Próximamente: tecnología israelí para pruebas de coronavirus sin salir de casa

Junto al dispositivo la empresa ofrece una plataforma digital que almacena un historial médico.

Una compañía israelí desarrolló en 2017 un dispositivo que permite diagnosticar la salud de un paciente de forma remota. La pandemia de coronavirus multiplicó su demanda y ahora trabaja en un test hogareño de COVID-19.

La empresa de tecnología médica israelí TytoCare podrá llevar a cabo pruebas de COVID-19 en el hogar en los próximos meses. Ofer Tzadik, uno de sus fundadores, contó en diálogo con Ynet que el objetivo es realizar el test completo en casa, sin tener que enviar la muestra a un laboratorio externo, y obtener los resultados rápidamente. Sin hacer referencia a fechas, afirmó: “Trabajamos duro y entendemos la necesidad, pero no depende solo de nosotros».

TytoCare desarrolló un pequeño dispositivo móvil que permite realizar un diagnóstico desde el hogar, con un médico a distancia que evalúa lo que el dispositivo detecta, habla por videollamada con el paciente y define el curso del tratamiento. Hoy el producto permite examinar los sonidos del corazón y los pulmones, los oídos, la piel, la garganta, el abdomen, la temperatura corporal y la frecuencia cardíaca. Para ayudar a los pacientes de coronavirus, la compañía desarrolla también una prueba de oxígeno en sangre (saturación).

Dispositivo de diagnóstico a distancia de tecnología israelí.

La tecnología de TytoCare incluye una plataforma digital que conecta al paciente con el médico por un lado y con una base de recepción de datos por otro. La compañía, fundada por Dedi Gilad (director general) y Ofer Tzadik en 2012, consiguió implementar sus sistemas en unas 70 organizaciones de salud de EE. UU, Europa y Rusia. En Israel, la prestadora de servicios de salud Clalit ofrece a sus afiliados el dispositivo por unos 90 dólares. La organización Magen David Adom también comenzó a operar los dispositivos Tyto en ambulancias.

La pandemia de coronavirus trajo como consecuencia un rápido crecimiento de la demanda de exámenes médicos sin salir de casa. Según Tzadik, «la empresa creció un cien por ciento más de lo planeado. Trabajamos fuerte para satisfacer la demanda del mercado”.

Ofer Tzadik (izquierda) y Dedi Gilad, director general de la compañía.

La empresa TytoCare recaudó 50 millones de dólares en marzo de este año, en medio de la crisis del coronavirus, lo cual indica el potencial comercial que los inversores ven en este tipo de tecnología. A su vez, un nuevo mercado se abre para la compañía, tras la aprobación de Australia para el uso de la tecnología. Por su parte, el Centro Médico Sheba también hace uso del dispositivo en las salas de aislamiento por coronavirus para tener un seguimiento más estrecho de los pacientes sin necesidad de exponer al personal de salud.

Los primeros sistemas de TytoCare fueron puestos a prueba apenas tres años atrás, en Estados Unidos, en clínicas y escuelas alejadas de centros urbanos. «Prestamos servicio a más de mil escuelas. Una enfermera usa el dispositivo junto a un médico a distancia. Esto permite que algunos niños sean examinados por primera vez en sus vidas”, explicó Tzadik.

TytoCare emplea a unas 70 personas en Israel y a otros 25 trabajadores en Estados Unidos. Según Tzadik, otros 100 empleados en la empresa que fabrica los dispositivos se dedican exclusivamente a la producción de la compañía.

 

Fuente: Ynet Español