Guterres pide un alto el fuego mundial y elogia la cooperación israelí-palestina

Guterres en su informe dijo que estaba particularmente preocupado por el impacto del virus en áreas de conflicto donde la población es más vulnerable.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en la apertura de la 40ª sesión del CDHNU (Foto: captura de pantalla)

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, elogió la cooperación israelí-palestina el viernes cuando pidió un alto el fuego global para que el mundo pueda unirse para combatir la pandemia COVID-19.

«La cooperación entre Israel y la Autoridad Palestina e indirectamente, Hamas en Gaza, alcanzó niveles sin precedentes en respuesta al brote de COVID-19», dijo en un informe distribuido por su oficina.

«La Oficina del Coordinador Especial de las Naciones Unidas para el Proceso de Paz del Medio Oriente (UNSCO por sus siglas en inglés) está coordinando estrechamente con todas las partes, estableciendo estructuras de coordinación y manteniendo contactos regulares», dijo.

Guterres resaltó que ni Israel ni los palestinos han apoyado públicamente su llamado con declaraciones de apoyo, pero el alto al fuego de Gaza, alcanzado antes del brote de COVID-19 en el área «parece mantenerse», dijo.

Guterres en su informe dijo que estaba particularmente preocupado por el impacto del virus en áreas de conflicto donde la población es más vulnerable.

En una conferencia de prensa virtual el viernes, dijo a los periodistas: «Debería haber una sola pelea en nuestro mundo hoy: nuestra batalla compartida contra COVID-19».

Continuó, explicando que «el atractivo del alto el fuego global está resonando en todo el mundo. El llamado ha sido respaldado por un número cada vez mayor de Estados miembros, unos 70 hasta el momento, socios regionales, actores no estatales, redes y organizaciones de la sociedad civil».

A principios de semana, el embajador de la OLP en las Naciones Unidas en Nueva York, Riyad Mansour, recurrió al Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU) y le pidió que interviniera para garantizar que el alto el fuego global incluyera también un alto a las acciones militares israelíes contra los palestinos, así como su continua actividad de asentamiento en Cisjordania.

«Si bien es importante reconocer, alentar y apoyar la cooperación israelí-palestina para enfrentar esta pandemia, es aún más imperativo recordarle a Israel sus obligaciones como potencia ocupante según el derecho internacional y exigir su cumplimiento», dijo Mansour en una carta él escribió esta semana a la UNSC.

Los palestinos son particularmente vulnerables a COVID-19 debido a los sistemas de salud que están en ruinas en Cisjordania y Gaza, dijo.

“Con solo 1.23 camas por cada 1,000 personas, 2,550 médicos que trabajan, menos de 20 especialistas en cuidados intensivos y menos de 120 ventiladores en todos los hospitales públicos, la salud de Cisjordania [será] un desastre si el virus se propaga aún más. Y, aunque la situación de la atención médica allí es sombría, en la Franja de Gaza es catastrófica”, dijo.

“Todos deben hacer un llamado a Israel para ‘silenciar las armas; detener la artillería; poner fin a los ataques aéreos contra la indefensa población civil palestina»; ‘ayudar a crear los corredores para ayuda que salva vidas’ y ‘acabar con la enfermedad de la guerra’, incluso poniendo fin a la colonización de tierras palestinas y levantando el bloqueo que ha impuesto inhumanamente a Gaza y liberando a todos los prisioneros palestinos de sus cárceles, comenzando con el más vulnerable», dijo Mansour.

Repitió las acusaciones que circulan tanto en los medios de comunicación palestinos como por los propios líderes palestinos sobre israelíes que intentan infectar deliberadamente a palestinos y de no cuidar a los trabajadores palestinos en Israel.

El embajador de Israel ante las Naciones Unidas, Danny Danon, respondió de inmediato a Mansour, acusándolo de socavar los esfuerzos conjuntos israelí-palestinos para combatir la enfermedad.

«Incluso durante una crisis internacional, los palestinos no pueden liberarse de sus repetitivas e infundadas quejas», dijo Danon el  jueves.

“El desprecio que tienen por la verdad y cómo abordar una situación de crisis no tiene paralelo. Con una mano, reciben ayuda israelí para frenar el coronavirus en territorio de la AP, y con la otra continúan haciendo acusaciones falsas contra Israel en las Naciones Unidas».

Danon agregó: «Los que explotan esta crisis para condenar a los soldados de las FDI deberían estar avergonzados».

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil