10 animales salvajes que no sabías que vivían en Israel

Desde elegantes felinos hasta extraños escorpiones y sapos, el país alberga una amplia variedad de vida salvaje.

¿Te acuerdas de la naturaleza? ¿Ese concepto agradable, salvaje y puro que alguna vez solíamos aprovechar al aire libre, admirar y ensuciar sin fin? Bueno, aún está ahí y probablemente esté mucho mejor ahora que la humanidad no tiene la plena capacidad de querer destruirla.

Lo mismo puede decirse de sus habitantes que ahora deambulan en libertad por su entorno sin ser molestados por los molestos humanos. Y aunque no nos extrañan, nosotros sí extrañamos a los hermosos animales salvajes que viven en Israel.
Lamentablemente, por el momento tendremos que conformarnos con verlos a través de las pantallas de nuestros dispositivos.

1.- Jerbo de Egipto (Jaculus jaculus)

Un jerbo de Egipto. Foto: Elias Neideck/Wikimedia Commons

 ¿Es un canguro? ¿Es un ratón? No, es un Jaculus o un jerbo de Egipto. Se trata de un pequeño roedor saltarín que se encuentra en los desiertos de África y Oriente Medio, incluido Israel.

El jerbo es un animal nocturno y solitario que tiene un increíbles sentidos del olfato, la vista y el oído, lo que lo hace hiperconsciente de todo lo que hay en su entorno. Tiene patas largas como de canguro que le permiten saltar casi tres metros a la vez y cubrir grandes distancias en busca de alimento.

En Israel, la población de jerbos egipcios disminuye porque la construcción está reduciendo su hábitat natural y porque los gatos que viven en los límites de las ciudades y en las urbes los cazan. Así, se han convertido en una especie protegida.

2.- Gato de las arenas (Felis margarita)

Gato de las arenas. Foto: Payman Sazesh/Wikimedia Commons

Lo que a simplemente parece un gatito tierno y peludo es en realidad un animal salvaje que mora en las dunas arenosas y desiertos pedregosos de África y Asia.

Mucho más pequeños que los ejemplares domésticos, los gatos de arena son animales solitarios que pasan sus días escondidos y que salen por la noche a cazar a sus presas (roedores, insectos y lagartos). Su pelo pálido y arenoso los ayuda a mezclarse con su entorno y el pelaje de sus patas los protege del terreno caliente.

En los últimos años, no se ha visto gatos de arena en Israel, lo que quizás indique que se han extinguido en el área con la posible explicación de que fueron expulsados ​​de su entorno por caninos más grandes, como los zorros. Ojalá que no.

3.- Salamandra de fuego del Cercano Oriente (Salamandra infraimmaculata)

Salamandra de fuego del Cercano Oriente. Foto: Ab-Schetui/Wikimedia Commons

La salamandra de fuego del Cercano Oriente vive en Israel, Siria, Líbano, Irán e Irak. En nuestro país habita el norte, sobre todo en las regiones del Carmel y la Galilea. Es considerada una especie protegida en peligro de extinción.

Las salamandras de fuego son negras con un patrón único de manchas amarillas o naranjas en el lomo. Dos glándulas de veneno en la parte posterior de sus cuellos les sirven para atacar y defenderse.

En el pasado se creía que nacían en incendios y que eran portadoras de malos augurios pero de hecho necesitan un ambiente húmedo para crecer y prosperar. No traen mala suerte a nadie, salvo a los pequeños insectos que devoran.

4.- Sapo de espuelas sirio (Pelobates syriacus)

Sapo de espuelas sirio. Foto: F.C. Robiller/naturlichter.de/Wikimedia Commons

Regordete, brillante y con grandes y saltones ojos, el sapo de espuelas sirio es quizás el anfibio más lindo del mundo. Su hábitat natural se extiende desde Europa del este hasta Asia Occidental, siendo Israel el lugar más al sur donde se puede hallar.

Estos animales se registraron por primera vez en Israel a fines del siglo XIX y, a lo largo de las décadas, su número disminuyó. En la actualidad sólo hay unos pocos cientos de individuos. Según la Sociedad para la Protección de la Naturaleza en Israel, su preservación podría ser ayudada si las piscinas de invierno existentes se protegen del drenaje y la contaminación, así como con la creación de otras artificiales.

Como muchos de sus compatriotas salvajes, estos sapos son animales nocturnos que cazan en la oscuridad y pasan los días de calor abrasador en lo profundo de una guarida, a veces incluso estivando (como hibernar pero en verano). Que, para ser honestos, es nuestro estado actual de ser.

5.- Turón jaspeado (Vormela peregusna)

Un turón jaspeado. Foto: Volker Röhl/Wikimedia Commons

Los turones jaspeados son pequeños cazadores con mala vista y buen sentido del olfato que no deben ser confundidos con una mofeta (aunque también emiten un olor fuerte cuando se sienten amenazados).

Se pueden encontrar desde el sureste de Europa hasta China. En Israel fueron vistos por primera vez a principios del siglo XX en las áreas de Jerusalén y el Mar Muerto. Desde entonces, se han dirigido más al sur hacia el desierto, probablemente siguiendo la expansión de la agricultura a esas áreas que alguna vez fueron áridas.

Se desconoce el número de turones jaspeados en Israel y son difíciles de atrapar u observar en su hábitat natural. En su mayoría, son activos por las mañanas y las noches y no duermen en el mismo lugar dos veces sino que cada día buscan un nuevo lugar para descansar.

6.- Caracal (Caracal caracal)

El caracal se puede encontrar en todo Israel. Foto: Habib M’henni/Wikimedia Commons

Los caracales, una hermosa especie felina salvaje, se pueden hallar en todo Israel, desde los Altos del Golán hasta el Mar Muerto y parecen haber aumentado en número y distribución a lo largo de los años.

Los caracales suelen vivir solos pero también se han avistado en pequeños grupos. Aunque viven en la tierra, también son expertos trepadores de árboles y en su mayoría cazan liebres y perdices.

A pesar de no estar en peligro de extinción, se les considera un animal vulnerable y es ilegal matarlos como ocurre a veces en todo el mundo, con cazadores furtivos tras la carne y las pieles y los ganaderos que buscan proteger a su ganado.

7.- Sapillo pintojo de Hula (Latonia nigriventer)

El sapillo pintojo de Hula alguna fue considerado extinto. Foto: Mickey Samuni-Blank/Wikimedia Commons

Es la hora algunas buenas noticias: en Israel se consideraba que el sapillo pintojo de Hula, que vive en las marismas del lago homónimo, se había extinguido cuando se drenaron los pantanos en la década de 1950. Sin embargo, en 2011 un guardaparque se encontró con una rana que no reconoció y se la llevó a los especialistas que determinaron que en realidad era la especie que se creía extinta.

Si bien en la actualidad es una especie en peligro crítico de extinción, al menos los sapillos pintojos de Hula aún existen. Se estima que algunos cientos de ellos residen en su entorno original.

8.- Gacela arábiga de montaña (Gazella gazella)

Una gacela montañesa arábiga. Foto: Hila Axelrod/Wikimedia Commons

Si alguna vez has ido de excursión en Israel, quizás te hayas topado con una o dos gacelas arábigas de montaña. Llevan aquí mucho tiempo e incluso se mencionan en la Biblia.

Estos animales viven, principalmente, en los desiertos de Judea y Néguev y son criaturas de aspecto delicado, con patas delgadas y pequeños cuernos. Pero no te dejes engañar por su estilizada apariencia: son súper rápidos (pueden correr hasta 80 kilómetros por hora. Además viven una vida comunitaria muy ajetreada organizada en manadas de acuerdo con el género y la edad.

9.- Leopardo de Arabia (Panthera pardos nimr)

Un leopardo de Arabia en Israel. Foto: Yossi Oud/Wikimedia Commons

Los leopardos de Arabia son una especie de leyenda en Israel y los excursionistas hacen todo lo posible para encontrarlos. A los niños pequeños se les advierte no alejarse de los campamentos por temor a que sean atacados. Sin embargo, las posibilidades de toparse con un animal de esta especie son increíblemente escasas ya que están al borde de la extinción.

Si te topas con uno, podrás reconocerlo por su pequeño tamaño, cola larga, pelaje amarillo pálido y manchas negras (sin mencionar que es el único tipo de leopardo que vive en Israel). Y también puede estar seguro de algo: los leopardos no comen humanos sino presas mucho más pequeñas como liebres, roedores y otros animales.

10.- Escorpión ciego (Akrav israchanani)

Un escorpión ciego en Israel. Foto: Sasson Tiram/Universidad Hebrea de Jerusalén

Hay que admitir que este arácnido ya no vaga por Tierra Santa. Pero es demasiado genial para no mencionarlo, así que aquí vamos.

En 2006, investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén encontraron ocho especies antiguas completamente desconocidas y preservadas dentro de la cueva Ayalon. Entre ellas, un escorpión ciego.

Nombrado así por los científicos que lo hallaron en la cueva, el escorpión ciego fue descubierto muerto pero sus contemporáneos pueden estar escabulléndose por las oscuras y profundas reservas de sus alrededores. También se encontraron crustáceos de agua de mar y de agua dulce, y otras especies terrestres que estaban todas emparentadas pero que eran distintas a las criaturas modernas.

 

Fuente: Israel 21C