10 vinos blancos israelíes para disfrutar todo el año

El país recién empezó a elaborar botellas premium en los últimos ocho años. Y aunque el tinto es aún el favorito local, el blanco comienza a imponerse.

Una copa de vino blanco israelí es uno de los mejores planes para las noches de verano. Foto: Aerial Mike/Shutterstock.com

El verano en Israel es el tiempo de las piscinas al aire libre, el calzado liviano, la playa y las sandías pero también de una buena botella de algún vino blanco local.

ISRAEL21c habló con Jaim Gan, experto en vinos israelíes, juez de bebidas en certámenes internacionales y director de la escuela de vinos y consultora Grape Man.

“La industria del vino se mide por el blanco y no por el tinto. Porque este es implacable: un pequeño problema lo puede perjudicar”, aseguró el experto”.

Lento pero seguro, los israelíes desarrollan el gusto por los vinos blancos. Foto: Mila Aviv/Flash90

Considerado durante mucho tiempo como uno de los principales productores de vino tinto, Israel recién empezó a elaborar blancos de primera calidad en los últimos siete u ocho años. Y aunque el tinto sigue siendo un favorito local, de forma lenta pero segura los israelíes van desarrollando el gusto por los blancos.

Gan afirmó que esto tiene mucho que ver con el clima. “Israelíes de todos los orígenes y condiciones climáticas se aclimatan a la vida en esta abrasadora tierra de Oriente Medio y las uvas mismas también. Se trata de una naturalización de variedades blancas adecuadas al clima israelí. No todo comienza y termina con el Chardonnay”, manifestó

El resultado es una extensa gama de vinos secos y deliciosos disponibles tanto en Israel como en el exterior. “Todo nuestra producción de vinos es de cerca de 60 millones de botellas al año, una cantidad similar a la que produce un pequeño pueblo en Francia”, explicó el especialista.

Mucha se esa cantidad es exportada principalmente a EEUU.

A continuación, presentamos la lista de los mejores vinos blancos de Israel.

¡LeJaim!

  1. «C» Blanc du Castel/Domaine du Castel

Vino Castel C

Según Gan, es uno de los principales vinos blancos absolutos en Israel. «C» Blanc du Castel está elaborado con uvas 100 por ciento Chardonnay que se fermentan y se colocan en barricas de roble durante aproximadamente un año.

Este vino es elaborado por Domaine du Castel, una de las principales bodegas del país, ubicada en el pueblo de Yad Hashmona en las afueras de Jerusalén. Para quien visite Israel,  visitar la bodega es un buen plan para disfrutar de una degustación que también incluye maravillosos vinos tintos para ser consumidos con el magnífico telón de fondo de las colinas de Judea.

  1. Shoresh Blanc/Tzora Vineyards

Vino blanco Shoresh

Otro preferido de Gan es el Shoresh Blanc, producido por Tzora Vineyards en las afueras de Jerusalén. Los viñedos se encuentran en las colinas cercanas, donde los inviernos fríos, los fuertes descensos de temperatura durante la noche y el variado suelo contribuyen al carácter único de este vino.

Shoresh Blanc es elaborado con un 60 por ciento de Sauvignon Blanc y un 40 por ciento de uvas Chardonnay cultivadas en tierra de “terra rossa” y piedra caliza. El resultado es un vino complejo y delicioso. “Es uno de los tres vinos blancos más increíbles de Israel”, señaló Gan.

Vista de los campos de los viñedos Tzora. Foto: Nati Shohat/FLASH90

  1. White Signature/Bodega Sphera

Vino blanco Sphera

Un favorito del experto es el White Signature. Producido por Sphera, una bodega boutique exclusiva de vino blanco ubicada en las colinas de Judea.

El White Signature es una edición limitada y numerada de vinos añejados en barricas de roble francés durante 10 meses. Su gusto y cuerpo lo hacen muy especial.
Estos vinos no están certificados como kosher.

 

  1. Flam Blanc/Bodega Flam

Vino blanco Flam

“Flam Blanc es lo que yo llamo un vino divertido con el estilo del norte de Italia”, dijo Gan sobre este producto de la bodega Flam. “Es un vino seco, mineral y queda muy bien con pastas, embutidos y ensaladas», añadió.

Originario de las colinas de Judea y no del norte de Italia, el Flam Blanc es una mezcla de Sauvignon Blanc y Chardonnay añejado en acero inoxidable, lo que lo hace afrutado, fresco y especial. Es una excelente opción para un picnic pero se recomienda beberlo frio.

  1. Chenin Blanc/Bodega Nana

Vino blanco Nana

La bodega Nana se encuentra en Mitzpé Ramon en el desierto de Néguev, otra zona montañosa de Israel.

Los viñedos de Nana fueron plantados en 2007 cuando el viticultor Eran Raz, cuyo apodo es Nana, probó el suelo y encontró pruebas de antiguas terrazas en las colinas del desierto, lo que sugiere que las vides podrían cultivarse en un entorno inusual.

“Hacen vinos blancos de muy alta calidad”, señaló Gan, que recomendó el Chenin Blanc, un vino seco de cuerpo medio que sería un gran regalo con una historia aún mayor.
Estos vinos no están certificados como kosher.

  1. Exodus/Bodega Ramat Néguev

Vino blanco Ramat Negev

También en el sur de Israel, Ramat Negev es pionera entre las bodegas del desierto. La empresa abrió en 1997 y ya sufrió varios cambios (para bien). Hoy produce vinos de la región de las tierras altas del Negev (cerca de una 200.000 botellas al año).

“Su vino blanco es increíble Su superpremium es el Exodus”, afirmó Gan.

Producido con uvas Chenin Blanc recolectadas de un solo viñedo y luego añejado  en barricas nuevas de roble francés durante 10 meses, el vino no es filtrado para preservar su calidad y sabor. Tiene un sabor especial y es definitivamente un ganador.

  1. Volcanic Chardonnay/Bodega Odem Mountain Winery

Vino blanco Volvanic Chardonnay

Ubicada a 1.100 metros sobre el nivel del mar en un poblado de los Altos del Golán, la bodega Har Odem es la bodega más al norte de Israel. Sus vides crecen sobre un  suelo volcánico y disfrutan de la nieve en invierno y del clima templado en verano. Así es como nace un vino único.

De esta bodega, Gan eligió el Volcanic Chardonnay, un vino seco añejado en roble que se puede disfrutar hasta 2026. Si la paciencia lo permite, por supuesto.

El terreno nevado donde se levanta la bodega Har Odem en el norte de Israel convierte al Volcanic Chardonnay en un vino único. Foto: Basel Awidat/Flash90

  1. Riesling seco/Bodega Kishor

Vino blanco Kishor

Situada en el oeste de la Galilea en el norte de Israel, la bodega Kishor fue creada en 2010 en un pueblo para personas con necesidades especiales llamado Kfar Kishorit. Los habitantes del lugar trabajan en los viñedos y la bodega.

También allí los viñedos crecen sobre una mezcla de tierra rosada y caliza y la amplitud térmica contribuye al carácter de las uvas. Entre las 11 variedades diferentes de vinos, Gan recomendó el inusualmente seco Riesling. “Es encantador”, afirmó.

 

  1. White Tulip/Bodega Tulip

Vino blanco Tulip

La bodega Tulip es una de las más conocidas de Israel y por una buena razón: se trata de una empresa familiar ubicada en Kfar Tikva, una aldea para personas con necesidades especiales en el valle de Jezreel.

El vino White Tulip es una de sus mezclas populares. Está hecho de uvas Gewurztraminer y Sauvignon Blanc añejadas en cubas de acero inoxidable para que conserven su sabor fresco.

“Es un vino muy agradable”, resumió Gan.

  1. LaVie Blanc du Castel/Domaine du Castel

Vino blanco Castel LaVie

Por último, está el vino LaVie Blanc du Castel de la bodega Domaine du Castel que encabeza la lista.

Quizás menos elegante que el “C”, este es un vino de alta calidad disponible a un precio más accesible que algunos de los vinos premium antes mencionados. Por ello, es una bebida muy popular entre los amantes del vino en Israel.

“El LaVie de Domaine du Castel es un vino divertido que combina tres variedades de uva. No es elegante ni sofisticado pero es un gran vino”, concluyó el especialista.

 

Fuente: Israel 21C