Convocando a israelíes y árabes, la Casa Blanca dice que Gaza es fundamental para el esfuerzo de paz

La discusión reunió a funcionarios de seguridad nacional de Israel, Arabia Saudita, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Omán y Bahréin en un momento diplomático excepcional.

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, regresando a la Casa Blanca.
(Foto: KEVIN LAMARQUE / REUTERS)

WASHINGTON – Funcionarios de la administración Trump trabajaron los teléfonos durante semanas para llevar a diplomáticos israelíes y árabes a sentarse en la misma mesa en la Casa Blanca, y finalmente lograron hacerlo por primera vez el martes.

Altos funcionarios de la administración dijeron que varios grupos en la conferencia de Estados Unidos, que se centró en la terrible situación humanitaria que enfrenta la Franja de Gaza, habían expresado que «no podrían estar en la misma habitación que el otro».

Y, sin embargo, «tuvimos conversaciones con ellos, y todos se dieron cuenta de la importancia de estar en la sala», dijo un alto funcionario al Jerusalem Post después de la conferencia de seis horas, celebrada en el dorado salón Indian Treaty del edificio de la oficina ejecutiva.

El debate reunió a funcionarios de seguridad nacional de Israel, Arabia Saudí, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Omán y Bahréin en un momento diplomático excepcional: el posible inicio de un diálogo regional sobre la paz entre Israel y Palestina, antes de la publicación de un plan de paz por la administración Trump con la intención de terminar de manera integral las reclamaciones del conflicto.

Pero el equipo de EE.UU. no pudo certificar si los israelíes y cualquier delegación árabe en particular mantuvieron conversaciones al margen de la sesión formal.
«Era una habitación con una gran mesa, y todos se sentaron alrededor de la gran mesa», dijo el funcionario. «El formato no se prestó a ninguna conversación directa entre ninguna de las partes».

El equipo de Trump fue dirigido por Jared Kushner, yerno del presidente y asesor principal que lidera el proceso de paz de la administración, y Jason Greenblatt, el representante especial de Estados Unidos para las negociaciones internacionales. Solo sus us comentarios de apertura y presentación duraron dos horas.

«Necesitamos arreglar Gaza por una variedad de razones, ya sea que lleguemos a un acuerdo de paz o no lleguemos a un acuerdo de paz», dijo el equipo de EE.UU. Pero «por supuesto, es necesario lograr un acuerdo de paz».

Gran parte del enfoque de la cumbre fue sobre el control de Hamas sobre la Franja, que la administración considera un impedimento tanto para la entrega de asistencia humanitaria crítica, como para el éxito de su iniciativa de paz pendiente.

Los funcionarios no comentaron sobre el papel particular de Qatar en la crisis de Gaza luego de que sucesivas administraciones estadounidenses han culpado a Doha por promover a Hamas allí.

Un funcionario de la administración dijo que los EE.UU. esperan asegurar la participación de la Autoridad Palestina en sus esfuerzos para luchar contra el control de Gaza por parte de Hamas. Pero la Autoridad Palestina rechazó la oferta de la administración para que se unan a la conferencia de la Casa Blanca, agregó el funcionario estadounidense.

Si bien el plan de paz no era el motivo central de la conferencia, Kushner y Greenblatt ven la crisis de Gaza y las perspectivas de éxito de sus planes como algo totalmente vinculado. Y para ese fin, el equipo de paz es optimista de que fue capaz de juntar a Israel y las potencias árabes – aunque no los palestinos.

«Ciertamente es nuestra esperanza que sea solo el comienzo», dijo un funcionario. «Es muy pronto para decirlo».

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil