El Museo de la Biblia, construido por el propietario del Hobby Lobby, abre en Washington DC

La institución de $500 millones, a tres cuadras del Capitolio de EE. UU., contiene piezas de la colección de la familia, incluidos fragmentos del Rollo del Mar Muerto.

WASHINGTON, DC: Los visitantes pasan por una exhibición del Antiguo Testamento en el Museo de la Biblia el 15 de noviembre de 2017 en Washington, DC. El museo de 430,000 pies cuadrados, con el propósito de invitar a las personas a conocer mas la Biblia, se abrirá al público el 17 de noviembre de 2017. Alex Wong / Getty Images / AFP

Cary Summers, Presidente del Museo de la Biblia, recorre una exhibición en el museo, el lunes 30 de octubre de 2017 en Washington. El museo fue construido por los propietarios de Hobby Lobby, costó $500 millones en su construcción, cubre 430,000 pies cuadrados y está a pocas cuadras del Capitolio de los Estados Unidos. (AP Photo / Jacquelyn Martin)

WASHINGTON (AP) – Hace ocho años, el Presidente del Hobby Lobby, Steve Green, encontró una nueva forma de expresar su fe cristiana. La cadena de arte y artesanía de $4 mil millones de su familia ya era conocida por cerrar tiendas los domingos, librar una lucha en la Corte Suprema por el control de la natalidad y donar decenas de millones de dólares a grupos religiosos.

Ahora, Green comenzaría a recopilar artefactos bíblicos que esperaba pudieran convertirse en el punto de partida de un museo.

El viernes, esa visión se hizo realidad con el Museo de la Biblia de 430,000 pies cuadrados (39,948 metros cuadrados) que se encuentre a tres cuadras del Capitolio de los Estados Unidos. El museo de $500 millones incluye piezas de la colección de la familia como los Rollos del Mar Muerto, altas puertas de bronce inscritas con texto de la Biblia de Gutenberg y un paisaje sonoro de las 10 plagas, realzado por el smog y una luz roja brillante para simbolizar el Nilo convertido en sangre.

Los visitantes pasan por una exhibición del Antiguo Testamento en el Museo de la Biblia el 15 de noviembre de 2017 en Washington, DC. El museo de 430,000 pies cuadrados, con el propósito de invitar a las personas a involucrarse con la Biblia, se abrirá al público el 17 de noviembre de 2017. (Alex Wong / Getty Images / AFP)

Es un ambicioso intento de atraer simultáneamente a personas de fe profunda y a aquellos sin fe, y para destacarse en medio de la impresionante constelación de museos en Washington. Las exhibiciones de la Biblia son tan extensas que los administradores dicen que tomaría días ver todo.

Green dice que la institución que financió en gran parte está destinada a educar, no a evangelizar, aunque los críticos están dudosos. Los administradores de los museos se han tomado la molestia de contratar a un amplio grupo de académicos como asesores. Lawrence Schiffman, profesor de estudios judíos de la Universidad de Nueva York y experto en Rollos del Mar Muerto, llamó al museo un «monumento» a la cooperación interreligiosa. Las exhibiciones se planean desde el Museo del Vaticano y la Autoridad de Antigüedades de Israel.

“Simplemente existe una necesidad básica de que la gente lea el libro», dijo Green. «Este libro ha tenido un impacto en nuestro mundo y creemos que la gente debería saberlo y esperamos que se inspire para participar después de que vengan aquí».

La última gran reacción que los Green hicieron en Washington fue sobre sus objeciones religiosas al control de la natalidad. En 2014, Hobby Lobby persuadió a la Corte Suprema de los Estados Unidos a eximir a las compañías con fines de lucro como la suya del requisito de cobertura de anticoncepción en la Ley de Atención Asequible del Presidente Barack Obama. Esa victoria en la guerra cultural en parte ha tenido distintas reacciones al museo incluso antes de que se abra.

Se abre una puerta a la sección «Éxodo» al final de la presentación de la «Pascua» dentro del Museo de la Biblia, lunes 30 de octubre de 2017 en Washington. (AP Photo / Jacquelyn Martin)

La compañía de Oklahoma también tuvo que pagar una multa de $3 millones y devolver artefactos después de que fiscales federales dijeron que fueron descubiertos en un esquema de contrabando de antigüedades. Steve Green dijo que la compañía había sido ingenua al hacer negocios con los distribuidores. Los artículos objeto de las multas nunca fueron destinados al museo, dicen los administradores. De los 1.100 artículos que posee el museo, 300 provienen de la colección personal de los Green.

Pero el escepticismo en torno a la intención del proyecto se ha centrado más en el historial de los Green de poner su fortuna e influencia para difundir sus particulares creencias religiosas. El museo será la pieza central de varios de los esfuerzos de la familia, incluyendo el patrocinio de investigaciones sobre la Biblia y la promoción de un plan de estudios bíblico que esperan sea utilizado en las escuelas públicas de los Estados Unidos. Un intento inicial en un distrito escolar de Oklahoma fue retirado debido a quejas de que las lecciones no eran neutrales.

«El museo es una publicidad masiva para el plan de estudios», dijo Mark Chancey, un profesor de estudios religiosos en la Universidad Metodista del Sur, que ha analizado críticamente el contenido de los planes de lecciones de la Biblia.

Un nuevo libro escrito por Green y su esposa, Jackie, sobre cómo desarrollaron el museo, parece enviar señales contradictorias sobre sus objetivos.

Una mujer recorre la sección «Impacto de la Biblia en América» en el Museo de la Biblia el 15 de noviembre de 2017 en Washington, DC.
(Alex Wong / Getty Images / AFP)

En «Este Libro Peligroso, Cómo la Biblia ha Dado Forma a Nuestro Mundo y Por Qué Sigue Siendo Importante Hoy», los Green escriben sobre el museo: «No estamos creando un lugar para hacer proselitismo». También escriben: «Creemos que hay múltiples aplicaciones para la Escritura, pero solo una interpretación «, y «una y otra vez, la evidencia ha demostrado que la Biblia es precisa».

Aun así, el museo evita los debates sobre la interpretación de la Biblia y sobre temas polémicos como la evolución y el matrimonio.

Por separado, los críticos se han aprovechado de una cambiante declaración de misión del museo desde sus inicios, cuando los fundadores dijeron que pretendían probar la autoridad de la Biblia, hacia un objetivo nuevo y más neutral de invitar a las personas a aprender más sobre la Biblia. El Presidente del museo Cary Summers describió el cambio como una progresión natural a medida que el proyecto avanzaba.

La gente ve la exhibición «El Mundo de Jesús de Nazaret» en el Museo de la Biblia, el lunes 30 de octubre de 2017 en Washington. El museo fue construido por los propietarios de Hobby Lobby, costó $500 millones, cubre 430,000 pies cuadrados y está a pocas cuadras del Capitolio de los Estados Unidos. (AP Photo / Jacquelyn Martin)

Pero John Fea, un historiador del Messiah College en Pensilvania, señala el objetivo de la familia de ayudar a las personas a «comprometerse con» la Biblia como una indicación contundente sobre lo que los Green esperan lograr. Dijo que el concepto de «compromiso con la Biblia» fue popularizado por la Sociedad Bíblica Americana en la década de 1990 en medio de la preocupación de que las personas que poseían copias de las Escrituras no necesariamente las leían.

Fea dijo que los defensores de esta estrategia finalmente esperan que la Biblia inspire un deseo de aprender más y tal vez aceptar a Cristo.

«Hay una cara pública en esta retórica del compromiso bíblico, y luego hay un aspecto privado de lo que realmente significa», dijo Fea. «Desacredita la idea de que este es solo un museo de historia».

La respuesta de Green a tales argumentos: visita el museo y decide por ti mismo.

Situado cerca del National Mall, solo el edificio ha sido diseñado para inspirar una sensación de maravilla. Las puertas de Gutenberg flanquean la entrada. Una pantalla LED de 140 pies se extiende a lo largo del techo de la entrada, bañando el vestíbulo en una cambiante gama de colores. Los pisos son una mezcla de mármol brillante de Dinamarca y Túnez, complementado por columnas de piedra de Jerusalén. Desde dos pisos de altura, un atrio de vidrio se curva desde el techo hasta el piso, haciendo eco de la forma de un pergamino y proporcionando una vista clara de la cúpula del Capitolio y el Monumento a Washington.

Los visitantes miran una exhibición sobre los Rollos del Mar Muerto durante una presentación a los medios del nuevo Museo de la Biblia, un museo dedicado a la historia, narración e impacto de la Biblia, en Washington, DC, el 14 de noviembre de 2017. (AFP / Saul Loeb)

Una sección dedicada a la influencia moderna de la Biblia incluye una réplica de la Campana de la Libertad, inscrita con un versículo de Levítico, y muestras que manejan el tema de la esclavitud, la abolición y el movimiento por los derechos civiles. Un simulador de movimiento llamado Washington Revelations crea la sensación de sobrevolar la capital de la nación para ver inscripciones y referencias bíblicas en edificios y monumentos de toda la ciudad.

Las celebraciones que rodean la inauguración incluyen una gala para recaudar fondos para el museo en el Trump International Hotel, una ceremonia de dedicación en el museo con líderes religiosos católicos, judíos y protestantes, y una gala en el salón de baile del museo.

Los Green invitaron a los líderes de la Cámara y el Senado a unirse a los eventos, junto con el vicepresidente Mike Pence y miembros del gabinete de Trump. Pence dijo a través de un portavoz que no participaría. Se espera que algunos miembros del gabinete asistan a la recaudación de fondos, dijo una portavoz del museo.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.