El asesor del estado sobre el virus califica el confinamiento como “La solución más estúpida y peligrosa”

Un hombre israelí parado en sus manos en una calle vacía durante un cierre a continuación de las medidas del gobierno para ayuda a detener la propagación del coronavirus, en Tel Aviv, 8 de abril del 2020.

El cierre ´matará el espíritu israelí´, dice Hagai Levine del panel de expertos del zar del COVID-19, mientras otro crítico predice malos resultados y una repetición en 3 meses.

El nuevo confinamiento de Israel es la ¨solución más estúpida y peligrosa¨ a sus problemas con el coronavirus, según el jefe del sindicato de médicos Hagai Levine, un miembro del panel de expertos del zar del coronavirus.

Mientras Ronni Gamzu, el responsable del virus a quien asesora, ha regresado al confinamiento, que empieza el viernes, Levine se opone resueltamente, insistiendo que, al contrario de las advertencias de algunos directores de hospitales, el sistema de salud no está en peligro de colapso y, por lo tanto, la medida no está justificada.

Un hombre atado a un poste en protesta contra un cierre por el coronavirus, en Jerusalem, 12 de septiembre del 2020.

A pesar de la fuerte condena de los líderes empresariales y las críticas de los políticos de la oposición, el gobierno ha opinado que, con la escalada de casos y la hospitalización en aumento, el confinamiento es la única opción. ¨No hay otra opción que imponer un confinamiento¨, dijo el Ministro de Salud, Yuli Edelstein, mientras el gobierno se preparaba para aprobar la medida. ¨Éste es un día difícil para el país. Pero no hay otra opción que esta propuesta¨.

El Dr. Hagai Levine de la Asociación Israelí de Médicos de la Salud Pública.

Pero Levine, un epidemiólogo, le dijo a The Times of Israel que Israel necesita luchar contra el virus cambiando la conducta del público a lo largo de la duración de la pandemia, no invirtiendo esperanzas en un confinamiento de tres semanas. ¨El objetivo debería ser cambiar el comportamiento, cómo las personas se relacionan con la enfermedad. Y si pones un martillo en la cabeza de la gente, esto no cambiará¨, dijo.

Levine trabaja en las predicciones para la pandemia con dos expertos de la Universidad Hebrea sobre estadísticas y modelos. Uno de ellos, el economista David Gershon, le dijo a The Times of Israel que está convencido que el cierre no traerá los resultados deseados, y que el gobierno terminará implementando un tercer cierre.

¨Están destruyendo al país, pero pronto volveremos a la misma situación¨, dijo Gershon.

El Prof. David Gershon de la Escuela de Negocios de Jerusalem en la Universidad Hebrea.

Levine argumentó: ¨Necesitas un enfoque equilibrado, no uno que matará el espíritu israelí. Podríamos obtener el control sobre la pandemia con un plan racional que bajaría la infección¨.

Tal plan podría ser simple, dijo, como permitir que la vida continúe, distanciados socialmente y con una excepción: una prohibición total de más de 10 personas en el mismo espacio interior.

Los defensores del cierre dicen que es bueno para la salud general de la nación, al proteger el sistema de salud para que no se sobrecargue. Pero Levine, que confía en que el sistema de salud tiene la capacidad para hacer frente, dice que están equivocados.

¨Hay que tener en cuenta la salud de todas las poblaciones, no sólo del COVID-19, y la gente no comprende que necesitas ver la imagen general¨, dijo. ¨No ven a las personas saludables que se deprimirán, la pérdida de salud por razones económicas, convertirse en objeto de violencia [doméstica], o ganar peso y morir de un ataque al corazón¨.

Gershon predijo que Israel podría encontrarse en otro cierre tan pronto como en diciembre. ¨El confinamiento no va a traer los resultados que pensamos que traerá, y volveremos estar en la misma situación en tres meses¨, predijo.

Los casos diarios confirmados de coronavirus ascendieron a un récord de 5,533 el martes.

Gershon reconoció que hay alarma sobre las tasas altas de infección, pero dijo que no se traduce en que los hospitales estén sobrecargados, e incluso si lo estuvieran, pueden estirarse.

¨No deberíamos cerrar el país debido a los casos infectados por día¨, dijo. ¨Esto es más una pandemia de los medios de comunicación. Los medios de comunicación está haciendo tanto alboroto respecto a los números. La escala en la que estamos en los hospitales es de verdad relativamente baja¨.

Actualmente hay 535 pacientes de coronavirus en condición grave, y se ha sugerido ampliamente que los hospitales tendrán dificultades si tienen más de 1,000 casos de ese tipo. Indicando que los funcionarios de los hospitales han dicho que el personal, no el espacio físico, es su mayor desafío. Gershon dijo que el estado puede desplegar personal adicional, como sería en el caso de un desastre natural, y debería invertir rápidamente en mano de obra para poder sofocar los temores de que el sistema se vea desbordado.

¨Debería hacer la inversión necesaria y lidiar con ello¨, dijo. ¨¿Qué le dirían a las personas si hubiera un terremoto -que se quedaran en casa? ¿Qué no tenemos capacidad en los hospitales?¨

Añadió: ¨El país tienen que aprender a vivir con el COVID-19 …Necesitamos ser capaces de vivir con incluso 2,000 pacientes en situación seria¨.

Gershon argumentó: ¨Donde estamos ahora no justifica el cierre del país. La gente que quiere ver cero, o 200 casos nuevos al día no están siendo realistas. Menos de 500 tampoco va a suceder. El virus no se puede detener, así que tenemos que aprender a vivir con él.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Guayaquil