Cesárea abre un nuevo centro de visitantes de NIS 80 millones en bóvedas reconstruidas

EL PARQUE NACIONAL MÁS VISITADO DE ISRAEL

La reconstrucción completa de las ruinas puede ser controvertida, pero la adaptación de edificios antiguos a usos modernos es parte de una tendencia mundial para dar más vida a los sitios arqueológicos.

Uno de los salones en el nuevo Centro de Visitantes de las Bóvedas del Rey Herodes, que se inauguró en el Parque Nacional de Cesárea el 29 de mayo de 2019. (Melanie Lidman / Times of Israel)

El presidente Reuven Rivlin inauguró oficialmente un nuevo centro de visitantes de NIS 80 millones ($ 22 millones) en el Parque Nacional Cesárea el miércoles por la noche, construido en las ruinas de cuatro masivas bóvedas reconstruidas que alguna vez proporcionaron la base para un templo pagano construido por el rey Herodes en el siglo 1 AEC.

“Hace dos mil años, el rey Herodes parado aquí observó cómo se extendía la ciudad de Cesárea”, dijo Rivlin, cortando la cinta. «La Cesárea que vemos hoy tiene la promesa de llegar a ser tan magnífica como lo fue la antigua ciudad, si no más que eso».

Cesárea es el parque nacional más visitado del país, con más de 900,000 visitantes por año, la mayoría extranjeros. El centro de visitantes forma parte de una subvención de 150 millones de NIS de la Fundación Edmond de Rothschild en cooperación con la Autoridad de Antigüedades de Israel, la Corporación de Desarrollo de Cesárea y la Autoridad de Parques y Naturaleza.

Además del Centro de Visitantes en la Bóveda del Rey Herodes, también hay un nuevo malecón en construcción en la cercana ciudad árabe de Jisr al Zarka y otros trabajos de renovación de antigüedades en la zona, incluyendo una antigua sinagoga.

Cesárea fue el primer puerto de aguas abiertas y profundas construido en el antiguo Oriente Medio, utilizando tecnología de punta de la época para hundir plataformas hechas de roca volcánica en el fondo marino. Herodes nombró el puerto y la ciudad Cesárea en honor a Augusto César, el primer emperador del imperio romano.

Foto aérea del antiguo puerto de Cesárea Marítima con vistas a las Bóvedas del Puerto. (Yaakov Shimdov / Israel Antiquities Authority)

Era la ciudad más grande del antiguo Israel, con más de 100,000 habitantes en su apogeo. Las primeras excavaciones en las ruinas comenzaron en 1873 con el Fondo de Exploración de Palestina. Arqueólogos modernos han estado trabajando en el sitio continuamente desde 1992.

Las 14 masivas bóvedas se construyeron originalmente como almacenamiento para el puerto. Cuatro de las bóvedas se adaptaron para crear el centro de visitantes, con exhibiciones de los hallazgos más impresionantes del sitio combinados con efectos audiovisuales para ilustrar la historia del área. Los arqueólogos están excavando otras cuatro bóvedas, aunque nadie ha decidido en qué se convertirán.

Encima de las bóvedas, Herodes construyó un templo para honrar a Augusto César. No queda nada del templo, pero los arqueólogos saben que solo las columnas tenían al menos 27 metros (89 pies) de altura, el equivalente a tres pisos, erguidas para recibir a los barcos desde la distancia. Las bóvedas se construyeron con la misma ingeniería que otro proyecto de Herodes, el Muro Occidental en Jerusalén.

«Este lugar es un reflejo del destino humano», dijo la baronesa Ariane de Rothschild, quien habló en nombre de la Fundación Rothschild. “A través de su turbulenta historia, Cesárea abrió sus puertas al mundo, siempre fue un lugar desde donde el pensamiento y la mercancía salieron al mundo. Era un puerto de pensamiento y arte, comercio y placer, pensamiento y talento. La restauración de la importancia de Cesárea se hizo no solo por razones arqueológicas, económicas y de ocio. Cesárea debe ser un modelo para la inclusión pionera para Israel y la humanidad».

El presidente Reuven Rivlin y la baronesa Ariane de Rothschild, en el centro, en la inauguración del Centro de Visitantes de Bóvedas del Puerto en el Parque Nacional de Cesárea el 29 de mayo de 2019. (Cortesía / Yoni Rikner)

Resaltando que la ciudad había albergado a todos, incluyendo judíos, paganos, samaritanos, cristianos, comerciantes bizantinos, mamelucos, cruzados, políticos otomanos, refugiados bosnios y turistas internacionales, Rothschild destacó a la ciudad como un ejemplo de cómo un solo lugar puede “dar la bienvenida a todas sus tribus”, dijo.

Michael Karsenti, director ejecutivo de la Corporación de Desarrollo de Cesárea, dijo que el sitio espera duplicar el turismo en los próximos seis años, alcanzando hasta 2 millones de turistas por año para 2025.

A diferencia de la mayoría de los sitios arqueológicos en Israel, que están abiertos al público sin mucha reconstrucción, las bóvedas fueron completamente reconstruidas y equipadas con modernas comodidades como aire acondicionado y electricidad. Los arqueólogos y conservacionistas tuvieron que encontrar un delicado equilibrio, reconstruyendo el sitio para dar a los visitantes la verdadera sensación de la grandeza del edificio, pero evitando convertir el sitio en una versión de Disney del período de los cruzados.

Cantantes de ópera actuaron en la festiva inauguración del Centro de Visitantes de la Bóveda del Rey Herodes en el Parque Nacional de Cesárea el 29 de mayo de 2019. (Melanie Lidman / Times of Israel)

«Hay muchas opiniones diferentes sobre este tipo de reconstrucción, que van desde dejarlo en paz, renovando lo mínimo o reconstruir todo lo posible para que el público pueda comprender el efecto completo», dijo Shaul Goldstein, director de la Autoridad de Parques y Naturaleza. “Aquí, fuimos con la reconstrucción completa. Queremos que el público realmente entienda estos edificios”.

Goldstein agregó que la reconstrucción solo es posible cuando conservacionistas y arqueólogos están seguros de las medidas. Si existe alguna duda sobre el aspecto del edificio, no lo reconstruyen. Los conservacionistas aprobaron la reconstrucción de las bóvedas porque hay muchos estudios sobre la arquitectura romana antigua, la misma que tiene muchas prácticas de construcción estandarizadas. «Cuando sabemos el tamaño de la base de una columna, también sabemos la altura exacta del arco», explicó Goldstein, aunque el arco ya no exista.

La excavación en las siguientes cuatro bóvedas debe completarse para fines de año, dijo Peter Gendelman, un importante arqueólogo investigador de la Autoridad de la Antigüedad de Israel que ha estado trabajando en Cesárea desde 1992.

Gendelman dijo que las elevadas bóvedas estaban completamente llenas de tierra hasta el techo que tiene una altura de 8 metros (26 pies), lo que obligaba a los arqueólogos a vaciar minuciosamente la zona cubo a cubo. «No se puede simplemente tomar un tractor para vaciarlo», dijo Gendelman. «Hay miles de años de hallazgos arqueológicos aquí».

El nuevo Centro de Visitantes de Bóvedas del Puerto que se inauguró en el Parque Nacional de Cesárea el 29 de mayo de 2019, se sometió a una amplia reconstrucción antes de abrir al público, lo que puede ser controvertido. (Melanie Lidman / Times of Israel)

Gendelman dijo que una de las alegrías de trabajar como arqueólogo en Cesárea es que el lugar es tan rico en artefactos que encuentran algo sorprendente casi todos los días. Añadió que ver las bóvedas reconstruidas abiertas al público fue emocionante, después de cinco años de discusiones, preguntas y conflictos sobre cuánto de las bóvedas se debía reconstruir y cuánto dejar como las encontraron. «Ahora, los visitantes de hoy pueden experimentar lo mismo que los que vivieron en Cesárea hace 2.000 años».

Los conservacionistas también se esforzaron por ayudar al público a comprender intuitivamente qué partes son originales y qué se reconstruyó en las bóvedas. Las piedras reconstruidas, por ejemplo, son lisas, mientras que las piedras originales son ásperas y agujereadas.

Zeev Margalit, un arquitecto de la Autoridad de Parques y Naturaleza (NPA por sus siglas en inglés) que se especializa en este tipo de proyectos, dijo que el NPA tiene planes similares para reconstruir edificios en los parques nacionales Susita y Migdal Tzedek. Es parte de una tendencia mundial para comenzar cautelosamente a incorporar entidades comerciales en los parques nacionales y los sitios de arqueología, para «llevar más vida a estos sitios», dijo Margalit.

Vista general de las excavaciones arqueológicas de Cesárea Marítima. (Yaakov Shimdov, Autoridad de Antigüedades de Israel)

Además de las impresionantes ruinas, el puerto de Cesárea también alberga docenas de restaurantes, cafés, tiendas y galerías de arte. Los visitantes deben pagar 12 NIS ($ 3.5) para ingresar al puerto para visitar los restaurantes, y un precio adicional si desean visitar el parque arqueológico. El matrimonio de Cesárea de capuchinos y antiguos anfiteatros es único en Israel, pero contribuyó a que el sitio sea el parque más popular de Israel.

Margalit dijo que hay un código ético claro sobre cómo los conservacionistas adaptan los edificios antiguos a las necesidades modernas, lo que incluye garantizar que toda la infraestructura, como la electricidad o la plomería, se pueda retirar. Las luces son independientes, en lugar de empotradas en los techos.

«Hay un valor cuando se trata de ver arqueología, pero también se puede ver arte en las galerías y sentarse a tomar un café», dijo Margalit. «No hay muchos sitios en Israel donde puedas hacer esto».

 

Fuente: The Times of Israel 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil