Plan propuesto de $ 237 millones a 5 años busca 20,000 ingenieros árabes para la Nación de Startups

La organización sin fines de lucro Tsofen desarrolla una estrategia junto con las autoridades locales árabes, con la esperanza de que los fondos estatales impulsen la integración de la población árabe en la tecnología.

Por Shoshanna Solomon

Estudiantes árabes participan en un Makeathon en 2020 en la Universidad de Tel Aviv organizado por Tsofen. Un Makeathon es cuando equipos trabajan para crear nuevos productos (Cortesía)

Una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo aumentar la participación de los árabes en el sector de la tecnología se ha asociado con jefes de las autoridades locales árabes para establecer un plan quinquenal de 800 millones de NIS (237 millones de dólares) para aumentar el número de ingenieros árabes a 20.000 en cinco años.

La estrategia, establecida junto con la consultora Deloitte, se presentará al gobierno en las próximas semanas, dijo por teléfono Sami Saadi, director ejecutivo de la organización sin fines de lucro Tsofen. «Esta es una misión nacional, que tiene como objetivo impulsar la industria tecnológica en Israel y crear áreas de crecimiento alrededor de las ciudades árabes y espacios de trabajo conjuntos judíos-árabes».

Si el gobierno acepta financiar el proyecto, como se espera, la inversión podría impulsar el PIB de Israel en unos 5.000 millones de NIS, dijo Tsofen, ya que aprovecharía a los ciudadanos árabes, actualmente muy sub-representados en el sector tecnológico israelí, y los convertiría en participantes en la bonanza de la innovación. La idea es que el gobierno entregue el dinero y las autoridades locales, junto con los ministerios, escuelas y universidades pertinentes, lo hagan realidad.

Israel “debe aprovechar esta oportunidad que le presentamos y comprender que, de implementarse, podría despertar grandes cambios en la economía, cuyos frutos veremos dentro de unos años”, dijo Saadi. Pero esto solo se puede lograr si a los árabes se les presentan las mismas oportunidades que tienen sus homólogos judíos, dijo.

Sami Saadi, director ejecutivo de Tsofen (Ilya Manlikov)

El objetivo del programa es aumentar el número de ingenieros a 20.000 de los 8.000 actuales y aumentar el salario medio por hogar en el sector árabe a 17.000 NIS en cinco años de los 10.912 NIS actuales.

El programa se basa en una serie de pilares principales: desarrollar capital humano adecuado para satisfacer las necesidades de la industria tecnológica, y así aumentar la oferta de empleados altamente calificados al sector; impulsar la integración de la población árabe en la escena tecnológica y promover el espíritu empresarial mediante la creación de un ecosistema que fomente la creación de redes y eventos, la infraestructura y la creatividad, trabajar en estrecha colaboración con las autoridades regionales árabes.

Para implementar el plan, «se deben abordar dos temas principales», dijo Saadi. Los estudiantes de secundaria deben estar preparados para los estudios de tecnología, dijo. Según el informe de Deloitte, el 59 por ciento de los estudiantes de secundaria que estudiaron matemáticas al más alto nivel en la escuela «no saben qué es la alta tecnología» y lo que implica un trabajo en tecnología, dijo Saadi.

Los estudiantes saben lo que es ser un médico o un maestro, dijo, pero no entienden el ecosistema tecnológico: cómo desarrollar un producto tecnológico puede llevar tiempo, ni cuál debería ser su función en un equipo y cómo funciona la jerarquía de una organización.

Además, agregó, las matemáticas no son la única materia necesaria para trabajar en tecnología. Los estudiantes árabes de secundaria también deben enfocarse en estudiar inglés, perfeccionar su hebreo y aprender a trabajar en equipo, a navegar en las redes sociales y a presentar su idea de manera concisa a los inversores, dijo. “También necesitan aprender a pensar de manera innovadora y romper barreras”.

El informe Deloitte revela una imagen sombría con respecto a los desafíos que enfrentan los escolares árabes: el presupuesto del gobierno asignado a los estudiantes árabes es un 39% menor que el de los estudiantes judíos israelíes en los grados de las escuelas superiores, según el informe. Y el sector árabe carece de unas 6.000 aulas.

La pandemia de coronavirus ha agravado aún más esta escasez, ya que las aulas ya rebosantes de unos 40 niños en cada clase deben dividirse en cápsulas. Los estudiantes de las escuelas árabes también carecen de 140.000 computadoras y tienen que lidiar con una infraestructura de Internet a menudo lenta y sin suficiente cobertura celular 4G.

Jóvenes estudiantes árabes en clase en una escuela primaria en el barrio árabe de Umm Tuba en Jerusalén Oriental, 13 de diciembre de 2011 (Flash90 / Kobi Gideon)

Los estudiantes árabes también están sub-representados en los estudios de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM por sus siglas en inglés) en las universidades y colegios, aunque se han hecho avances en este sentido. De hecho, en los seis años hasta 2018, el número de árabes israelíes que estudian materias de tecnología en universidades y colegios israelíes se duplicó, según los datos publicados por el Consejo de Educación Superior.

Pero incluso si las cifras son alentadoras, un alto porcentaje de estudiantes árabes no logra completar sus estudios, dijo Saadi, con una tasa de deserción del 49% para los estudiantes árabes, en comparación con una tasa de deserción de alrededor del 20% para los estudiantes judíos.

La mayoría de los estudiantes árabes llegan a las universidades a la edad de 18 años, directamente después de la escuela secundaria, dijo, a diferencia de sus contrapartes judíos que comienzan a una edad más avanzada después de su servicio militar. Debido a su menor edad, los estudiantes árabes «necesitan tutorías», dijo Saadi, para ayudarlos a navegar el trabajo del curso. Los mentores podrían ser estudiantes árabes de tercer o cuarto año que obtendrían una beca por el trabajo.

Los datos muestran que la tasa de deserción no solo es alta. El cuarenta y dos por ciento de los que terminan sus títulos en STEM no encuentran empleo en su área de especialización, dijo, en comparación con el 20% de los judíos.

Por lo tanto, el programa requiere inversiones en el sistema educativo, con énfasis en alentar a los estudiantes hacia los estudios STEM y la enseñanza de habilidades sociales, junto con la infraestructura física en las escuelas.

Se debe alentar a las empresas de tecnología a emplear a más árabes y se deben establecer parques industriales en las autoridades regionales árabes para promover el espíritu empresarial y las opciones laborales en las ciudades árabes.

«Queremos llevar a los árabes a la alta tecnología, pero también llevar la alta tecnología al sector árabe», dijo Saadi.

Fundada en 2008 por profesionales judíos y árabes de alta tecnología, Tsofen busca crear una sociedad igualitaria en Israel aumentando el número de árabes en la industria tecnológica y ayudando así a cerrar las brechas de ingresos. La organización busca promover centros tecnológicos en las ciudades árabes y ayudar a los graduados de ingeniería árabes a encontrar trabajo en empresas de tecnología.

Un Hackathon en Nazaret en 2019 organizado por Tsofen (Cortesía)

Desde 2012, el gobierno israelí ha puesto en marcha una serie de programas para ayudar a los árabes israelíes a integrarse en el mercado laboral y en el sector de alta tecnología en particular, en un esfuerzo por impulsar el crecimiento económico y reducir la desigualdad. En 2015, el gobierno asignó una cantidad sin precedentes de 15 mil millones de NIS para el desarrollo económico del sector árabe israelí y otras comunidades minoritarias desde 2016 hasta 2020.

La industria de la tecnología de Israel, durante años el motor de crecimiento de la economía, se enfrenta a una escasez de unos 18.000 ingenieros y programadores calificados. Esta escasez podría hacer que el motor se detenga y el país está buscando aprovechar nuevos sectores de población para mantenerlo en funcionamiento.

Las empresas de alta tecnología que operan en Israel están comenzando a reconocer el sentido comercial de emplear graduados árabes y abrir oficinas y plantas en ciudades árabes, incluidas Amdocs, Microsoft, Broadcom, Alpha Omega y otras que han establecido operaciones locales en Nazaret.

Conseguir que el gobierno apruebe el presupuesto del plan en un momento en que está combatiendo la pandemia de coronavirus y sacudido por la inestabilidad política no será fácil, admitió Saadi.

“Por los problemas políticos vamos a contratar a alguien que tenga experiencia en promover programas frente al gobierno”, dijo. «No nos rendiremos.»

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil