Exposición arqueológica muestra el final del paganismo en Israel

Enero 11, 2018

Crónicas de la sociedad que adoraba a los dioses grecorromanos a una que adoptó la fe cristiana.

Un talismán anti-indigestión (izquierda) combinado con colgantes con varios animales. (Foto: Cortesía del Dr. Michael Eisenberg)

Un amuleto, una pintura que representa a la diosa griega Tique y una estatuilla que celebra las procesiones bañadas en alcohol dedicadas al dios del vino Dionisio se exhiben ahora contando la historia de la antigua Hippos durante su transición del período romano pagano a la era cristiano bizantina.

Situada al este del Mar de Galilea, Hippos fue fundada en el siglo II AEC y destruida por el devastador terremoto de 749 EC, también conocido como el terremoto de Galilea 749.

En los últimos 18 años, el sitio que se encuentra dentro del Parque Nacional Susita de la Autoridad de Parques y Naturaleza ha sido excavado y explorado por investigadores dirigidos por el Dr. Michael Eisenberg del Instituto de Arqueología de la Universidad de Haifa.

Ahora, Eisenberg e investigadores de la universidad están exhibiendo muchas raras antigüedades y reliquias desenterradas en el sitio en una exposición llamada «Antes de que se Sacudiera la Tierra: Emerge la Antigua ciudad de Hippos – Susita».

«Las excavaciones han arrojado muchos impresionantes y únicos hallazgos a lo largo de los años, tanto del período en que la ciudad todavía era pagana como de los períodos bizantino y omeya, cuando Hippos tenían una clara mayoría cristiana», dijo Eisenberg.

«Por primera vez, la nueva exposición en el Museo Hecht presenta la historia de esta transición de una sociedad que adoraba a los dioses greco-romanos clásicos, a una que adoptó la fe cristiana. El caso de Hippos muestra claramente cómo en el centro de la ciudad, los residentes, incluido el clero cristiano, abierta y públicamente continuaron utilizando los emblemas paganos de la época romana».

Según Eisenberg, los hallazgos más fascinantes incluyen un tesoro de hebillas de oro de 24 quilates y un amuleto contra la indigestión.

«El amuleto, con dimensiones de 2.2 cm. x 2.4 cm., está hecho de hemetita y colocado en un colgante de oro con una inscripción en griego con la orden ‘¡digerir!'», dijo.

Es de la época romana durante el siglo III a IV EC, pero se colocó en el colgante de oro durante el período bizantino durante finales del siglo VI EC, señaló Eisenberg.

«Los investigadores encontraron el colgante en un estrato fechado a principios del siglo octavo EC en la iglesia del noreste», continuó. «En otras palabras, unos tres o cuatro siglos después que el Imperio Romano adoptara el cristianismo».

Una figura de Una figura de hueso de una mujer bailando (Cortesía del Dr. Michael Eisenberg)

Junto con los hallazgos asociados, los investigadores creen que el artículo probablemente fue usado por un importante clérigo cristiano que continuó usándolo con el propósito original de «evitar la indigestión».

Otro hallazgo en la exhibición incluye una pequeña estatuilla tallada hecha de hueso, de aproximadamente 12 cm. de altura, representando a una mujer bailando.

«En una inspección más cercana, la mujer resulta ser una ‘ménade’ – uno de los miembros regulares de la comitiva que acompañó a las procesiones dedicadas al dios del vino Dionisio», dijo Eisenberg.
«La estatuilla, que se encontró en un edificio adyacente a la iglesia y data de la época romano -bizantina temprana, probablemente se colocó en una caja de madera o cofre con otras imágenes de las procesiones a Dionisio que no han sobrevivido», dijo.

«Las procesiones a Dionisos – que usualmente estaban acompañadas por las ménades danzantes – estaban dominadas por el baile extático, la bebida en exceso, el libertinaje y manifestaciones de sexualidad. Sin embargo, ahora encontramos una de las imágenes más identificadas con esta procesión y libertinaje en un edificio al lado de una iglesia”.

Eisenberg señaló que, además del pequeño amuleto y estatuilla, el sitio ha dado un testimonio aún más poderoso de la integración de los emblemas del pasado pagano en el presente cristiano.

«En la pared de una casa no lejos de la iglesia del noreste, se descubrió un sillar con un fresco que representa a la diosa de la fortuna Tique, Fortuna en el panteón romano», dijo. «A Tique se la muestra con una corona mural, que representa naturalmente las murallas de la ciudad de Hippos».

Un fresco de la diosa Tique, con paredes coronadas para su cabeza.

La iglesia noreste y el edificio adyacente fueron excavados por una delegación de la Universidad Concordia en St. Paul, Minnesota, encabezada por el Prof. Mark Shuler.

Eisenberg explicó que Tique era la diosa que protegía a la Hippos helenística y romana.

«Aparece en monedas romanas de Hippos sosteniendo las riendas de un caballo, o llevando un caballo en la palma de la mano, ambos símbolos de su papel como protectora de la ciudad», dijo, señalando que el motivo de Tique como protectora de Hippos fue elegido como emblema de la nueva exposición.

«Durante el período bizantino, Tique se convirtió en un emblema municipal que encarnaba un patriotismo local que tenía profundas raíces en la tradición clásica. A medida que pasa el tiempo tras la transición al cristianismo, Tique y los otros antiguos emblemas religiosos, probablemente pierden sus características rituales y se convierten en símbolos culturales que siguen acompañando a Hippos, hasta que la ciudad fue devastada y abandonada tras el terremoto de 749», agregó.

Debido a que el Parque Nacional Susita no ha sido preparado para visitas organizadas del público, Eisenberg dijo que la nueva exhibición en el Museo Hecht de la Universidad de Haifa ofrecerá una oportunidad excepcional para «ver una ciudad que se fundó hace más de 2,000 años y ahora ha vuelto a vida después de 18 años de estudios arqueológicos”.

La exposición permanecerá abierta en el Museo Hecht hasta el próximo año.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil