El Acuerdo de Paz Israel-EAU abre la puerta

Gran Mezquita Jeque Zayed de Abu Dabi Foto: Sharon Ang Pixabay

El mundo árabe tardó 41 años en producir otro Sadat. El valiente soldado y fuerte príncipe de EAU, el jeque Muhammad bin Zayed Al Nahyan, demostró su visión diplomática al llegar a un acuerdo para normalizar las relaciones con Israel.

Bahrein ha acogido con satisfacción el acuerdo y se espera que sea el próximo Estado árabe en llegar a un acercamiento público con Israel. Omán y Marruecos también están interesados.

El tratado de paz egipcio-israelí de 1979 se produjo después de cinco grandes guerras en menos de tres décadas entre los dos Estados. El acuerdo de normalización entre Israel y Emiratos Árabes Unidos, por el contrario, es entre dos países que no comparten fronteras y nunca han estado en guerra entre sí. Esta no es una paz entre gobiernos o gobernantes, como lo son los acuerdos de paz de Israel con Egipto y Jordania. Es una paz entre ciudadanos. Además, indica que la causa palestina preocupa poco a los Emiratos Árabes Unidos y ya no es un obstáculo para la paz entre Israel y los Estados árabes.

El ex presidente estadounidense Jimmy Carter ayudó a negociar el acuerdo de paz entre Israel y Egipto en un conjunto de circunstancias completamente diferentes en el Medio Oriente. En su nuevo libro Camp David and the Remaking of the Middle East, Craig Daigle dice: “Para Carter, un acuerdo de paz integral no era solo lo correcto, sino que creía que mejoraría las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética y fortalecería la posición de Estados Unidos en el mundo árabe».

El presidente Donald Trump tiene una visión diferente para la región. Dijo que el acuerdo “conduciría a una mayor cooperación en inversiones, turismo, seguridad, tecnología, energía y otras áreas, mientras que los dos países se mueven para permitir vuelos regulares de pasajeros directos, embajadas abiertas y embajadores comerciales por primera vez… Ahora que se ha roto el hielo, espero que más países árabes y musulmanes sigan el ejemplo de los Emiratos Árabes Unidos».

Para el primer ministro Benjamín Netanyahu, el acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos es una gran victoria y una validación de su doctrina de «paz por paz». Con el acuerdo, por el cual hizo la concesión de posponer la aplicación planificada de soberanía de Israel a partes de la Ribera Occidental [Cisjordania], ha mejorado los lazos de Israel con Occidente, así como con gran parte del mundo árabe.

El acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos también es un gran éxito para la doctrina de Medio Oriente del presidente Trump. Le ha dado nueva vida a su plan «Paz para la prosperidad», que fue diseñado por su consejero y yerno Jared Kushner. El congresista Gregory W. Meeks, miembro principal del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara, dijo: “El acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos para establecer oficialmente relaciones diplomáticas marca un hito significativo para la región, reforzando y promoviendo la estabilidad y la cooperación en el Medio Oriente.»

El acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos establecerá una nueva era de colaboración en el Medio Oriente. Además de los esfuerzos conjuntos para contrarrestar la influencia iraní y los grupos islamistas como los Hermanos Musulmanes y Hamás, la relación entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos implicará el comercio y el turismo bilaterales, el intercambio de inteligencia militar, la colaboración médica y el posicionamiento de los Emiratos Árabes Unidos como líder diplomático en la región.

A las 8:03 p.m. del 20 de noviembre de 1977, el presidente Anwar Sadat de Egipto pisó suelo israelí en el Aeropuerto Internacional Ben-Gurión. La hora y la fecha se registrarán una vez más cuando el jeque Muhammad bin Zayed Al Nahyan haga lo mismo. El acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos abrió la puerta para que otros países sigan sus pasos. ¿Serán Bahrein, Omán o Marruecos los siguientes?

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos

El Dr. Edy Cohen (Ph.D. Bar-Ilan University) habla árabe con fluidez y se especializa en las relaciones entre árabes, el conflicto árabe-israelí, terrorismo y las comunidades judías en el mundo árabe. Es investigador del Centro BESA y autor del libro El Holocausto a los ojos de Mahmoud Abbas (hebreo).

El Dr. Frank Musmar es especialista en gestión financiera y del desempeño e investigador asociado no residente en el Centro BESA.

 

Fuente: Aurora Digital