Filmada cruzando a Israel con un niño enfermo, madre dice que todos los sirios quieren venir

‘Ojalá pudiéramos quedarnos aquí para siempre’

La televisión israelí muestra imágenes sin precedentes del ejército abriendo las puertas fronterizas a Siria, dando paso a un grupo de madres y niños para recibir tratamiento médico

Soldados israelíes abren una puerta en la frontera con Siria antes de la entrada de un grupo de madres y niños sirios para recibir tratamiento médico, noviembre de 2017 (captura de pantalla de Hadashot TV)

Una madre siria, cargando a su pequeño hijo, cruza la frontera hacia Israel, en un informe televisivo transmitido el 19 de noviembre de 2017. (Captura de pantalla de Hadashot News)

Madres y niños sirios cruzan la frontera hacia Israel, bajo la vigilancia de soldados de las FDI, en un informe televisivo transmitido el 19 de noviembre de 2017 (captura de pantalla de Hadashot News)

Madres y niños sirios abordan un bus que se dirige a un hospital israelí, en un informe televisivo transmitido el 19 de noviembre de 2017 (captura de pantalla de Hadashot News)

Pacientes sirios en Israel, vistos en un informe de televisión emitido el 19 de noviembre de 2017 (captura de pantalla de Hadashot News)

Niños sirios pintan en el hospital Ziv en Safed, donde reciben tratamiento médico, noviembre de 2017 (captura de pantalla de Hadashot TV)

En filmaciones sin precedentes, la FDI permitió que un equipo de televisión israelí los filmara abriendo las puertas fronterizas a Siria, y permitiendo el ingreso de un grupo de madres y sus hijos, que luego fueron transportados a un hospital israelí para recibir tratamiento médico.

La grabación, transmitida el domingo por la noche por Hadashot News (anteriormente Channel 2), también incluyó entrevistas con varias de las madres sirias, quienes expresaron un profundo agradecimiento a Israel por la asistencia médica.

Israel, que también mantiene un hospital de campaña en la frontera y envió ayuda humanitaria a Siria, ha atendido a 3.000 sirios desde que comenzó a ofrecer asistencia médica en el curso de la guerra civil al otro lado de la frontera, de los cuales casi 1.000 eran niños con enfermedades crónicas. «El razonamiento» detrás de la ayuda «es claro», señaló el informe: «Un imperativo humanitario junto con una necesidad de seguridad. Alguien cuya familia o amigo recibe tratamiento médico en Israel, presumiblemente cambiará su actitud hacia el enemigo”.

«Se ha hecho común» que los civiles sirios vengan a Israel para recibir tratamiento», dijo una madre al entrevistador de televisión. «Todos quieren venir aquí. Adultos también; no solo los niños”.

Ninguna de las caras de los sirios se mostró en el informe, ya que las madres y los niños regresarán a Siria cuando sea médicamente posible, y podrían enfrentar repercusiones mortales si se conociera su tratamiento en Israel.

Madres y niños sirios cruzan la frontera hacia Israel para recibir tratamiento médico, noviembre de 2017 (captura de pantalla de Hadashot TV)

El informe de la televisión dijo que 21 madres y 23 niños cruzaron la frontera en la reciente noche cuando se permitió filmar al equipo de la cámara, y que los casos de tratamiento fueron seleccionados por médicos en Siria. Varios de los niños sufrían heridas de metralla. Uno tenía asma grave, para la cual su madre dijo que no se disponía de un tratamiento efectivo en Siria.

Las imágenes incluían tensos momentos cuando la entrada a Israel se coordinaba al otro lado de la valla. Luego se mostró a los civiles sirios cruzando la frontera, vigilados cuidadosamente por soldados armados de las FDI, y luego se subieron a un autocar, con una ambulancia acompañante, rumbo al hospital Ziv en la ciudad de Safed, en el norte de Israel. Las madres usaban pañuelos y abrigos largos; muchos de los niños usaban jeans.

«Esto debe ser muy extraño para ellos», dijo un oficial de las FDI llamado Gil Giladi en la frontera. «Están lidiando con ‘el enemigo'».

En declaraciones al periodista de televisión, una madre siria dijo que, en el pasado, «se pensaba que Israel era el enemigo… Ahora que nos están ayudando, la mayoría [del lado sirio del Golán] está con ustedes. Ellos aman a Israel. Ven la verdadera cara… la realidad”.

Entonces, ¿quién es el «el enemigo ahora?», preguntó el periodista.

«Todos ellos: Estado Islámico, Hezbolá, Bashar [Assad]. Son todos iguales», respondió una de las madres.

No se especificaron con exactitud los lugares de donde provenían los pacientes de Siria, pero una de las madres dijo que el área donde vive está controlada por el grupo terrorista Estado Islámico, y que si alguna mujer en esa área sale de la casa con la cabeza descubierta, enfrenta la muerte.

«Ejecutan personas junto a la mezquita», dijo.

Imágenes en el hospital Ziv mostraron a un payaso médico israelí entreteniendo a los niños. Sergei Kotyakov, un alto oficial del ejército en la llamada iniciativa «Operación Buenas Vecinas», describió cómo los sirios, inicialmente cautelosos, gradualmente se dan cuenta «de que nadie les hará daño aquí.

Todo lo contrario. Estamos aquí para ayudar y brindar asistencia… Luego comienzan a hablar y a describir lo que han estado pasando”.

El informe incluía fragmentos de niños sirios en el hospital que dibujaban y pintaban, algunas de las cuales mostraban banderas israelíes.

Niños sirios pintan en el hospital Ziv en Safed, donde reciben tratamiento médico, noviembre de 2017 (captura de pantalla de Hadashot TV)

«Ojalá pudiéramos quedarnos aquí para siempre», dijo otro de los entrevistados. Si la frontera con Israel estuviera abierta, «sería el primero en cruzar», dijo.

¿Cuántos sirios seguirían? el reportero se preguntó. «¿Serían millones?»

«Toda Siria me seguiría», respondió ella. «Todos los civiles que quedan en Siria vendrían».

 

Fuente: The Times of Israel
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil