Pueblo de 2,000 años de antigüedad descubierto cerca de Jerusalén

Los impresionantes restos de una aldea judía del período asmoneo, de hace unos 2.000 años, fueron descubiertos durante una excavación arqueológica llevada a cabo por la Autoridad de Antigüedades de Israel en el distrito de Sharafat en Jerusalén.

La excavación, financiada por la corporación de desarrollo Moriah Jerusalem, en nombre del municipio de Jerusalén, encontró los restos de una gran prensa de vino que contenía muchos fragmentos de recipientes, una gran cueva de entierro, una prensa de oliva, un gran baño ritual (mikveh), una cisterna de agua, y canteras de roca.

La característica más significativa de la excavación es un impresionante sitio de entierro que incluía un corredor que conduce a un gran patio. La cueva incluía varias cámaras, cada una con nichos de enterramiento alargados cincelados en las paredes. Con el fin de respetar a los difuntos enterrados y de acuerdo con las restricciones ortodoxas de no perturbar los lugares de entierros, la cueva fue sellada.

Yaakov Billig, director de excavaciones en nombre de la Autoridad de Antigüedades de Israel, declaró: “Parece que este cementerio sirvió a una familia adinerada o prominente durante el período asmoneo. La propiedad estuvo en uso durante algunas generaciones, como era común en esa época.

En el patio del cementerio había grandes piedras arquitectónicas, algunas de las cuales fueron convertidas en elementos arquitectónicos comunes durante el período del Segundo Templo. Lo más interesante es un pilar con forma de capital dórico que es muy raro. Algunos cementerios prominentes en el área de Jerusalén, como el cementerio de la familia sacerdotal de Benei Hazir en el valle de Cedrón y en varias tumbas en el distrito de Sanhedria, los tienen.

La excavación actual solo ha descubierto una pequeña parte de una aldea más grande que existía hacia el sur. Sin embargo, a pesar de la pequeña exposición, los hallazgos parecen indicar que el pueblo era de naturaleza agrícola y, entre otras cosas, producía vino y aceite de oliva, así como palomas reproductoras.

Las palomas eran un recurso importante durante la época del Segundo Templo y también durante otros períodos, ya que las personas comían su carne y huevos, se usaban como fertilizante para la agricultura y también se usaban como ofrendas de sacrificio en el templo.

 

Fuente: JOL
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil