Bosque de la Costa de Carmel – Explorando sus Senderos

Una ruta circular para los caminantes más entusiastas, entre árboles y frondosidades del Bosque de la Costa de Carmel.

Ubicación geográfica: Mt. Carmel, Krayot y alrededores                           Tipo de pista: Sendero

 Público objetivo: caminantes aptos                                                                 Dificultad: Gente en forma – difícil

Longitud de la pista: 9 km                                                                                 Temporada: Todas

 

• Ubicación geográfica: Norte – Carmel
• Temporadas recomendadas: Primavera, Invierno, Otoño

Comenzaremos nuestra excursión en el Mirador de Ofer, un sitio que vale la pena visitar por sí solo. Nuestro día comienza en la acogedora zona de recreo, donde podemos disfrutar de un picnic antes o después de nuestro paseo. Los visitantes no deben intentar subir a la alta torre de vigilancia de KKL-JNF que aparece sobre el área de recreación. Si desea una buena vista, la cercana plataforma de observación ofrece un magnífico panorama de la llanura de la Costa de Carmel extendida a nuestros pies – aquí, podemos ver los mejores aspectos del Bosque de la Costa de Carmel y el paisaje a través del cual pasará nuestra ruta.

Antes de salir, le recomendamos que llame a la línea directa Forestal de KKL-JNF (Kav LaYaar) al 1-800-350-550 para cualquier actualización, como cierres debido a condiciones meteorológicas extremas y cualquier información que pueda ser relevante para su ruta.

Al Mirador de Sigi

Desde el Mirador de Ofer, bajamos hacia el oeste por un sendero de tierra señalizado por marcas verdes. Después de unos 100 metros, estas señales verdes giran a la derecha a un sendero que atraviesa un camino de tierra y nos conduce hacia el valle, donde nos encontramos con marcas negras. Si giramos a la izquierda, llegamos casi de inmediato a la Zona de Recreo Atatürk, que sirve de punto de partida para rutas en bicicleta. Giremos a la derecha por el valle siguiendo las señales negras.

Nuestro camino nos lleva a través de una mezcla de bosque mediterráneo y bosques plantados por KKL-JNF. Las enredaderas (Smilax aspera) y las bóvedas de la virgen (Clematis cirrhosa) trepan a los árboles, añadiendo una dimensión adicional a la apariencia del bosque. Después de unos 200 metros llegamos a un camino de tierra marcado por KKL-JNF como una pista de ciclismo. En esta ocasión lo ignoramos y giramos a la derecha por el camino de tierra e inmediatamente a la izquierda hacia un sendero que se convierte en un camino de tierra.

Pequeños arbustos con flecos (Ruta chalepensis), que producen flores amarillas en primavera y a principios del verano, nos acompañan en el camino. Aunque a muchas personas no les gusta el penetrante olor de esta planta, otros lo disfrutan. Es famosa por su supuesta capacidad de expulsar a los malos espíritus, que aparentemente están entre los que no pueden tolerar el poderoso olor que emite.

El camino de tierra nos lleva a un cruce y se encuentra con un sendero señalado en rojo. Continuamos recto y seguimos las señales rojas del sendero mientras nos guían cuesta arriba a por planchas de roca antes de girar a la izquierda, continuando durante 600 metros y llevándonos al Mirador Sigi, donde una mesa y dos asientos esperan cerca de un alto pino. Este agradable y tranquilo lugar ofrece una vista del Monte Carmelo occidental hasta el mar. Muy cerca se encuentra el Área de Recreación Mizrahi-Tefahot, un espacio abierto, grande y bien cuidado con sombras de pinos.

Hasta los pies del Monte Carmelo, y la opción de un atajo

El sendero marcado con rojo bordea el área de recreación a la izquierda. Al final de la zona de recreación giramos a la derecha y luego inmediatamente a la izquierda. Este es un bello rincón del Monte Carmelo en el que nos acompañan representantes característicos de los bosques nativos – roble común israelí, alheña falsa de hoja ancha (Phillyrea latifolia), pistacho de Palestina y árboles de almáciga – junto con árboles forestales plantados por KKL- JNF. Después de unos 600 metros, un camino marcado en negro se ramifica a la izquierda. Si nos dirigimos por este sendero y tomamos nuestro camino cuesta abajo hasta un sendero señalado en verde al que en cualquier caso debemos llegar más adelante, podemos ahorrarnos unos cuatro kilómetros de caminata.

El camino serpentea así por otros 900 metros hasta llegar a un sendero de tierra. Cruzamos el sendero de tierra, cruzamos una pasarela sobre la rejilla del ganado y continuamos hacia adelante, siguiendo un sendero que gira hacia el oeste. Después de varios cientos de metros, el bosque se abre y nos encontramos caminando entre magníficas vistas de la llanura costera de Carmel. Aquí tenemos que prestar mucha atención a las señales del camino, porque estamos a punto de llegar a un cruce con una ruta marcada en azul. Si giramos a la derecha en esta ruta azul, llegaríamos a Nahal Mearot («Arroyo de la Cueva»). En lugar de eso, sin embargo, debemos girar a la izquierda aquí, subir a la cima de una pequeña colina y luego hacer nuestro camino cuesta abajo hasta el pie del Monte Carmelo para encontrarnos con un sendero marcado en verde. El estacionamiento de la reserva natural de Nahal Mearot se encuentra a unos 200 metros a la derecha de nosotros, pero seguimos el sendero verde a la izquierda hasta llegar al mirador de Ofer. El Sendero de Israel también pasa por esta sección.

Las colinas son más altas en el camino de regreso

El sendero marcado en verde gira hacia el sur para seguir la ruta del Sendero de Israel. Desde aquí nos conduce por las laderas hacia arriba y hacia abajo de tres colinas hasta que nos lleva a la cuarta colina, en la parte superior de la cual se encuentra el Mirador de Ofer. Tenga en cuenta: la pendiente de la colina más al norte es muy rocosa y tiene que ser tratada con cuidado. Algunos algarrobos bastante abatidos que parecen haber sido golpeados por los vientos del mar se destacan ligeramente por encima de los arbustos de almáciga (Pistacia lentiscus) y de los salvia de tres lóbulos (Salvia fruticosa Mill). En la parte superior de la segunda colina, a unos 250 metros del camino de tierra que lo separa de la colina norte, se encuentra un agujero en la roca que se ha excavado a una profundidad de aproximadamente un metro, probablemente como parte de un antiguo lagar. Observe la proyección saliendo de la pared norte del agujero: parecería haber sido agregada para ayudar a la gente a salir del hueco. A pocos pasos de los restos de un estanque de riego (3×3 metros) aparentemente diseñado para drenar el agua de la pendiente, se puede ver al oeste del camino. Al lado del estanque, el sendero gira bruscamente a la izquierda y sube ligeramente antes de descender hacia el valle anterior a la tercera colina. Un olivar crece en el valle.

Los restos de Jaba y Jeque Amir

El sendero sube por la tercera colina y nos lleva a una gran losa de roca, inclinada, al final de la cual hay una cisterna con una boca atractiva. Cercos de espinosas peras crecen cerca. La cisterna, el cerco de peras y las ruinas a lo largo del camino son todo lo que queda del pueblo árabe de Jaba. Este pueblo, junto con Ein Ghazal al sur del puesto de observación panorámica de Ofer, e Ijzim, que estaba situado donde Moshav Kerem Maharal ahora se ecuentra, era conocido durante la guerra de la independencia de Israel como el Pequeño Triángulo, para diferenciarlo del Triángulo Grande que abarcaba la zona entre Tul Karm, Nablus y Jenin.

Estos pueblos se negaron a rendirse incluso después de que las FDI habían ocupado la zona que los rodeaba. Sus residentes, aparentemente con el apoyo de una fuerza iraquí, atacaron vehículos de transporte judíos en la carretera de Tel Aviv a Haifa, y el 18 de julio de 1948, dos viajeros judíos fueron asesinados cerca de Jaba. Las FDI exigieron que los aldeanos se rindieran o evacuaran, pero se negaron y repelieron dos ataques de las FDI el 18 y 19 de julio.

El 24 de julio, las FDI salieron a conquistar estos pueblos en Mivtza Shoter («Operación Policía»). El nombre fue elegido deliberadamente para dar a la operación la apariencia de una iniciativa policial, ya que este era el período de la segunda calma en los combates, y los pueblos estaban situados en una zona que, bajo el Plan de Partición, sería parte del Estado de Israel. Fuerzas de las brigadas Golani, Carmeli y Alexandroni, respaldadas por artillería, descendieron sobre las aldeas, pero fueron repelidos. Otro intento al día siguiente fracasó también. Después de ser bombardeados por cañones, morteros y aviones, los aldeanos finalmente cedieron, y sus combatientes se retiraron a Wadi Ara. Cuando el asalto se reinició el 26 de julio, los pueblos fueron capturados casi sin resistencia. Un monumento a los que cayeron en la Operación Policía se puede ver en Moshav Ein Ayala.

El sendero continúa hacia el sur a lo largo de la estribación hasta la tumba del Jeque Amir, en lo que fue el cementerio de la aldea de Jaba. El edificio sigue intacto, e incluso ha sido renovado; su cúpula ha sido pintada de un sorprendente violeta rosáceo. Si observas la entrada al edificio de oración desde afuera, notarás una especie de canalón a la derecha que recoge el agua que sale del tejado y la canaliza al agujero talado en el suelo pegado al edificio.

Cerca de 100 metros después de la tumba, más adelante por el sendero verde, llegamos a un camino marcado en negro, en un valle en el que caminamos al comienzo de nuestra ruta desde el puesto de observación de Ofer. Ahora sólo necesitamos ascender este sendero familiar hasta llegar al bello mirador, a una distancia de medio kilómetro.

Una sugerencia para una breve ruta unidireccional

Si tiene más de un vehículo a su disposición, puede dejar uno de ellos en el estacionamiento de la Reserva Natural Nahal Mearot y terminar su caminata ahí. Esta ruta es de sólo cuatro kilómetros de longitud, y es adecuada para toda la familia, incluidos niños de diez años de edad en adelante.

 

Fuente: Keren Kayemeth LeIsrael Jewish National Fund
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.