El coronavirus realza la importancia de la telemedicina

La medicina digital está avanzando a medida que las personas buscan atención médica remota en un esfuerzo por evitar hospitales y clínicas.

Cuando una gran crisis sacude a la sociedad, uno de los mayores temores desde el punto de vista económico es la perspectiva de una corrida bancaria. La creencia de que un banco puede dejar de funcionar en el futuro cercano a menudo hace que las masas se apresuren a retirar su dinero y desestabilizar el banco.

Con la crisis del coronavirus (Covid-19), la llamada carrera del médico es una preocupación mucho mayor. El temor a que los hospitales, las clínicas médicas y las farmacias se vean abrumados por pacientes infectados, impidiendo que el personal médico atienda a los enfermos y al mismo tiempo propague la enfermedad, ha mantenido a los funcionarios de salud despiertos por la noche desde que comenzó el brote. 

La telemedicina avanza a medida que las personas evitan acercarse a un centro de salud por temor al contagio

Esto también preocupa claramente al público en general, ya que las personas se mantienen alejadas de las clínicas y farmacias, incluso cuando requieren chequeos o tratamiento. Por más preocupante que parezca, presenta un terreno fértil para que florezca la telemedicina. Las empresas, los fondos de capital de riesgo y las compañías de seguros han estado hablando durante años acerca de cómo la hospitalización se reducirá al mínimo en el futuro, asegurando que los controles cara a cara solo se realizarán cuando no haya otra opción.

El campo de la medicina digital ha atraído a un tercio de todas las inversiones en empresas de salud en los últimos años, con una suma total estimada entre US$ 2.5 mil millones y US$ 3 mil millones. Sin embargo, el público aparentemente no está convencido. Podemos hacer casi todo a través de aplicaciones móviles en estos días, sin embargo, solo el 10% de los estadounidenses, por ejemplo, usan servicios de telemedicina. Las compañías de seguros e incluso los reguladores han tratado de alentar el uso de estas herramientas, pero los usuarios tardan en adaptarse.

Eso está empezando a cambiar ahora, cortesía de coronavirus. El público comprende la necesidad de estas herramientas y las busca activamente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros Estadounidenses para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han publicado recomendaciones oficiales para el uso de la telemedicina. El precio de las acciones de Teladoc Health, Inc., una compañía de atención médica virtual con sede en los EE. UU., que brinda servicios de telesalud, opiniones médicas, inteligencia artificial y análisis, aumentó más del 20% en un solo mes cuando la mayoría de las demás acciones se desplomaron.

La medicina a distancia, o telemedicina, ya no es una perspectiva a futuro. Es cada vez más accesible.

«Este campo estaba estancado en muchos aspectos, con pacientes y médicos que luchaban por acostumbrarse a la nueva tecnología y a un proceso de trabajo diferente», explicó Ravit Warsha Dor a Calcalist. Es la ex jefa de innovación en el departamento de salud digital del Ministerio de Salud de Israel, y actualmente es socia de Kamet Ventures, la incubadora insurtech y el fondo de inversión de la firma francesa de inversión y gestión de activos AXA Group. «Todo solía requerir largos procesos, pero ahora es extremadamente rápido, con asuntos burocráticos que se completan en un par de semanas debido a la situación de emergencia».

«Este campo estaba estancado en muchos aspectos, con pacientes y médicos que luchaban por acostumbrarse a la nueva tecnología y a un proceso de trabajo diferente«

Uno de los jugadores más importantes en el mundo de la telemedicina es la compañía británica Babylon Health Servies Ltd., conocida por sus plataformas basadas en IA que ayudan a diagnosticar los problemas médicos de los pacientes. Babylon lanzó una función especial el mes pasado, con usuarios que pueden ingresar sus síntomas para ver si han contraído Covid-19. Para cualquier persona infectada con coronavirus, la aplicación proporciona supervisión médica remota en lugar de hospitalización. Babylon cerró una ronda de financiación de US$ 550 millones en agosto pasado, valorando a la compañía en más de US$ 2 mil millones.

El equivalente de Israel a Babilonia, K Health Inc., recaudó u$d 48 millones en una ronda de inversión hace poco más de un mes. La aplicación de K Health está destinada a proporcionar una alternativa confiable al Dr. Google, la tendencia de muchas personas a buscar un diagnóstico médico a través del popular motor de búsqueda. En la aplicación de K Health, los usuarios ingresan sus síntomas y reciben respuestas basadas, en este caso, en diagnósticos anteriores proporcionados por médicos de la organización israelí de mantenimiento de la salud Maccabi Healthcare Services en los últimos 25 años. Recientemente, se agregó una nueva característica en la que el usuario puede ingresar sus síntomas y saber la probabilidad de que haya sido infectado por el coronavirus. La aplicación de K Health actualmente tiene 3 millones de usuarios activos en 47 estados de Estados Unidos.

Otro participante israelí notable en el campo de la telemedicina es Healthy.io Ltd. La startup ofrece un kit casero para análisis de orina capaz de analizar varios parámetros diferentes, que incluyen una variedad de infecciones, enfermedades crónicas y complicaciones relacionadas con el embarazo a través de una aplicación móvil.

Con la implementación de cuarentenas en muchos países del mundo, la demanda de aplicaciones que ofrecen ayuda mental también está en aumento. Una de ellas fue desarrollada por Ginger.io, Inc., fundada en 2011 por un equipo de empresarios y científicos de datos en el MIT Media Lab. Ginger proporciona a los empleados una plataforma para conectarse con entrenadores y su lista de clientes incluye, entre otros, Netflix Inc. y BuzzFeed Inc. Ginger informó a fines de febrero un aumento del 25% en reuniones virtuales con entrenadores en comparación con los primeros dos meses del año anterior.

 

Fuente: Ynet Español