Innovador profesor israelí de cáncer a la caza para aliviar otros males

El profesor del Instituto Weizmann, Zelig Eshhar, sostiene un tablero que ilustra cómo funciona el tratamiento contra el cáncer con ratones. 29 de agosto de 2017 (Shoshanna Solomon / Times of Israel)

 

Los teléfonos del profesor Zelig Eshhar no han dejado de sonar desde que se publicó la noticia hace dos días que la empresa farmacéutica Gilead Sciences Inc. compraría la Kite Pharma, de origen israelí, por la increíble cantidad de 12 mil millones de dólares.

Eshhar, investigador del Instituto Weizmann de Ciencia de Israel, desarrolló la tecnología que está en el centro de la adquisición del lunes. También está en el consejo científico de Kite, y fue una de las primeras personas en recibir una llamada del director ejecutivo y fundador de Kite, el oncólogo israelí-estadounidense Arie Belldegrun, después de que el acuerdo fuera firmado.

«Él me llamó y dijo: «A Usted es al primero que le cuento» sobre el acuerdo, dijo Eshhar con una risa. «Estaba muy feliz.»

Amigos, periodistas y colegas han estado llamando a Eshhar desde entonces para solicitar entrevistas, ofrecerle felicitaciones y conversar.


El profesor Zelig Eshhar en su oficina en el Instituto Weizmann de Ciencias. 29 de agosto de 2017 (Shoshanna Solomon / Times of Israel)

 

«He estado hablando por teléfono durante dos días. No estoy acostumbrado a esto. Me cansa. ¿Sabes cómo apagar esta cosa?», preguntó, entregándole a este periodista su celular.

Eshhar, de 76 años, trabaja en una oficina en el sótano del edificio Wolfman en el frondoso campus del Instituto Weizmann en Rehovot. Tiene fotos de sus nietos en una estantería. En las paredes hay una pizarra con dibujos de células y los premios enmarcados que ha conseguido a lo largo de los años, incluyendo el Premio Israel que recibió en 2015. También hay tableros con imágenes de ratones con cáncer que ilustran cómo los tumores se contraen gradualmente después del tratamiento con su revolucionaria tecnología, que produce genéticamente células para que luchen contra el cáncer.

Durante sus estudios en una variedad de instituciones, incluyendo la Universidad Hebrea de Jerusalén, el Instituto Weizmann y la Escuela de Medicina de Harvard, centró su atención en el campo de la inmunología y el cáncer.

Las células T y los anticuerpos en pacientes y animales forman parte del sistema inmunológico, capaces de distinguir células tumorales de células normales. Estas células, sin embargo, no son suficientes para combatir las células cancerosas, que logran «evadirlas y evitarlas», explicó. El resultado final es el cáncer y un sistema inmunológico que no es lo suficientemente eficiente para detenerlo.


Kite Pharma desarrolla terapias celulares en las que las propias células inmunes del paciente combaten el cáncer. (Captura de pantalla de YouTube)

 

El momento cúspide de Eshhar llegó cuando decidió combinar los anticuerpos con las células T, dijo: «Dos son mejores que uno».

Así que extrajo las células T y las diseñó genéticamente para incluir una molécula que tiene las habilidades de reconocimiento de cáncer tanto de los anticuerpos como de las células T. Las células T modificadas se inyectan a los pacientes.

Estas células T «ahora reconocen el cáncer y ahora serán eficientes porque las he diseñado para que ataquen el cáncer. Y eso es lo que llamamos Receptores de Antígeno Quimérico (CAR por sus siglas en inglés)», dijo, dibujando las imágenes de un ratón y un conejo y células y todas sus conexiones en un pedazo de papel A4 blanco para explicar de mejor manera su punto. Cuando se inyectan en pacientes las células serán «muy eficaces» porque tendrán los dos elementos que reconocen el cáncer y pueden rechazarlo. Eso es todo. Esto es lo que Kite está usando.”

Estas células T genéticamente modificadas han demostrado matar eficazmente células tumorales humanas tanto en animales como en seres humanos. Pero la investigación de Eshhar se centra en animales.

«Soy un PhD y un doctor de ratones», dijo con una sonrisa.

Belldegrun adquirió los derechos a la tecnología de la compañía privada de Eshhar en 2013 por unos $375,000 para Kite, que él fundó en 2009. El periódico financiero israelí TheMarker dijo que la compañía de Eshhar espera obtener unos $3.9 millones de Kite y otros pagos y regalías de las ventas de cualquiera de los productos desarrollados. El periódico dijo que se espera que el Instituto Weizmann reciba sólo una pequeña parte de estos pagos, luego de que acordó hace años devolver a la firma de Eshhar los derechos sobre sus patentes.

«No soy un banquero y no conozco las leyes», dijo Eshhar en respuesta a una pregunta sobre el dinero que se espera que gane. «No sé cuánto conseguiremos. Prefiero no relacionarme con eso. La investigación es lo que me interesa, para mejorar el tratamiento y hacerlo más efectivo».

Un portavoz del Instituto Weizmann declinó hacer comentarios.

Eshhar ha continuado su trabajo con su equipo en el Instituto Weizmann, aunque debido a que tiene pocos fondos en este momento, su equipo bajó de 6 a 4 personas, dijo. También trabaja en inmunología en el Tel Aviv Sourasky Medical Center.

Su equipo en el laboratorio de Weizmann ahora está trabajando en refinar la tecnología y hacer CAR para tumores más únicos y menos comunes, dijo.

«Queremos mejorar su especificidad para ciertos tipos de cáncer», dijo. «La parte difícil es asegurarse de que las células solo apuntan a las células cancerosas, y eso no es todavía el caso para la mayoría de los cánceres», dijo. La clave es perfeccionar la tecnología para asegurarse de que se dirige específicamente al cáncer y no al tejido normal del paciente.

La oficina del profesor Zelig Eshhar en el Instituto Weizmann de Ciencias. La pizarra tiene una imagen de un ratón y células. (Shoshanna Solomon / Times of Israel)

 

Su equipo también está trabajando en el desarrollo de CAR para otros fines, y no sólo el cáncer, dijo. «Recientemente hemos diseñado CAR contra antígenos de enfermedades autoinmunes, cuando el cuerpo comienza a trabajar contra sí mismo», dijo. Un objetivo es el lupus, una enfermedad autoinmune crónica en la que el sistema inmunológico del cuerpo ataca el tejido sano.

«Hacemos células T que no matan, pero suprimen la reacción», dijo. Su equipo también hizo CARS contra los antígenos de la artritis reumatoide para aliviar la enfermedad, dijo.

¿Cree Eshhar que la inmunología es el camino a seguir para tratar el cáncer?

«Me gusta porque es mi bebé», dijo. La gente seguirá usando la radiación y los medicamentos para combatir los tumores, dijo, pero la inmunología «es una forma de superar muchos problemas para que sea específica».

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.