En la época asmonea, las lámparas y los entierros se convirtieron en un símbolo de la identidad judía.

Hallazgos arqueológicos indican una concentración del fenómeno en la región de Jerusalén y las colinas de Judea.

Lámpara hecha de rueda doblada (Foto: Cortesía de Omri Y. Abadi y Eyal Regev / Universidad de Bar-Ilan)

Lámparas de aceite especiales y cuevas funerarias se convirtieron en un símbolo de la identidad judía durante el período asmoneo en los siglos II y I AEC, sugirieron investigadores de la Universidad de Bar-Ilan.

La costumbre se convirtió en una forma para que el reino y su gente se reconectaran con sus raíces en la monarquía davídica, que había gobernado la tierra antes de la destrucción del Primer Templo, dijeron Omri Y. Abadi, candidato a doctorado en el Departamento de Estudios y Arqueología de la Tierra de Israel y su asesor, el profesor Eyal Regev, en un artículo publicado en Palestine Exploration Quarterly.

“Hubo dos fenómenos muy singulares en Judea y Jerusalén durante el período asmoneo: el uso por parte de la población judía de lámparas de aceite hechas con ruedas dobladas y de cuevas de entierro”, dijo Regev a The Jerusalem Post. «La pregunta es ¿por qué eligieron usarlas?»

Las lámparas de aceite hechas con ruedas dobladas consistían en pequeños cuencos creados en una rueda de alfarero «y moldeadas usando los dedos para pellizcar o doblar una separación entre el recipiente de la lámpara y el área de la boquilla». El profesor señaló que eran «las lámparas de aceite más sencillas de la historia».

Las cuevas funerarias con un área para estar parado tenían «una pequeña apertura de forma cuadrada que conducía a una cámara cuadrada». Un área excavada en la cámara, lo suficientemente grande como para que una persona estuviera de pie ahí, estaba rodeada de estantes de piedra. En este caso, Regev explicó que el tipo de entierros requería un esfuerzo sustancial para estar preparado.

Los investigadores destacaron que en ambos casos, los hallazgos indican una concentración del fenómeno en Jerusalén y las colinas de Judea, dentro de los límites del asentamiento judío durante el período del Segundo Templo.

Por lo tanto, es poco probable que las razones de su uso principal fueran de naturaleza práctica – como el hecho de que las lámparas eran fáciles de fabricar y baratas – de lo contrario, las técnicas se habrían adoptado también fuera de esta área.

Además, se debe tener en cuenta el contexto cultural general: durante el período persa y helenístico, la población judía estuvo fuertemente influenciada por costumbres extranjeras y la cultura material en la tierra de Israel no parece presentar señales específicas de distinción para la población judía..

“Creemos que las lámparas de aceite hechas con ruedas dobladas y las cuevas funerarias con espacio central para estar de pie tienen mucho en común, y que el motivo detrás de su uso era marcar la identidad judía y marcar distancia con otras etnias que vivían en el área”, dijo Regev.

Ambas técnicas también tenían un parecido notable con otras similares que se remontan al período del Primer Templo, lo que sugiere un deseo de la población de reapropiarse de su herencia.

“Un fenómeno bien conocido en la investigación arqueológica es el uso de la cultura y la memoria del pasado con el propósito de autodefinir un grupo contemporáneo”, dice el documento. “Los objetos y patrones de comportamiento cuyo estilo y apariencia recuerdan a una cultura anterior, es decir arcaica, expresan la afiliación del grupo con el pasado y con la memoria histórica, permitiendo a los miembros del grupo expresar su diferencia y fortalecer los límites del grupo contra ‘otros’ «.

Regev dijo que la cultura material del período asmoneo «fue testigo del esfuerzo por reconectarse con la edad de oro de la dinastía davídica cinco siglos antes, cuando se usaron lámparas y entierros similares, para mostrar que Judea y su gente eran diferentes a los gentiles».

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil