Persisten interrogantes sobre la supuesta participación de Hezbolá en la explosión de Beirut

Un empresario chipriota con posibles vínculos con un banco afiliado a Hezbolá podría ser el propietario del barco que llevó el nitrato de amonio que causó la explosión de Beirut.

Por Daniel Nisinman

Una imagen satelital muestra daños tras la explosión del martes en el área del puerto en Beirut, Líbano, 5 de agosto de 2020 (Foto: IMAGENES DEL ESPACIO EUROPEO / FOLLETO A TRAVÉS DE REUTERS)

A medida que el polvo comienza a asentarse lentamente sobre los restos chamuscados de edificios y automóviles devastados por la explosión del puerto de Beirut, algunas interrogantes siguen sin respuesta; pero, apuntan a Hezbolá, según Der Spiegel.

Si bien ya se ha establecido que la causa principal de la explosión fue nitrato de amonio de grado explosivo almacenado incorrectamente en el Hangar 12, nuevos detalles aclaran cómo llegó allí en primer lugar y a quién posiblemente pertenecía.

En septiembre de 2013, un buque castigado por las olas, llamado Rhosus, partió de Batumi, Georgia, en dirección a Mozambique, llevando a bordo 2.750 toneladas del material explosivo que convirtió el celeste cielo de Beirut en un infierno ardiente.

La carga volátil estaba destinada a un fabricante de explosivos en el país africano, que curiosamente, fue objeto de una investigación por parte de las autoridades españolas debido a su posible participación en el atentado con bomba en el tren de Madrid en 2004 por parte de  terroristas islámicos.

Sin embargo, los barcos nunca llegaron allí. En cambio, se ordenó a la tripulación que se detuviera en el puerto de Beirut para embarcar cargamento adicional y dejarlo en Jordania.

El desvío estaba destinado a proporcionar los ingresos adicionales necesarios para cubrir los costos de viajar a través del canal de Suez, según Igor Grechuskhin – el supuesto propietario del barco.

Después de profundizar en el caso, Der Spiegel, junto con el Proyecto de Denuncia de Corrupción y Crimen Organizado, descubrió que el barco pertenecía a un empresario chipriota, Charalambos Manoli, que tenía vínculos con un banco afiliado a Hezbolá.

Manoli, hizo enormes esfuerzos para ocultar el hecho de que era dueño del Rhosous al registrar la nave en Moldavia. Además, su certificación de navegabilidad fue realizada por otra empresa con sede en Georgia.

Resulta que Grechuskhin solo alquiló el barco.

Posteriormente, un accidente ocurrido durante el embarque de la nueva carga en el puerto de Beirut retrasó su salida. Finalmente, el barco fue incautado debido a las deudas pendientes de Manoli.

Manoli, de hecho, debía dinero al banco FMBE de Tanzania, del que anteriormente se sospechaba que realizaba actividades de lavado de dinero para Hezbolá.

Es posible que Manoli ofreciera el Rhosous al banco para cubrir su deuda.

Como ninguna de las partes hizo esfuerzos para recuperar el barco, las autoridades libanesas retiraron la carga y la almacenaron en el puerto. El barco, mientras tanto, se hundió hasta el fondo.

Pero la historia no termina ahí. Parece que gran parte del nitrato de amonio fue robado poco antes de la explosión ya que, según funcionarios de inteligencia europeos, estallaron entre 700 y 1.000 toneladas del material del total de 2.750 toneladas que estaban abordo el barco que nunca salió de Beirut.

Se desconoce qué sucedió con el resto, pero una cosa está clara: las huellas digitales de Hezbolá podrían estar por todas partes.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil