La misión del Ministro de Ciencia de hacer que los israelíes sean los futuros líderes de la humanidad

El Ministro de Ciencia, Ofir Akunis, dijo que el ministerio está gastando quinientos millones de shekels para garantizar que la próxima generación de israelíes esté a la vanguardia de la innovación científica y tecnológica.

 

La estudiante de posgrado Yifat Baruchi en el laboratorio del Prof. Ronen Rapaport, probando una configuración de medición de fotones, en el Centro de Ciencias de la Información Cuántica de la Universidad Hebrea. (Foto: YITZ WOOLF PARA HEBREW UNIVERSITY)

OAKLAND – El Ministro de Ciencia y Tecnología, Ofir Akunis, encontró una audiencia increíblemente receptiva en Limmud FSU, una organización educativa internacional para judíos rusos, en Oakland, California, el 18 de noviembre.

Habló acerca de que Israel es un centro neurálgico de la ciencia, la tecnología y la innovación, y postula dos razones: la primera, acreditó a «las mentes brillantes a través de los años» y luego pidió a la audiencia que adivinara la segunda razón.

«Inmigración de la antigua Unión Soviética», ofreció una mujer.

«Exactamente», dijo Akunis, señalando que a fines de la década de 1980 y principios de la de 1990, 1,2 millones de judíos de la ex Unión Soviética hicieron aliá. Esto, dijo, fue un gran impulso para las ciencias y se refleja hoy en el éxito en las esferas de alta tecnología y en las innovaciones en matemáticas, ciencia y química.

«Israel es un gran Silicon Valley», dijo Akunis, «y estoy muy orgulloso de que refleje los aspectos positivos del pueblo judío y del Estado de Israel. La verdad es que somos una fuente de innovación y de nuevas empresas”.

Akunis ha servido como el Ministro de Ciencia y Tecnología durante dos años, y antes de eso fue el Viceministro de Protección Ambiental en la Oficina del Primer Ministro. Sus sueños son grandes y no se disculpa por ellos.

«Israel debe liderar el futuro de la humanidad», dijo. «Debemos hacer que la próxima generación de israelíes, y eso incluye a judíos, árabes y drusos, sea parte del mundo del mañana».

Como tal, Akunis tiene grandes planes que desea implementar o ya ha implementado.

Habló de una de las industrias más importantes del futuro, la ciberseguridad, y cómo actualmente hay cerca de 200 nuevas empresas en Israel centradas únicamente en eso. «Por habitante, esa es la mayor cantidad de [estas nuevas empresas] en el mundo», dijo.

La necesidad de ciberseguridad es crucial, dijo Akunis, porque las amenazas contra Israel son «no solo misiles y bombas y terroristas con cuchillos sino también ciberataques». Agregó que en 2012 el Primer Ministro Benjamin Netanyahu estableció una sede nacional de ciberseguridad en el país.

En sus esfuerzos por garantizar que la próxima generación de israelíes esté a la vanguardia de la innovación científica y tecnológica, Akunis habló de cómo el ministerio está gastando su presupuesto de medio billón de shekel en varias iniciativas.

Una de ellas es la «canasta científica», un programa piloto que transfiere fondos a los municipios locales y los alienta a invertir en programación en los campos de ciencia y tecnología que son más relevantes para sus constituyentes.

Otro proyecto que Akunis ha implementado son los campamentos de verano de ciencias para niños, que cuestan a las familias solo 80 shekels por semana. «Fueron un gran éxito el verano pasado», dijo Akunis, «y [este año] esperamos atraer a más estudiantes».

También se enfoca en asegurar que Israel produzca más mujeres científicas y está implementando un programa de ciencia y tecnología para niñas en la escuela secundaria.

Otro objetivo es aumentar la cooperación internacional entre Israel y otros países de todo el mundo, promocionando memorandos de entendimiento que se han firmado con Rusia, China, Corea del Sur, Vietnam, EE. UU., República Checa y Australia.

Hablando de su visita a Beijing en diciembre de 2015, cuando se reunió con el Ministro de Ciencia Wan Gang, Akunis dijo: «[Gang] me dijo: ‘Queremos saber de usted cómo ser una nación de alta tecnología'». La importancia de la cooperación y colaboración con otros países no solo es buena para la investigación y la economía, dijo Akunis. «Cuando tengamos que decidir sobre asuntos en la ONU, por ejemplo, verán la bella cara de Israel y no lo que creen saber sobre Israel a través de los medios».

Agregó que, con la excepción de Irán y Corea del Norte, todos en todo el mundo quieren cooperar con Israel en lo que respecta a la ciencia y la tecnología.

Y eso es algo bueno, dijo, «porque incluso [en los EE. UU.] escuchas muchas tonterías sobre Israel: sobre la democracia, sobre la estabilidad del gobierno y nuestra actitud hacia nuestros vecinos. Nuestra actitud es muy buena.

Queremos hablar con ellos, queremos colaborar con ellos. Queremos que sean parte del nuevo mundo”.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.