prolongado «con una intensidad relativamente baja, pero la gente se acuesta pensando en el virus y el encierro, y se despierta pensando en ello», dijo.

Alrededor del 40% de los participantes del estudio fueron suspendidos sin paga durante la cuarentena, y esto probablemente habría aumentado su ansiedad sobre su situación financiera y bienestar, dijo.

Los investigadores planean volver a escanear a los sujetos después del encierro actual y esperan ver que el 5% -10% experimentará una respuesta de estrés postraumático, lo que podría resultar en una reducción del volumen de la amígdala.

«Sospecho que veremos más depresión y desesperación después del segundo encierro – en el momento que termine», dijo Assaf.

La incertidumbre y las regulaciones en constante cambio que muchos consideran arbitrarias podrían aumentar el estrés que experimentan las personas, dijo.

“El Ministerio de Salud y el gobierno deben tener en cuenta que la salud mental es tan importante como los efectos del virus … Incluso si el 1% de la población se infecta con el coronavirus, nueve millones de personas se ven afectadas por el estrés”, Assaf. dijo. «El virus desaparecerá algún día, pero los efectos sobre la salud mental estarán con nosotros durante mucho tiempo».

El equipo de investigación ha enviado un artículo sobre sus resonancias magnéticas a revistas revisadas por colegas y ha publicado una versión previa a la publicación de sus hallazgos que no ha sido revisada por colegas en línea en:

https://www.biorxiv.org/content/10.1101/2020.09.08.285007v1

“Esta pandemia nos ha brindado una oportunidad única de explorar los efectos de un evento estresante prolongado en las personas”, dijo Assaf. «Se podría decir que es el experimento de comportamiento más grande en la historia del mundo … Nadie quería pasar por esto, pero ¿puede la gente hacerlo de una mejor manera?»

Comprender los efectos que tiene la cuarentena en la salud mental es un primer paso para encontrar esa mejor manera, dijo.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil