Científicos israelíes encuentran una nueva forma de predecir la propagación mortal del cáncer a través del cuerpo

Los crecimientos secundarios causan el 90% de las muertes por cáncer. El equipo de Haifa dice que, de manera bastante accidental, ha encontrado una manera de usar células del tumor primario para predecir instantáneamente si es probable que haya metástasis.

Por Nathan Jeffay

Una paciente en una sala de cáncer (iStock)

Científicos israelíes han descubierto accidentalmente una nueva forma de predecir la probabilidad de que los pacientes con cáncer desarrollen tumores secundarios potencialmente mortales.

Una de las mayores preocupaciones de los pacientes con cáncer es que después de la extirpación de su tumor primario, se desarrollarán tumores secundarios. Dichos crecimientos secundarios – conocidos como metástasis – son responsables del 90 por ciento de las muertes relacionadas con el cáncer, pero normalmente toma tiempo después de la cirugía hasta que un informe de patología les da a los pacientes una idea de su nivel de riesgo.

La profesora Daphne Weihs le dijo a The Times of Israel que su laboratorio de ingeniería biomédica en el Instituto Tecnológico Technion-Israel descubrió cómo usar un gel especial para evaluar instantáneamente la probabilidad de que un paciente desarrolle un tumor secundario.

«Nuestro método es más rápido, preciso y cuantitativo que los resultados de la patología», dijo.

Weihs dijo que su método «salvará vidas», ya que la información precisa es clave para garantizar que los pacientes sean monitoreados correctamente para determinar su nivel de riesgo, de modo que los nuevos tumores secundarios sean detectados temprano o prevenidos antes de que tengan la oportunidad de desarrollarse. Afirmó que su innovación reduce las posibilidades de que a los pacientes se les diga que están a salvo de tumores secundarios cuando no lo están, en comparación con los informes de patología.

Foto ilustrativa de una paciente durante una tomografía computarizada. (imagen de iStock)

Weihs dijo que «como toda la mejor ciencia», el método fue descubierto inconscientemente cuando su laboratorio preparó un gel polimérico y colocó células cancerosas en él para observación general. «Lo hicimos para estudiar las interacciones de las células agresivas con su entorno y encontramos un fenómeno inesperado».

Una estudiante investigadora notó que las células se empujaban físicamente hacia el gel, lo que era una distracción de lo que estaba tratando de observar.

«La estudiante que vio esto no sabía lo que estaba mirando y dijo:» Algunas de las células están haciendo algo extraño y están presionando». Ella preguntó:» ¿Es esto interesante? »

Profesora Daphne Weihs del departamento de ingeniería biomédica del Instituto Tecnológico Technion-Israel. (cortesía del Instituto de Tecnología Technion-Israel)

Weihs se dio cuenta de que la fuerza que las células estaban ejerciendo sobre el gel era la misma fuerza que las células usarían para atravesar el cuerpo y propagar el cáncer a nuevas áreas.

Luego desarrolló formas de medir el alcance del empuje y construyó un modelo que predice la capacidad de las células de causar tumores secundarios.

El método se probó en muestras de pacientes con cáncer de páncreas tratados en el campus del Centro de Salud Rambam en Haifa. Weihs hizo referencias cruzadas de sus hallazgos con informes de patología para pacientes y el monitoreo médicos consiguiente.

«Evaluamos cómo se comportan en el gel, a través de una correlación entre la mecánica y la biología de la célula, y hacemos predicciones basadas en esto», dijo. “Nuestra medida muestra cuántas células están empujando y qué tan profundo llegan. Y cuanto más altos son los valores, más agresivas se supone que son las células».

Weihs observó que las células que avanzan poco en el gel normalmente presentan menos riesgo de tumores secundarios, mientras que las que empujan con fuerza tienen un riesgo mayor.

«Podemos tomar una muestra de cualquier parte del tumor [primario], y podemos dar la probabilidad de metástasis», dijo. “La siguiente etapa de nuestra investigación es que podemos encontrar más y predecir en qué parte del cuerpo es probable que se desarrolle un tumor secundario.

«Esto sería muy importante porque si se puede decir dónde podría ocurrir metástasis con un alto grado de certeza, incluso podría justificar medidas invasivas para verificar si hay un tumor secundario», agregó Weihs. «Esto podría ahorrar mucho tiempo, y el tiempo es crucial con los cánceres, especialmente los agresivos».

Un artículo basado en la investigación ha sido revisado por colegas y publicado en Annals of Biomedical Engineering (Anales de Ingeniería Biomédica.)

Weihs espera que el método funcione en tumores de todos los tipos de cáncer y ya ha realizado estudios, que están siendo revisados ​​por otros tres tipos de cáncer. Ella dijo que espera presentar el gel y la metodología para las pruebas clínicas, con el fin de comercializarlo.

 

Fuente: Israel 21C
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil