Nueva esperanza para la cura del coronavirus: una combinación de dos drogas podría ser la solución.

Laboratorio de coronavirus en el Hospital Ichilov

El Ministerio de Salud ordenó cientos de miles de unidades de medicamentos experimentales diseñados originalmente para combatir la malaria e infecciones de las vías respiratorias. Según estudios recientes la combinación de dos medicamentos podría funcionar en la lucha contra el coronavirus. Sin embargo los expertos advierten que no hay evidencia suficiente para considerar a la droga como una cura potencial al COVID-19.

Mientras el número de pacientes infectados aumenta, los médicos se enfrentan a un gran problema: hasta el momento no se ha encontrado una cura para el coronavirus. El Ministerio de Salud ordenó una partida de cientos de miles de dosis de medicamentos experimentales que abren una nueva esperanza para los infectados por el virus. El tratamiento, consistente en una combinación de un medicamento para la malaria y un antibiótico relacionado por lo general al tratamiento de infecciones en las vías respiratorias, ya se utiliza en Israel en pacientes graves internados en las unidades de terapia intensiva.  Los pacientes que luchan por su vida no tienen nada que perder. Es por eso que hasta ahora se han hecho pruebas con diferentes tratamientos. Uno de ellos utiliza la droga desarrollada originalmente para tratar una reacción autoinmune potencialmente mortal llamada “tormenta de citocinas”.

Combinación de drogas, una esperanza para la cura del coronavirus.

Otra de las pruebas se desarrolló con la droga utilizada en el tratamiento del ébola.

Inicialmente estos medicamentos fueron administrados a todos los pacientes que lo necesitaban, sin embargo, debido a la gran demanda, se decidió limitar su uso solo a mujeres embarazadas y niños.  En otro de los tratamientos, a los pacientes se les suministra una combinación de dos medicamentos: azitromicina, un antibiótico común utilizado para tratar infecciones del tracto respiratorio, e hidroxicloroquina, un medicamento de larga data utilizado en el tratamiento contra la malaria. Esto se basa en dos estudios franceses publicados en las últimas semanas que indican que se ha demostrado cierta efectividad en esta combinación para eliminar el virus y prevenir la infección.  Hace diez días, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró que la hidroxicloroquina representaba una «gran promesa» en el tratamiento contra el coronavirus y que la combinación de la droga con la azitromicina podría ser «una de los jugadas más importantes de la historia de la medicina». Sin embargo, expertos de todo el mundo han advertido que todavía hay poca evidencia para afirmar que se está frente a un tratamiento potencial. El ministro de Salud francés, Olivier Varan, incluso advirtió que estos medicamentos no deben usarse, excepto en el caso de pacientes hospitalizados.

 

Fuente: Ynet Español