Los canaanitas de Jasor se arriesgaron con la cría de delicadas ovejas, mientras que los vecinos se mantuvieron con cabras

Enero 9 2018

Los antiguos Jasoritas crearon un negocio de lana único hace 3.700 años, mientras que todos los demás grandes poderes del antiguo Medio Oriente continuaron confiando en la robusta cabra, que tendía a no desplomarse y morir.

Tel Hazor. Yovel Gesser

La antigua ciudad de Jasor, en Galilea, parece haber hecho su camino hacia la fama y la fortuna en parte mediante el desarrollo de un negocio único en la crianza de ovejas, en lugar de cabras como todos los demás en Canaán hace 3.700 años.

El comercio de finos y raros textiles de lana puede haber ayudado a impulsar a la ciudad-estado de la era cananea a tener gran poder, solo para finalmente colapsar, ya sea a manos de Josué, como lo dice la Biblia, o debido a la creciente desigualdad, lo que resultó en plebeyos hambrientos. Quienes posiblemente quemaron los palacios de la élite.
El descubrimiento de que los Jasoritas criaban ovejas en lugar de cabras, e hicieron de ello una industria, se basa en el análisis de huesos de animales realizado por el Dr. Nimrod Marom, del Colegio Académico Tel-Hai, en la Alta Galilea. La ciudad ha estado en excavación desde la década de 1990, incluida la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Se necesita un nicho para ser rico

La gente del antiguo Jasor no descubrió las ovejas. Los ovinos estuvieron entre los primeros ungulados que se domesticaron, en Anatolia, hace unos 10.000 a 11.000 años, poco después de la domesticación de las cabras.

Las ovejas domesticadas han estado en Israel 8.500 años o más. Ese no es el tema. «El tema aquí es especializarse en ovejas, lo cual es inusual», observa Marom.

¿Por qué fue inusual? Porque las ovejas son un negocio arriesgado. El agricultor cananeo promedio difícilmente hubiera decidido arriesgar a su familia a padecer hambre al elegir perversamente criar ovejas relativamente frágiles y de cría lenta, con su propensión a la estupidez, la enfermedad y la muerte, en lugar de la cabra juguetona y versátil. Y es por eso, explica Marom, que los pueblos de la región dependían de la cría de cabras.

Cuerno de un gamo que comido hace unos 3.700 años en la ciudad cananea de Jasor. Shlomit Bechar

El mero hecho de que la gente de Jasor haya realizado este monumental cambio y de alto riesgo para criar la ovina, podría ser indicativo de una estructura económica y cultural lo suficientemente fuerte como para permitir el riesgo.

«Habrían necesitado el poder básico para forzar a la conservadora cultura rural, que está pensando en la comida del mañana, a especializarse en un producto que puede ser comercialmente ventajoso, pero es menos bueno para el agricultor individual», especula Marom, añadiendo que no tenían un seguro de cosecha en ese entonces. Entonces, los Jasoritas deben haber estado muy motivados para hacer el cambio, y él cree que el motivo es económico.

Las ceras de Jasor son ricas, para algunos

Jasor (alternativamente deletreado Jatsor) fue una de las entidades políticas más ricas y más grandes en la Edad del Bronce en Israel, juzgando por sus fortificaciones. Era el más meridional de un grupo de ciudades-estado principalmente en la Siria actual.

El poder del reino está atestiguado por el Libro de Josué, que dice al respecto, entre otras cosas:

«Y Josué en aquel tiempo se volvió, y tomó a Jasor, e hirió a su rey a espada, porque Jasor antes era la cabeza de todos esos reinos». (Josué 11:10)

También hay un testimonio no bíblico del poder de Jasor. Múltiples documentos del antiguo Egipto y Siria lo mencionan en el contexto de una ciudad / reino clave. Gobernando un área grande, Jasor habría recaudado impuestos de los habitantes locales, y tenía una gran cantidad de templos paganos en toda la ciudad donde, entre otras cosas, se sacrificaban ovejas.

Huesos de ovejas encontrados en Jasor de hace 3700 años: todos los demás criaban cabras en ese tiempo. Nimrod Marom

Aunque textiles antiguos de miles de años atrás se han encontrado en lugares como las Minas del Rey Salomón en Timna, no se ha encontrado ningún resto sobreviviente de lana de Jasor, reconoce Marom. Tampoco hay talleres en los que se esquilara a las ovejas ni se pudiera haber encontrado la lana.

Lo que se ha encontrado en Jasor son tablillas de arcilla escritas en acadio, registrando entre otras cosas el comercio de textiles con ciudades estado en Siria (así como un rico cuerpo de ley tipo Hammurabi, que incluye reglas que rigen partes del cuerpo y daños, incluyendo cosas como ‘ojo por ojo’ como se menciona en Éxodo).
«Tenemos evidencia del mundo de la cultura material, de la cual podemos concluir que hubo un sistema económico serio detrás de estos registros», le dice Marom a Haaretz.

Las tablas dan fe de exportaciones masivas de productos textiles de Jasor: «Es decir, los textiles de Jasor se consideraban una marca de fábrica», dice Marom, pero reconoce que la referencia es vaga, sin indicar el animal de origen.

Lo cual plantea la pregunta de cómo sabemos que los textiles estaban hechos de lana de oveja, en comparación con cualquier otra cosa. La respuesta es que los Jasoritas no podrían haber manejado ese tipo de precio para abrigos de pelo de cabra, aparentemente, no es que tuvieran dinero en ese entonces, señala Marom.

Banquete de sopa de huesos para los pobres

El análisis de Marom de los huesos también puede arrojar nueva luz sobre el primer colapso del reino de Jasor, en el período cananeo tardío, alrededor de 1,250 AEC.

Hallazgos anteriores llevaron a Amnon Ben-Tor y Sharon Zuckerman, arqueólogos de la Universidad Hebrea de Jerusalén, a llegar a la conclusión de que la ciudad sufría de una creciente desigualdad, evidente en las crecientes disparidades en el consumo de carne entre nobles en la ciudad alta, donde el palacio real y los templos principales fueron localizados, y los plebeyos en la ciudad más baja. Mientras que el primero vivía de lo mejor de las ovejas, por así decirlo, el otro puede haber estado muriendo de hambre.

«Mientras hubo banquetes en la ciudad alta, el consumo de carne en la ciudad baja experimentó un marcado empeoramiento: en la ciudad baja encontramos cada vez menos animales de presa grande como gacelas y gamos, y cada vez más énfasis colocado sobre la extracción del cerebro y la médula ósea, que acredita los hábitos de cocina de la pobreza, que exprimió el mayor valor calórico posible de origen animal», dice Marom.

«Como persona, si puedo comer carne, como carne y boto el hueso», explica. Y aunque hay poca evidencia de que los nobles machacaron e hirvieron los huesos para extraer grasa y nutrientes, los hallazgos muestran que la gente de la ciudad baja lo hacía cada vez más, dice.

El Prof. Douglas Petrovich del Seminario de la Biblia en Katy, Texas, discrepa con la interpretación de la guerra de clases de la era bíblica, calificando la teoría de inverosímil. Si los campesinos se hubieran rebelado, derrocado a la élite y huido, dice, no encontraríamos los restos materiales que encontramos. Señala el descubrimiento de una tienda de alfarería con una gran cantidad de mercancías: «¿Por qué este alfarero luchador dejaría sus mercancías atrás si hubiera huido de la ciudad? Eso no tiene ningún sentido en absoluto.
Además, el descubrimiento hace unos años (en la ciudad alta) de grandes jarras de almacenamiento con granos en ellos no tiene sentido alguno si hubo una revuelta campesina», dice Petrovich. Difícilmente pondrían su propio suministro de alimentos al fuego.

Conflagración masiva

Las conclusiones de los análisis óseos se ajustan a otros cambios observados en el Jasor cananeíta en la víspera de su destrucción final en 1250 AEC.

En 2012, arqueólogos encontraron evidencia de una conflagración masiva en la ciudad alrededor de 1250 AEC, que horneó los ladrillos del palacio con la dureza de la piedra, quemó granos de trigo en enormes jarras en el palacio y derritió vasijas de cerámica.

¿Fue Josué el responsable, como lo dice la narración bíblica, o las tribus nómadas como postuló Ben-Tor, o los pobres hambrientos se levantaron contra la elite de buena vida, como sugirió Zuckerman? Ella notó que el fuego parece haber estado confinado en el vecindario rico, aparentemente perdonando las casas de los pobres abajo.

Petrovich argumenta el caso de Josué, nombrando la conquista israelita como la única opción plausible. Señala el descubrimiento de vasijas de culto basálticas del templo cananeo «rotas ritualmente», lo que los paganos habrían temido hacer, no sea que atraigan la ira de los dioses, mientras que eso es exactamente lo que los israelitas habrían hecho.

De cualquier manera, siglos más tarde, los israelitas tomarían la ciudad, en el siglo IX AEC, y, según los informes, el Rey Salomón la habría edificado aún más. (Las fechas de ciertos descubrimientos, incluida una puerta de la ciudad con muchas recámaras, son controversiales).

Para ser exacto, parece que Jasor se quemó una y otra vez. Hay capas de destrucción además de la de las eras cananea e israelita, observa Marom. Esta fue una ciudad dinámica. Pero después de miles de años de existencia, en 732 AEC Jasor fue invadida por los asirios mientras barrían el norte de Israel, todos los sobrevivientes fueron expulsados y la ciudad fue quemada por completo, de una vez por todas.

 

Fuente: Haaretz



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.