Pagos de la AP a prisioneros y familias de «mártires» ahora equivalen a la mitad de su ayuda externa

Mientras espera $693 millones de donantes, el presupuesto de Ramallah para el 2017 asigna casi $345 millones para los contenciosos estipendios

Palestinos celebran después de que prisioneros palestinos ponen fin a una huelga de hambre por sus condiciones en las cárceles israelíes,
en la ciudad cisjordana de Ramallah, el 27 de mayo de 2017. (Flash90)

El presupuesto de 2017 de la Autoridad Palestina para los pagos a los presos en las cárceles israelíes y las llamadas «familias de mártires» es igual en suma a aproximadamente la mitad de la ayuda extranjera que Ramallah espera recibir este año, según un informe israelí publicado recientemente.

Según el presupuesto de 2017 del Ministerio de Finanzas de la AP, publicado en su sitio web a principios de julio, los salarios de prisioneros palestinos encarcelados y liberados, muchos de los cuales son terroristas convictos, ascenderán en 2017 a 552 millones de NIS ($153,4 millones de dólares).

Eso es un aumento de 13 por ciento sobre el presupuesto de 2016, según un informe publicado por el grupo de reflexión Centro de Jerusalén para Asuntos Públicos el 24 de julio.

El nuevo presupuesto también asigna $190.869.166 para pagos a las llamadas «familias de mártires», incrementado de los $174.630.296 asignados en 2016.

Las familias se definen como aquellas con miembros que fueron «muertos o heridos en la lucha contra el sionismo», incluyendo a los muertos mientras cometían ataques contra israelíes o en cualquier otro contexto por parte de un israelí.

La asignación total a prisioneros y ex-prisioneros palestinos, así como a familias de mártires, en el presupuesto de 2017 es de NIS 1.239.528.424 ($ 344.313.451).

Esta suma equivale al 49,6% de la ayuda extranjera que Ramallah espera recibir durante el año.

El autor del informe, el Brig. Gen. Yossi Kuperwasser, anteriormente director general del Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel y jefe de la División de Investigación de Inteligencia Militar de la FDI, dijo a The Times of Israel que el aumento de la asignación presupuestaria para los pagos no se debe a ninguna nueva política sino que refleja crecimiento natural bajo leyes de la AP ya en vigor.

Según el presupuesto de 2017, el número total de «familias de mártires» y familias con miembros heridos para recibir pagos es de 21.500. En 2016 ese número era de 19.000.

Kuperwasser también señaló que de acuerdo con la ley de la AP, los pagos se actualizan de acuerdo con el precio del índice de vida.

El presupuesto para los pagos se ha mantenido estable en alrededor del 7% del presupuesto total de la AP desde al menos 2013. Sin embargo, su participación en relación con la ayuda externa ha crecido debido a una disminución de las donaciones a Ramallah en los últimos años.

Los donantes occidentales, incluidos los Estados Unidos y algunos países europeos, tienen medidas para garantizar que su dinero de ayuda se utilice para otros fines, como el pago de las deudas de las AP, salarios de maestros y facturas médicas.

Algunos señalan, sin embargo, entre ellos Kuperwasser, que la ayuda de los países occidentales libera dinero palestino para asignarlos a los prisioneros y «familias de mártires», por lo que las medidas son un tecnicismo que no cambia nada.

«Al final del día, el dinero es fungible», dijo Kuperwasser.

Tanto Israel como Estados Unidos están ponderando una legislación que despojaría a la Autoridad Palestina de cientos de millones de dólares si no cesan los pagos, argumentando que alientan el terrorismo.

El senador republicano de Carolina del Sur, Lindsey Graham, reintrodujo en marzo una legislación que reduciría el financiamiento estadounidense si la AP continúa proporcionando apoyo monetario a las familias de quienes cometen actos de terror contra israelíes y otros.

El proyecto de ley, conocido como el Taylor Force Act, lleva el nombre de un ex oficial del ejército estadounidense que fue apuñalado a muerte en marzo de 2016 por un terrorista palestino en Tel Aviv.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, también instó personalmente al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, a «resolver» la cuestión de los problemáticos pagos.

En junio, el parlamento aprobó la primera lectura de un proyecto de ley que considera ilegítimo todo el dinero pagado a los prisioneros palestinos y a las llamadas «familias de mártires».

La Universidad de Vanderbilt llevó a cabo un servicio conmemorativo para Taylor Force, arriba, el 18 de marzo de 2016. (Facebook)

El proyecto de ley, si se aprueba, recortará alrededor de 1.000 millones de shekels ($285 millones de dólares) de los ingresos tributarios anuales que Israel cobra para los palestinos y los entrega a ellos, equivalente a la cantidad que Ramallah pagó a las llamadas «familias mártires» en 2016.

El proyecto de ley está siendo revisado por el Comité de Asuntos Exteriores y Defensa del Parlamento.

En junio, Abbas, en un discurso pronunciado por su consejero de asuntos exteriores Nabil Shaath, sostuvo que «los pagos para apoyar a las familias son una responsabilidad social de cuidar de personas inocentes afectadas por el encarcelamiento o el asesinato de sus seres queridos».

«Es francamente una retórica racista de llamar a todos nuestros presos políticos terroristas. En realidad, son víctimas de la ocupación, no los creadores de la ocupación», dijo Abbas.

Nabil Shaath en su oficina en Ramallah, Enero 18, 2012 (Miriam Alster/Flash90)

También argumentó que Israel estaba utilizando el tema como pretexto para evitar la renovación de las conversaciones de paz.

Kuperwasser señaló en su informe que el presupuesto de la AP para 2017 incluye una asignación de bienestar de 762 millones de NIS ($211.6 millones de dólares), que es «mucho menor» que la suma dedicada a los prisioneros y a las «familias de mártires».

A Shaath, en una entrevista con The Times of Israel en mayo, se le preguntó si la OLP podría dejar de pagar en casos «claros» de asesinato o intento de asesinato. Dijo que era algo que sólo podía resolverse en las negociaciones.

«Si hay personas que están involucradas en asesinatos civiles, y fue realmente criminal, podría ser una excepción que podría ser examinada en un tribunal aceptado por los dos pueblos. Todos los encarcelados hoy son [un producto] de la ocupación. Terminar con eso debe ser el fruto de la paz», dijo.

El personal de Times of Israel contribuyó a este informe.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil