En una crítica poco sutil, Israel regala a la UNESCO una réplica del Arco de Tito

La directora de la agencia cultural Irina Bokova acepta que el friso de una menorá siendo cargada por romanos como «el reconocimiento de la fuerza de nuestra asociación con Israel»

Una réplica del Arco de Tito, entregada a la UNESCO el 26 de septiembre de 2017 (Erez Lichtfeld)

Israel entregó una réplica de un friso del Arco de Tito a la cabeza de la UNESCO, utilizando el monumento conmemorativo de la victoria de Roma sobre Jerusalén para una crítica no tan sutil de las resoluciones de la organización que ignoran los vínculos judíos con la ciudad santa.

La idea vino originalmente del Primer Ministro Benjamin Netanyahu, después de que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Ciencia aprobara una resolución el año pasado que usó sólo nombres musulmanes para los sitios sagrados de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

La réplica se exhibirá en la sede de la UNESCO en París como un «saludo de la verdad histórica sobre la existencia de dos templos en el Monte del Templo», dijo Carmel Shama-Hacohen, embajador de Israel en la agencia.

Shama-Hacohen entregó la réplica a la directora general saliente de la UNESCO, Irina Bokova, quien, en su discurso, ofreció una crítica más sutil de las resoluciones unilaterales contra Israel adoptadas rutinariamente por los Estados miembros de su organización.

«Hace 2.000 años, los romanos destruyeron el Templo y lo retiraron del pueblo judío. Y hoy, la UNESCO está tratando de destruir y eliminar la historia de Jerusalén del pueblo judío», dijo Shama-Hacohen en el acto.

«Cuando el Consejo Ejecutivo de la UNESCO adopta cada seis meses una resolución que niega la conexión entre el pueblo judío y el Monte del Templo, no sólo están adoptando una resolución política, sino que están adoptando una resolución que niega el derecho del Estado de Israel a existir y el derecho del pueblo judío a la autodeterminación», dijo.

Además, esas resoluciones «allanan el camino para la propagación del antisemitismo y el terrorismo», continuó Shama-Hacohen.

«Para aquellos que están utilizando a la UNESCO y su junta directiva como una herramienta política para promover la estabilidad política en su propio país, digo, basta. Demasiadas personas están pagando un alto precio por sus resoluciones», dijo. «Tomar esta organización y la historia judía como un rehén de sus problemas políticos no es la solución».

El Arco de Tito. (Wikimedia commons/Cassius Ahenobarbus)

Construido en el año 82 EC, el Arco de Tito conmemora la victoria de Roma sobre los judíos y el posterior asedio de Jerusalén 12 años antes. Representa a los soldados romanos llevándose la gran menorá que fue utilizada por los sumos sacerdotes en los Templos judíos destruidos, y es visto por muchos judíos como prueba de la conexión del pueblo judío con Jerusalén.

«El Arco de Tito en Roma ilustra un acontecimiento muy trágico en la historia del pueblo judío, dando testimonio también de la relación milenaria entre el pueblo judío y la ciudad de Jerusalén», dijo Bokova en el acto.

Bokova, que terminará su mandato como jefe de la UNESCO el próximo mes, aceptó el regalo -elaborado por el Departamento de Conservación de Arte en la Autoridad de Antigüedades de Israel – como «reconocimiento de la fuerza de nuestra asociación con Israel y como promesa de una cooperación más profunda en el futuro.»

La historia de la destrucción del Templo «está en el corazón de la identidad judía», dijo. «Esta historia nos puede guiar a través de las profundidades del tiempo, mostrando la resistencia de un pueblo, ayudándonos a entender el papel de la transmisión y la memoria, cómo estructuran las identidades a través de los siglos, cómo las culturas se impregnan e influyen mutuamente».

El embajador de Israel ante la UNESCO, Carmel Shama-Hacohen, con la directora general de la agencia cultural Irina Bokova, 26 de septiembre de 2017 (Erez Lichtfeld)

Jerusalén, dijo, es sagrada para las tres religiones monoteístas, «y en ninguna parte del mundo más que en Jerusalén las tradiciones judías, cristianas y musulmanas comparten espacio y se entrelazan hasta el punto de que se apoyan mutuamente».

Refiriéndose al Monte del Templo por sus nombres hebreos y árabes – Har Habayit y Al-Haram al-Sharif, respectivamente – resaltó el valor universal de Jerusalén para las tres religiones.

Bokova dijo: «Demasiado a menudo vemos el surgimiento de discursos exclusivos, tratando de distorsionar y cortar nuestra herencia en pedazos, en interminables disputas sobre qué pertenece a quién, a esta cultura u otra, sobre cual herencia es la más grande, la más antigua, más sagrada».

Ella siempre trató de trabajar con todos los estados miembros de la UNESCO para «fortalecer el espíritu de convivencia», dijo. «No siempre es fácil, pero no hay otra manera.»

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.