Asesinato, saqueo, incendio: Recordando los disturbios de Adén de 1947

87 Judíos murieron en un baño de sangre de tres días provocado por el voto de la Partición de la ONU, y llevado a cabo en las narices de los gobernantes coloniales británicos

(Fotos de esta colección de Avraham Hermes y Rahamim Ben Zur; todas las imágenes son cortesía de Danny Goldsmith y del Museo de Patrimonio Judío de Aden)

El 29 de noviembre de 1947 fue un día trascendental en la tierra de Israel. Por primera vez en más de dos mil años, el país volvería a ser un estado independiente. Para muchos, fue visto como el comienzo de la redención del pueblo judío del exilio. Celebraciones espontáneas se dieron en todo el país.

Sin embargo, para la comunidad judía que vivía en el protectorado británico de Adén, una ciudad portuaria en el sur de Arabia, ahora parte de Yemen, la felicidad duró poco y pronto se convertiría en horror. Tres días después de que la Asamblea General de la ONU votara por el establecimiento del Estado de Israel, hubo un estallido de violentos disturbios por parte de la población árabe local. La comunidad judía era su objetivo principal, y en el transcurso de tres días los alborotadores dejaron un rastro de asesinato y destrucción sin sentido a su paso.

En los días anteriores, la tensión dentro de la comunidad estaba alta a medida que se difundió la noticia de que los árabes estaban planeando tres días de mítines y manifestaciones para protestar por el voto de la ONU. La juventud de la comunidad dirigida por Yitzhak Shor, jefe del movimiento juvenil sionista Hechalutz Hatzair, junto con Ovadiah Tuvia, un emisario enviado desde Eretz Israel, organizó la protección del barrio judío. Su defensa consistía básicamente en piedras y cócteles molotov caseros para lanzar a los alborotadores que pudieran tratar de atacar sus hogares.

(Fotos de esta colección de Avraham Hermes y Rahamim Ben Zur; todas las imágenes son cortesía de Danny Goldsmith y del Museo de Patrimonio Judío de Aden)

El 2 de diciembre de 1947, el primer día de los disturbios, tuvieron bastante éxito en la defensa del barrio judío. Luego, en el segundo día de disturbios, los británicos enviaron soldados para «proteger» a los judíos. Enviaron al APL (Aden Protectorate Levies) una legión beduina entrenada por británicos.

En lugar de protegerlos, sin embargo, dirigieron sus rifles contra la comunidad judía y les dispararon mientras corrían por las calles e incluso mientras se refugiaban en sus propios hogares. Hay desgarradores relatos de primera mano, como el de una niña de trece años cuyo padre fue baleado por un francotirador frente a ella mientras la familia se paraba en el techo buscando un santuario en el barrio de abajo.

Una adolescente que intentó subir al techo para desmantelar su suca, preocupada de que pudiera incendiarse y prender fuego a toda la casa, fue salvada por poco por su vecino, un adolescente un poco mayor, que le dijo que subiría en su lugar. Desafortunadamente, cuando él se adelantó en la escalera y salió por la puerta, fue alcanzado por una bala y murió de contado.

A otro padre le dispararon mientras miraba por la ventana de su casa. Un soldado posicionado en la calle se volvió y lo vio, apuntó con su rifle directamente hacia él y disparó.

(Fotos de esta colección de Avraham Hermes y Rahamim Ben Zur; todas las imágenes son cortesía de Danny Goldsmith y del Museo de Patrimonio Judío de Aden)

Las turbas se envalentonaron por las acciones de la APL y el terror se intensificó, una sed de sangre alimentada por el odio y la oportunidad. Atacaron con cuchillos e incendiaron casas y escuelas. Las sinagogas fueron quemadas, las tiendas judías fueron saqueadas y destruidas. Todos y todo lo que pertenecía a la comunidad era un objetivo.

Los disturbios también se extendieron a Sheikh Othman, una región campestre cercana donde la comunidad tenía un pequeño lugar con varias casas de vacaciones. Algunos habían huido al área, con la esperanza de que pudieran encontrar refugio.

Numerosos refugiados judíos yemeníes que quedaron atrapados en Adén mientras esperaban permiso para emigrar a Israel, también fueron envueltos por la violencia. Varios perdieron sus vidas.

El tercer día, el asesinato, las lesiones y la quema de casas continuaron sin interrupción. Sólo en algún momento después del mediodía los comandantes del ejército británico intervinieron y enviaron infantes de marina, que estaban anclados en el puerto, para sofocar los disturbios.

Los resultados de los tres días de terror fueron terribles. Ochenta y siete judíos, miembros de la comunidad adení local y refugiados judíos de Yemen, fueron asesinados o quemados hasta la muerte. El conteo incluyó niños, mujeres y ancianos. A nadie le dieron tregua. Más de 70 resultaron gravemente heridos. Las dos escuelas judías, varias sinagogas y muchas casas habían sido destruidas; casi todas las tiendas de propiedad judía habían sido saqueadas y algunas incendiadas.

(Fotos de esta colección de Avraham Hermes y Rahamim Ben Zur; todas las imágenes son cortesía de Danny Goldsmith y del Museo de Patrimonio Judío de Aden)

Después de más de mil años de vivir en Adén, la comunidad judía entendió que su tiempo estaba llegando a su fin. Después del pogromo hubo una emigración masiva y al menos 3.000 miembros se mudaron a Israel. Aproximadamente 1,000 judíos permanecieron pero sabían que estaban con las horas contadas. En 1967, exactamente cincuenta años atrás, el Protectorado británico terminó y, lamentablemente, también lo hizo la presencia judía en Adén. Los últimos miembros restantes se mudaron a Israel o se unieron a la incipiente comunidad judía de Adén en Londres. Y a pesar de que no queda ni un solo judío en Adén hoy, la comunidad, tanto en Israel como en el Reino Unido, continúa prosperando y conservando sus tradiciones única.

El domingo 10 de diciembre de 2017 hubo una velada conmemorativa especial para conmemorar los 70 años desde el pogrom en Adén, y para honrar y recordar a las 87 víctimas que perecieron durante esos días oscuros. Los miembros del público fueron bienvenidos a unirse. El evento tuvo lugar en el Museo del Patrimonio Judío de Adén en la sinagoga Kol Yehudah 5 Rechov Lilienblum, Tel Aviv. Comenzaró a las 3:30 p.m. con un recorrido por el museo donde pudeiron obtener más información sobre la vibrante historia de la comunidad de Adén. Luego hubo un servicio conmemorativo con conferencias y testimonios de primera mano de los sobrevivientes (en hebreo).

Más información está disponible en la página de Facebook del Museo de la Herencia Judía de Adén.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.