Un nuevo descubrimiento permitirá que células cancerosas se autodestruyan

Un nuevo descubrimiento permitirá que células cancerosas se autodestruyan

Todas las células de nuestro cuerpo tienen la capacidad de autodestruirse al activar un programa intrínseco de suicidio celular llamado “apoptosis”.

La apoptosis es una vía de destrucción o muerte celular programada o provocada por el mismo organismo, con el fin de controlar su desarrollo y crecimiento, puede ser de naturaleza fisiológica y está desencadenada por señales celulares controladas genéticamente.

La apoptosis tiene una función muy importante en los organismos, pues hace posible la destrucción de las células dañadas, evitando la aparición de enfermedades como el cáncer, consecuencia de una replicación indiscriminada de una célula dañada.

La apoptosis puede ocurrir por ejemplo, cuando una célula se halla dañada y no tiene posibilidades de ser reparada, o cuando ha sido infectada por un virus.

La “decisión” de iniciar la apoptosis puede provenir de la célula misma, del tejido circundante o de una reacción proveniente del sistema inmunológico.
Cuando la capacidad de una célula para realizar la apoptosis se encuentra dañada (por ejemplo, debido a una mutación), o si el inicio de la apoptosis ha sido bloqueado (por un virus), la célula dañada puede continuar dividiéndose sin mayor restricción, resultando en un tumor, que puede ser un tumor canceroso.

Desafortunadamente, las células cancerosas pueden adquirir resistencia hacia la muerte celular por la inactivación de las vías de suicidio celular, ganando así la capacidad de vida y propagación “ilimitada”.

Sin embargo, la capacidad de sufrir apoptosis no se pierde completamente en las células cancerosas y la mayoría de las terapias anti-cáncer usadas actualmente (quimioterapia, radiación) actúan activando esta vía de muerte por apoptosis en las células cancerosas.

Una novedosa startup creada a partir de las investigaciones de la profesora Sarit Larisch, ha conseguido inversores que permitirán desarrollar una novedosa tecnología que apunta a evitar el bloqueo que las células cancerosas ponen al proceso que las autodestruye.

La compañía está desarrollando un tratamiento para el cáncer que implica la activación del mecanismo controlado de matanza de células, apoptosis.

En el centro de la tecnología está la proteína ARTS – una proteína identificada por Larisch que es esencial para el proceso de muerte de las células.

Este proceso opera en el cuerpo como un mecanismo de defensa que destruye las células dañadas y peligrosas.

La proteína ARTS puede desmantelar una serie de proteínas dentro de las células cancerosas que protegen a estas células del mecanismo de apoptosis.

El resultado esperado es una muerte limpia y controlada de las células cancerosas, después de que el cuerpo nuevamente recupere su capacidad para identificarlas como células alteradas.

Hacer clic en el click para ver el video:
https://youtu.be/Zl5u9gNPYso?list=PLtX8ZCcA-VapUNuyYEXilBGci5C2R3eR4

“Nuestro laboratorio se centra en investigar los mecanismos moleculares de la muerte celular, y cómo la regulación anormal de este proceso contribuye a las enfermedades humanas.

Se identificó una proteína mitocondrial pro-apoptótico denominado ARTS (Sept4_i2) que se deriva del gen Sept4 septin por empalme diferencial.

La sobreexpresión de ARTS es suficiente para promover la apoptosis en muchas células tumorales cultivadas. Por el contrario, la reducción de la proteína ARTS endógena puede proteger las células.

Esto indica que ARTS es importante para la inducción de la apoptosis en una amplia variedad de paradigmas de apoptosis. Un paso central para la ejecución de la apoptosis es la activación de caspasas, una familia de enzimas que cuando son activadas provocan la desaparición de la célula.

Las caspasas están reguladas por activadores e inhibidores, tales como IAPs (Inhibitor of Apoptosis Proteins). El miembro mejor caracterizado de esta familia es X-IAP (IAP unido a X). ARTS se localiza en la membrana externa mitocondrial (MOM) en células vivas, pero en respuesta a estímulos pro-apoptóticos se transloca al citosol. Esto permite a ARTS unirse e inhibir XIAP, iniciando de este modo la activación de la caspasa y la apoptosis.”

Nota: El artículo no trata sobre una terapia disponible sino sobre un novedoso concepto que está siendo investigado.

“Estamos tras algo muy grande con el descubrimiento de ARTS. Cuando seamos capaces de perfeccionar la forma de manipular las células utilizando ARTS para destruir células cancerosas, vamos a estar en el camino de ser capaces de curar cualquier tipo de cáncer.

 

Fuente: Latam Israel



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.