A medida que los edificios evolucionan en la Nación de Nuevas Empresas, los arquitectos crean espacio para trabajar y jugar

Empresas de tecnología multinacionales lideran una revolución en Israel

Las oficinas diseñadas para la industria tecnológica de Israel son cada vez más ecológicas y más fáciles de usar, para mantener las ideas de los empleados fluyendo

El edificio SAP en el área industrial de Ra’anana, diseñado por Yashar Architects Ltd. (Cortesía de Uri Porat)

Conduciendo por la ruta 4 de Tel Aviv a Ra’anana, es imposible no darse cuenta, especialmente por la noche cuando todo está iluminado, de una caja de vidrio cuadrada de un edificio con ventanas vagamente en forma de huevo que domina el paisaje.

Es la nueva sede local de SAP, el gigante de software alemán: el nombre, que brilla en la parte superior de la estructura, sirve como un recordatorio de que la llamada Nación de Nuevas Empresas es un imán para los conglomerados de tecnología que establecieron operaciones en Israel en un intento de aprovechar su destreza tecnológica.

Actualmente hay unas 286 corporaciones multinacionales activas en Israel, de acuerdo con Start-up Nation Central (Central de la Nación de Nuevas Empresas), una organización sin fines de lucro que rastrea la industria de la tecnología en Israel; alrededor de 87 se han abierto en los últimos tres años. Operan principalmente centros de investigación y desarrollo, y la mayoría comenzó sus actividades mediante la adquisición de nuevas empresas locales.

Gigantes como Apple, Google, Facebook, Samsung, Microsoft, Amazon e Intel compiten por el talento israelí. Se inspiran en la impetuosa actitud de «podemos hacerlo todo» y chutzpa israelí, pero también infunden el ecosistema tecnológico local con diferentes estilos de gestión, una cultura corporativa alternativa y un nuevo enfoque de la forma en que quieren que se vean y se sientan sus edificios de oficinas.

Foto aérea del nuevo campus de Apple en construcción en Cupertino, California (SpVVk; imágenes de iStock de Getty)

Estas empresas de tecnología ricas en efectivo están construyendo o han construido audaces oficinas centrales en San Francisco y Silicon Valley, símbolos emblemáticos de lo que sus empresas quieren transmitir a sus clientes y empleados.

Los empleados de Apple este año comenzaron a mudarse a su nueva masiva sede apodada la «nave espacial» en Cupertino, California. Fue diseñada por el arquitecto británico Lord Norman Foster, quien trabajó estrechamente con el legendario director ejecutivo de Apple, el difunto Steve Jobs, para crear una sinfonía de vidrio, acero, piedra y árboles. La firma de informática en la nube Salesforce también ha establecido una nueva sede central de acero y vidrio en San Francisco, mientras que la empresa Uber, que comparte vehículos, ha diseñado una sede central totalmente transparente.

A medida que estas multinacionales de tecnología construyen sus hogares en Israel, ya sea diseñando sus propias torres como lo hizo SAP o alquilando oficinas en nuevas estructuras o renovando las antiguas, traen consigo sus diferentes estándares, requisitos y demandas. Y esto está comenzando a revolucionar la forma en que se construyen y diseñan los edificios de oficinas. Y no son solo las multinacionales: las firmas nacionales, como la compañía de tecnología móvil Mobileye, que fue adquirida por Intel Corp. en marzo por la friolera de $15.300 millones, también están estableciendo nuevas oficinas centrales con especificaciones que cambian la apariencia de los edificios de oficinas locales .

Y mientras que para algunos las estructuras diseñadas por Israel pueden no encarnar la belleza y la audacia de la torre Gherkin de Londres o la pirámide del Louvre y de los edificios de los Grands Projets de los 80 en París, pueden ser un presagio de emocionantes diseños por llegar.

Avner Yashar, dueño de Yashar Architects Ltd. En su oficina de Tel Aviv; Oct. 2, 2017 (Shoshanna Solomon/Times of Israel)

Para las empresas de tecnología, la arquitectura de sus edificios debe reflejar «el espíritu de la empresa». La tendencia en general, para los edificios de alta tecnología, ya sean espacios de oficinas alquilados o construidos específicamente para esa corporación, es enriquecer la experiencia del lugar de trabajo», dijo Avner Yashar, propietario de Yashar Architects Ltd. con sede en Tel Aviv, cuya oficina diseñó el edificio SAP y está trabajando en el edificio que albergará el nuevo espacio de oficinas de Microsoft en Herzliya. El arquitecto también fue el diseñador detrás del centro de I + D de Apple en Herzliya, el segundo centro más grande del mundo del gigante estadounidense.

Mientras que SAP le encargó al arquitecto que construyera su proyecto desde cero, tanto Microsoft como Apple decidieron alquilar espacio en edificios ya en construcción, que fueron adaptados para cumplir con las especificaciones de los gigantes de los EE.UU., explicó Yashar.

Las nuevas estructuras que sirven al mercado de la tecnología tienen una cosa en común: reflejan la forma en que trabajan los empleados.

«Quieren que sus edificios se adapten a entornos y situaciones cambiantes, al igual que sus compañías necesitan ser», dijo Mendi Rotbard, socio de Moshe Tzur Architects & Town Planners Ltd. con sede en Tel Aviv, cuya oficina está a cargo de la construcción la nueva sede de Jerusalén de Mobileye. La firma de arquitectura también está planificando la Torre Azrieli Sarona de Tel Aviv, que según los informes ha sido alquilada por gigantes tecnológicos como Facebook y Amazon.

Mendi Rotbard, socio de Moshe Tzur Architects & Town Planners Ltd., con sede en Tel Aviv, con una ilustración del nuevo cuartel general de Mobileye en su computadora (Shoshanna Solomon / Times of Israel)

Todos los edificios deben ser ecológicos y verdes, con los más altos grados de certificación de los EE.UU. que garanticen que sean eficientes desde el punto de vista energético y ecológico. Los pisos son más anchos, lo que permite una mayor flexibilidad para las necesidades cambiantes de la empresa y hace que sean más fácilmente accesibles para todos; los espacios de oficinas cerradas se mantienen al mínimo, y los empleados aún pueden tener un escritorio, pero sin esperar que estén atados a él.

«La interacción entre los empleados de hoy en día a menudo no es por medio de reuniones formales, sino de un juego, tomando un café y escuchando música, y estas son las áreas que enfatizamos en nuestros edificios», dijo Rotbard.

Las escaleras, una vez oscuras y escondidas, ahora están expuestas y son parte del paisaje con sofás y mesas salpicadas en los espacios abiertos a su alrededor. El objetivo es fomentar reuniones aleatorias, para que las personas de diferentes equipos y en diferentes proyectos puedan toparse entre sí, conversar, intercambiar ideas y encontrar soluciones en conjunto. Mientras tanto, los espacios abiertos y las fachadas de vidrio exponen a los trabajadores al movimiento y a los eventos que ocurren dentro y fuera de los edificios.

«Cuando la gente pasa la mayor parte del día mirando la pantalla, trabajando en la pantalla, que es bastante autónoma, lo hace por su cuenta», dijo Spencer de Gray, socio ejecutivo sénior y jefe de diseño asociado en Foster + Partners, una firma de arquitectos con sede en el Reino Unido que acaba de completar su primer proyecto en Israel, la nueva Universidad Hebrea de Jerusalén en el nuevo Centro de Investigación de Ciencias del Cerebro de Edmond y Lily Safra, de $58 millones de dólares.

Para contrarrestar ese trabajo solitario, uno necesita crear un «equilibrio», con «oportunidades para conocer gente y hablar con sus colegas en un entorno más relajado», dijo de Gray. Los encuentros fortuitos y la capacidad de hablar sobre el trabajo con una taza de café o descansar en sofás, aumentan el bienestar y la productividad, agregó.

Algunos edificios tienen bancos, peluquerías, oficinas de correos y comedores. Muchos tienen amplios balcones donde los empleados pueden salir a tomar un poco de sol y aire fresco. Por supuesto, se crean espacios de trabajo silenciosos, donde los desarrolladores, generalmente usando audífonos, pueden sentarse en sus computadoras portátiles y trabajar en silencio.

«El tema principal de todos estos proyectos es el espacio de trabajo conjunto», dijo Yashar. «Hoy en día, ‘compartir’ es una palabra que escuchas en todas partes: compartimos automóviles, hogares y también lugares de trabajo… La actividad ocurre en los espacios comunes y compartidos. Y debido a que estos edificios están poblados por jóvenes, y su trabajo principal es pensar… los edificios intentan crear un ambiente que fomente la libertad, la libertad de pensamiento, el intercambio de ideas y de información entre las personas”.

Un muro vivo en las oficinas actuales de Facebook en Israel en Tel Aviv, diseñadas por Setter Architects (Crédito: Itay Sikolsky)

Debido a la dura competencia por el talento, las empresas tecnológicas, al darse cuenta de que su principal recurso es su capacidad intelectual, «quieren hacer que sus trabajadores estén lo más cómodos y en casa posible», dijo Danny Ohana, socio de Moshe Zur Architects. También quieren asegurarse de que los empleados se queden en el trabajo tanto como sea posible y se diviertan mientras continúan siendo productivos y felices.

«Es una dulce trampa para mantenerlos en el trabajo durante muchas horas», dijo Ohana. Los edificios de oficinas hoy en día se inspiran en el Renacimiento, dijo. «La arquitectura gótica santificó el edificio y a Dios mientras disminuía a la persona, mientras que el Renacimiento puso al hombre en el centro, y todos los edificios se hicieron en proporción al hombre», dijo.

Interior del edificio SAP en Ra’anana, diseñado por Yashar Architects Ltd. (Cortesía de Uzi Porat)

Lo que está sucediendo hoy con la arquitectura para la alta tecnología, dijo, es enfocarse en los empleados y su bienestar.

Las estructuras incorporan la naturaleza, las plantas y la vegetación dentro del edificio, junto con elementos naturales, como agua y piedra. Las ventanas se pueden abrir para permitir la entrada de aire fresco, y muchas han creado espacio para paredes vivientes, paredes que están parcial o completamente cubiertas de vegetación. Los trabajadores pueden almorzar en balcones mientras huelen las flores. La luz del día y los espacios abiertos se maximizan y los techos son altos.

Fiverr, una nueva empresa israelí que se ha convertido en líder mundial de servicios independientes en línea, tiene su sede israelí en las oficinas reformadas del histórico Beit Ha’ikarim, un edificio de cuatro pisos en el corazón de Tel Aviv al que se agregaron tres plantas más. El edificio se encuentra en la lista de conservación, y la decoración diseñada por Setter Architects combina hábilmente lo antiguo con lo nuevo, utilizando elementos tecnológicos, como un piso de concreto y techos expuestos.

El interior de la oficina de Fiverr en Tel Aviv (Cortesía Amit Gosher)

Las reuniones privadas se llevan a cabo en salas de vidrio que pueden sombrearse para mayor privacidad, si es necesario. Las paredes de ladrillo con plantas son un telón de fondo para las áreas de descanso que dan a una terraza en la que los empleados pueden relajarse. Hay un área grande para comida y un gimnasio con duchas, y la compañía de vez en cuando ofrece servicios de manicure para los empleados. Los muebles del mercado de pulgas se mezclan con muebles contemporáneos, mientras que los marcos de ventanas de madera reciclada de los edificios de Tel Aviv que datan del período Beit Ha’ikarim se usaron para dividir los espacios en las habitaciones.

Las oficinas de Fiverr en Tel Aviv tienen un gimnasio para los trabajadores (Shoshanna Solomon / Times of Israel)

Del mismo modo, la oficina actual de Facebook Israel, también diseñada por Setter Architects, se extiende por cuatro pisos de una torre de oficinas en Tel Aviv e incluye un lujoso comedor, un muro viviente y una sala de música.

Una sala de música en la oficina actual de Facebook en Tel Aviv en Israel; diseñado por Setter Architects (Shoshanna Solomon / Times of Israel)

El edificio de seis pisos de SAP, con 2.900 metros cuadrados por piso, fue creado por la firma de software alemana en un terreno que adquirió en Israel en una «muestra de fe» en la economía local, su destreza tecnológica y las actividades locales de la compañía, dijo SAP en un comunicado, anunciando la mudanza a sus nuevas instalaciones.

El atrio en el edificio de SAP en Ra’anana, diseñado por Yashar Architects Ltd. (Cortesía de Uri Porat)

La estructura cuenta con espacios para sentarse en conjunto, salones privados, un gimnasio, balcones, cafeterías, un patio y vestíbulos que conectan los distintos espacios facilitando el movimiento entre los diversos departamentos de la compañía, dijo Yashar. Un atrio central es común a los cinco pisos y las ventanas en forma de huevo en el frente de la estructura reflejan atrios más pequeños detrás de ellas, exponiendo el contenido de la estructura al mundo exterior. La luz natural inunda el edificio.

El nuevo edificio de 50,000 metros cuadrados de Microsoft se completará en los próximos dos años y medio. Cada piso tiene grandes balcones con vistas al cercano mar. Tendrá espacios públicos, tanto por dentro como por fuera, con jardines tanto en el techo como en la entrada. Una gran sala de comidas con varios puntos de venta ocupa un lugar central.

El diseño de los arquitectos de las nuevas oficinas de Microsoft en Herzliya con balcones abiertos para que los empleados se relajen y conversen (cortesía de Yashar Architects Ltd.)

También en Herzliya, el centro de desarrollo de Apple consta de un edificio de siete y otro de 14 pisos unidos por un atrio de cinco pisos. Los edificios tienen balcones y una pasarela entre ellos cuenta con una piscina ecológica y bancos con sombra. Las estructuras están hechas de cuatro tipos de paredes de vidrio, impresas con varias densidades de colores punteados que permiten a los usuarios trabajar cerca de las ventanas sin estar expuestos.

Centro de I + D de Apple en Herzliya, diseñado por Yashar Architects Ltd. (Cortesía de Amit Geron)

«Hoy estamos construyendo estructuras que se completarán en varios años a partir de ahora y deberán usarse durante al menos 50 años», dijo Yashar. «Pero en la industria de alta tecnología, 50 años es una eternidad, así que esencialmente estamos creando algo hoy sin saber cuáles serán las necesidades en el futuro.

«Los edificios solían durar 100 años sin necesidad de cambios. Nada cambió durante décadas: la gente trabajaba en sus escritorios. Hoy planificamos edificios sin saber qué nos depara el futuro, por lo que debemos planear el cambio, tenemos que crear estructuras que sean muy versátiles y flexibles, que puedan adaptarse al cambio y a las cambiantes condiciones de trabajo».

El nuevo campus de oficinas de Mobileye en Jerusalén incluirá una torre de 25 pisos y ocho edificios más pequeños que se extenderán a lo largo de más de 50,000 metros cuadrados en Har Hotzvim High-Tech Park. Se espera que esté listo en tres o cuatro años.

Hay elementos verdes diseñados dentro del edificio, con los arquitectos utilizando piedra de Jerusalén para crear sombras naturales en algunas de las fachadas. Los pisos están expuestos a mucha luz natural, y el diseño permite encuentros aleatorios de personas mientras caminan alrededor del edificio. Desde todos los pisos inferiores, desde un ángulo, se puede ver una terraza en la azotea.

Una ilustración del exterior del planeado campus de la oficina de Mobileye (cortesía: Moshe Tzur Architects & Town Planners Ltd.)

Del mismo modo, Moshe Tzur Architects también está diseñando la nueva Azrieli Sarona Tower en Tel Aviv, un edificio de oficinas de 225 metros de altura en el que Facebook y Amazon tienen espacios arrendados. Fue planeado para acomodar las diferentes necesidades de los clientes que eventualmente habitarían el edificio, dijo Rotbard. «Necesitábamos construir pisos que respondieran a diferentes requisitos».

Norman Foster en 2008 (CC BY-SA, Andy Miah, WikiMedia Commons)

La filosofía de los espacios compartidos e intercambio de ideas también está afectando a otras estructuras en las que los cerebros son el principal poder impulsor. Uno puede encontrar motivos similares en el nuevo Centro Edmond y Lily Safra de la Universidad Hebrea de Jerusalén para la investigación de las ciencias del cerebro. Diseñado por la firma de arquitectos británica Foster + Partners (el mismo que diseñó la sede de Cupertino de Apple con Steve Jobs), el centro también está diseñado para garantizar que refleje un enfoque intra disciplinario de la investigación.

Este renacimiento de la construcción de alta tecnología se viene gestando en Israel desde hace varios años, dijo Rotbard. Pero su impacto ha florecido en conjunto con el flujo de firmas extranjeras que establecen operaciones en Israel. Y la tendencia también tiene un efecto de goteo hacia otras estructuras, no solo en edificios tecnológicos.

«Las empresas necesitan competir por empleados y quieren darles a sus trabajadores lo que los demás dan para mantenerse competitivos», dijo Rotbard. «Así que los edificios de hoy son mucho más verdes y abiertos y más libres, con mucha más reflexión sobre las interacciones con el entorno del edificio.

«En general, esta tendencia afectará positivamente al mercado de la construcción de oficinas en Israel. Estas empresas trabajan con estándares internacionales y usan tecnologías de vanguardia… No están preparadas para comprometer o aceptar una calidad que no sea perfecta. Esto está llegando a todas las áreas”.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.