Nasrallah amenazó con hacer estallar a Israel con los mismos productos químicos que la explosión de Beirut

Hezbolá también trató de importar nitrato de amonio a través de Siria gracias a influencias en el ministerio de agricultura del Líbano

Por Seth J. Frantzman

El líder de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasrallah, se dirige a sus seguidores durante una aparición pública en una procesión religiosa (Foto: AZIZ TAHER / REUTERS)

El líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, amenazó en el pasado con destruir Israel al causar una explosión masiva en el puerto de Haifa usando tanques de amoníaco que, según él, sería como una explosión «nuclear». Además, Hezbolá supuestamente ha intentado adquirir nitrato de amonio a través de Siria desde 2009 e intentó infiltrarse en el ministerio de agricultura en el Líbano para hacerlo, según cables diplomáticos filtrados.

Imágenes de archivo han estado circulando a raíz de la masiva explosión en el Líbano que mató a más de 100 personas, hirió a 4.000 y dejó cientos de desaparecidos. Ilustran la estrategia terrorista de Hezbolá de atacar a civiles para asesinatos en masa, a pesar de la afirmación de la organización de que está «resistiendo» a Israel al defender Líbano.

Una fuente citada en un grupo de cables diplomáticos filtrados y otros informes señalaron que el suministro de material explosivo de Hezbolá se había interrumpido en la última década. Se dice que Hezbolá también trató de obtener el nitrato de amonio a través de Siria, llevando miles de toneladas desde Homs. Hezbolá ha buscado dominar el ministerio de agricultura en el Líbano desde 2009 para obtener el material.

El 16 de febrero de 2016, Nasrallah también dijo que había amoníaco embodegado en Haifa y que hay 15,000 toneladas de gas en Haifa y que las explosiones ahí podrían causar la muerte de decenas de miles de personas. “El experto agregó que esto es exactamente como una bomba nuclear. En otras palabras, el Líbano tiene una bomba nuclear. Esto no es una exageración.» Nasrallah se ríe mientras dice esto en el video, y señala que Hezbolá se abstuvo de usar el amoníaco en la guerra de 2006.

Nasrallah le dijo a su audiencia que con varios misiles, su grupo terrorista podría detonar el amoníaco con el mismo impacto de un arma nuclear. Dijo que había consultado con expertos y que 800,000 personas serían afectadas y decenas de miles morirían. En febrero de 2017 pronunció otro discurso mencionando el amoníaco almacenado en Haifa. En Al-Mayadeen TV dijo que se tomó la decisión, “hace varios días, de que los tanques de almacenamiento de amoníaco deben vaciarse». Afirmó que era porque la «resistencia» había hablado de los tanques de almacenamiento.

«Además, hay un barco que lleva el amoníaco y lo distribuyó a las instalaciones de Haifa y dije que la instalación de Haifa es el equivalente a una bomba nuclear, pero el barco que transporta el amoníaco a la Palestina ocupada es como cinco bombas nucleares», dijo Nasrallah en 2017.

Las imágenes de los discursos fueron reveladas después de la explosión de nitrato de amonio que se almacenó de forma inadecuada durante años en el puerto de Beirut y sugieren que Hezbolá estudió el uso de amoníaco como un acelerador que multiplicaría exponencialmente el poder de sus misiles. Puede ser que Hezbolá haya estudiado la bodega en Beirut y los barcos que entregan este químico. El nitrato de amonio se usa comúnmente en fertilizantes, pero también se puede usar en explosivos.

Los comentarios de Hezbolá en 2016 y 2017 sugieren que consultó a expertos sobre cómo causar muertes masivas utilizando otros medios que no sean solo misiles y cómo atacar una infraestructura estratégica o de otro tipo. El hecho de que considerara usar misiles para atacar un bote o destruir un barco por otro medio sugiere el nivel de amenazas terroristas al que ha llegado. 2016 fue el apogeo de la era del acuerdo con Irán y también ilustra que a pesar de que EE. UU. busca trabajar con Irán y que los casos contra el tráfico de drogas de Hezbolá incluso se desaceleraron en EE. UU., la organización no se contuvo, sino que estaba pensando activamente en formas de matar a decenas de miles de personas.

En 2008, funcionarios estadounidenses también rastrearon un envío de 400 toneladas métricas de nitrato de amonio de una empresa iraní llamada SAD Import and Export, que según los Estados Unidos era un «nombre encubierto utilizado por la Organización de Industrias de Defensa de Irán. El Banco Saderat de Irán facilitó la transacción». Según el informe, el nitrato fue a Omán en octubre de 2008.

Los informes muestran que Hezbolá era muy consciente del nitrato de amonio como explosivo y que trató de importarlo y también de utilizarlo potencialmente como arma terrorista.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil