Investigadores israelíes desarrollan película infrarroja para teléfonos inteligentes y automóviles sin conductor

El laboratorio de nanotecnología de la Universidad Ben-Gurion crea un método para producir gafas livianas de bajo costo para visión nocturna, pero los usos no se detienen ahí

El investigador de la Universidad de Ben-Gurion, Prof. Gabby Sarusi, demuestra su tecnología
de sensor infrarrojo el 5 de marzo de 2018 (Shoshanna Solomon / Times of Israel)

Investigadores de la Universidad Ben-Gurion del Negev dicen que han desarrollado sensores infrarrojos de bajo costo que se pueden usar para crear las gafas de visión nocturna más delgadas del mundo y revolucionar los teléfonos inteligentes y los autos sin conductor.

El Prof. Gabby Sarusi, miembro de la facultad de la Unidad de Ingeniería Electro-Óptica y del Instituto Ilse Katz de Ciencia y Tecnología a Nanoescala, ha desarrollado un dispositivo tipo estampilla que de un lado lee longitudes de onda de infrarrojos de 1.500 nanómetros y los convierte en imágenes que son visibles para el ojo humano en el otro lado de la estampilla. Esta estampilla, básicamente una película de medio micrón de espesor, está compuesta por capas nanométricas, nanocolumnas y láminas de metal, que transforman las imágenes infrarrojas en imágenes visibles.

La película puede colocarse delante de gafas o telescopios normales, dijo Sarusi, transformándolos en dispositivos infrarrojos. O puede colocarse en sensores de visión simples, transformándolos en sensores de infrarrojos con la capacidad de ver objetos que el ojo humano no puede ver.

El investigador de la Universidad Ben-Gurion, Prof. Gabby Sarusi, demuestra su tecnología
de sensor infrarrojo el 5 de marzo de 2018 (Shoshanna Solomon / Times of Israel)

La tecnología podría ayudar a reemplazar las pesadas gafas nocturnas utilizadas por los soldados con gafas livianas y de bajo consumo de energía, dijo. La tecnología depende de la nanotecnología y la física, y el único componente electrónico es una batería pequeña, dijo.

Pero hay aplicaciones más amplias e incluso más interesantes para la tecnología, dijo Sarusi, por ejemplo, en el área de autos autónomos. Tal dispositivo podría usarse en sensores en automóviles autónomos para mejorar la visión, convirtiendo la luz infrarroja en luz visible y permitiendo una mejor visión en la niebla y la oscuridad.

Además, los sensores infrarrojos no se ven afectados por la luz solar, algo que confunde los sensores regulares de hoy.

Un sensor infrarrojo cuesta alrededor de $3,000, dijo Sarusi. Un sensor de visión común utilizado por autos autónomos cuesta $1- $2. Entonces, al agregar las capas de nanotecnología, que cuestan alrededor de $5, dijo Sarusi, uno puede obtener un sensor de infrarrojos por alrededor de $7- $8.

«Esta tecnología permitirá la creación de sensores IR de bajo costo y prácticos para la producción en masa», dijo.

«Esto es una revolución porque para los autos autónomos, los costos son importantes», dijo Sarusi en una conferencia de prensa con periodistas la semana pasada. Los sensores son un componente esencial de los autos sin conductor, dijo, y deben ser baratos. La película podría usarse en las cámaras que ayudan a los autos autónomos a «ver» mejor, así como en los sensores LIDAR que utilizan estos automóviles para navegar por las calles.

Una tercera aplicación para la tecnología, dijo Sarusi, estaría en las cámaras de los teléfonos inteligentes, para permitir todo tipo de nuevos efectos de visión infrarroja.

La universidad ya está en la etapa de licenciar la tecnología y establecer una startup para desarrollar aún más el producto, dijo. Tomará unos dos años hasta que el producto llegue a la comercialización, estimó.

Sarusi exhibió su tecnología durante una gira de prensa organizada por la universidad la semana pasada, en la que los investigadores mostraron sus desarrollos más geniales, que también incluyeron pequeños drones polinizadores para compensar la falta de abejas; robots que escalan paredes, tipo araña para operaciones de búsqueda y rescate; robots de recolección de fruta y escenarios de simulación de conducción y técnicas para prepararse para la conducción autónoma.

Robots desarrollados en el laboratorio del Dr. David Zarrouk, director del Laboratorio de Robótica Bio Inspirada y Médica de la Universidad de Ben-Gurion; 5 de marzo de 2018
(Shoshanna Solomon / Times of Israel)

Con 20,000 estudiantes y un empuje para reclutar 5,000 adicionales durante los próximos cinco a siete años, la universidad de Beersheba juega un papel clave en ayudar a transformar la ciudad más grande de Israel en el Negev en un centro tecnológico.

Junto a un parque tecnológico avanzado e interactuando con unidades de inteligencia del ejército que pronto se trasladarán al sur de Israel, la investigación desarrollada en la universidad se convertirá en el punto de apoyo de la actividad de tecnología de startups y militar.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.